Agua y Ciudad Obrera [II]: BALNEARIOS y UTOPÍA

E00_BalneariosCelulasFoureristasntre el higienismo burgués y el naturismo libertario, repararemos en los balnearios para establecer un punto intermedio a medio camino entre las teorías del socialismo utópico y este tipo de instalaciones de ocio popular que, en Alicante, comienzan a proliferar con el formato de pretendidas ciudades de vacaciones a lo largo del siglo XIX y buena parte del XX.

..Enormes batracios, cuyas cabezas, salientes de la tersa superficie del mar, hácenos concebir el apurado trance del diluvio universal, á quienes tal espectáculo observamos desde las galerías de los baños. Y el pueblo, tiene derecho de adivinar ó presumir, mas bien, la patria de esos seres que intentan una revolución, contra el actual orden zoológico”1.

00_Alzados y planta del balneario de La AlianzaSituados al borde del mar, donde sabemos que confluyeron en circunstancial armonía, obreros conscientes de la inmoralidad del industrialismo y algunos republicanos que soñaban con falansterios.., lo primero que salta a la vista es la similitud arquitectónica que existe entre los balnearios marítimos y el famoso edificio fourerista, con su énfasis en los principios de economía, eficiencia y suntuosidad que se traducían en los largos corredores con casetas individuales numeradas que acababan en un espacio central común, favoreciendo la anulación de las diferencias de genero o el higienismo con sentido societario…, una especie de colonia del placer, a la cual, se le atribuía cierta capacidad para la regeneración física y moral de las colectividades.

Allí se contraen amistades y pasiones; la vida toma un carácter de falansterio, de existencia común de muchos. La mesa redonda, el paseo de las mismas personas por el mismo sitio, unen con vínculos casi familiares a los bañistas, Cuando acaba el novenario, la gran familia se disuelve”2

En ésto último, los balnearios ofrecían todo un programa cultural, impregnado de modernidad societaria, presentado con vocación universalizadora e igualitaria alrededor del cuidado personal, el cultivo de aficiones musicales o teatrales, e incluso la coeducación sexual; facilitando, quizás, la lectura de las obras de Charles Fourier, publicadas y difundidas ampliamente en la península ibérica desde 1868 y quién, remarquemos, fue pionero en tratar el tema femenino, y sus escritos son fuente imprescindible de donde beben las ideas libertarias y naturistas.

..En esta casa no hay promiscuidad de sexos. Este fenómeno termal principia en la inmediata, llamada La Alianza, sin duda para significar el pacto que hombres y mujeres celebran al reunirse en unas mismas aguas..”3.

Un00_Baños de La Alianza_1874a vez situados en el contexto social en que nacen y descrita la fisiología urbana en que se desarrollan, ahondaremos en la dimensión societaria de las colonias marítimas alicantinas durante estos años claves en el movimiento obrero local, centraremos nuestra atención en los baños de La Alianza, situados a continuación del anterior, como hemos apuntado ya en funcionamiento al menos desde 1848, y que por aquellos tiempos de la I República, y al menos desde el verano de 1873, se menciona que eran propiedad de una Asociación de Obreros.

A fin de seguir la marcha que a todas las cosas imprime el progreso, los dueños de estos baños han introducido en ellos algunas reformas, añadiéndole galerías exteriores..”4.

Aunque nada se dice al respecto de su composición, mas allá de intuirse que facilitaban el acceso a los miembros y sus familias a servicios de higiene, cultura y convivencia con carácter permanente, y por supuesto en los periodos vacacionales recibían además la visita de los bañistas; con ese nombre u otro muy parecido existen algunas otras noticias que dan para trazar su trayectoria societaria.

Esta noticia sobre la Asociación que gestionaba los Baños de La Alianza, nos lleva a relacionarla con la de una Cooperativa de Obreros, funcionando ya en 1872, y quizás ligada a la FRE-AIT.

Esta suposición, quedaría reafirmada unos años después por la presencia de una Sociedad de Obreros, adscrita oficialmente a la FTRE en 1881, y luego con la llamada Sociedad Cooperativa de Obreros, encargada de construir las primeras calles del barrio de Carolinas a partir de 1886, entre cuyos iniciadores consta además, el internacionalista Antonio Jornet.

A causa de la epidemia, los dueños de los balnearios establecidos en la playa del Postiguet de Alicante, han sufrido grandes perjuicios y pérdidas. Según los periódicos de la capital, han empezado ya a quitarlos.”5.

No podemos afirmar todavía que existió una sociedad en Alicante, que gustaba llamarse ..de Obreros a pesar de tener de cambiar parcialmente su denominación con los vaivenes legales, que fueron capaces de gestionar un balneario durante los años del sexenio democrático y, tras la epidemia de cólera de 1885, de involucrarse en la construcción de uno de los barrios obreros más importantes de la ciudad con formato colectivista y con una fuerte impronta proto-naturista en su primera fisonomía urbana y humana al tiempo6.00_Barriocarolinas

Hablando de reminiscencias naturistas y la impronta libertaria en los espacios urbanos, cercanos al mar, cabe añadir que Carolinas de Alicante, barrio obrero situado al extremo oeste de la ciudad, que en su trama urbana original, analizada con detalle en otro artículo, encontramos nombres de flores y alusiones librepensadoras, sobresaliendo cierta identidad colectiva de carácter insular, en los que fueron sus primeros habitantes..

..Por la carretera de Villafranqueza se encuentra las Carolinas, toma ese nombre de las célebres islas, que tanto gusto dieron allá por el año 84 [..] En estas creo que se han apoderado con más facilidad, no se si los ingleses, pero si muchos igorrotes que promueven cada escándalo que no es posible que evite el celoso alcalde pedáneo..”7.

E00_Ex-Libris LBrunet 1906_ste curioso apelativo de Igorrotes aparecido en el popular periódico El Cullerot para describir a los habitantes del barrio, que además de ser punto de inicio de aquella leyenda urbana sobre el nombre fundacional del barrio que llega hasta nuestros días, caricaturiza su identidad colectiva que fue naturalista, librepensadora y autónoma.

..cuantas veces hemos pasado por la carretera de Villafranqueza ofreciéndonos el Plá del Bon Repós la hermosa perspectiva de un delicioso oasis..”8.

Pasando por alto de los calificativos de insalubre y peligroso atribuidas de forma habitual a partir de entonces desde la prensa burguesa, el párrafo nos desvela aquella parte más rebelde de la realidad del barrio.

Pero no crean ustedes que se burlan de algún accidente cómico promovido por cualquier payaso de la política triunfante, ni de las estupideces cursis y machaconas de que suelen hacer comidilla los igorrotes faroleros amañados al intringulis de la regeneración futura..”9

Como los igorrotes, los vecinos de Carolinas era gente ajena a las costumbres burguesas que se practicaban en el centro urbano, como por ejemplo la de permitir la intromisión religiosa en su sociabilidad, descantándose por las uniones libres o los matrimonios de prueba, como entonces se llamaba al divorcio.

Como los igorrotes, trataron de mantener su apego al territorio ante la presión del estado, ambos ubicados entre cerros, ramblas o montañas desde donde se veía el mar, y de donde se empeñaban en arrancarles, aunque fuera por desmonte, para explotarlos como mano de obra en condiciones de semi-esclavitud, por ejemplo en la manufactura de tabaco.

El caso es que, como los igorrotes, los vecinos de Carolinas se mantuvieron y se mantienen como referente de libertad y resistencia para los pueblos y comunidades aledaños, firmes frente a los males endémicos de la modernidad industrial.

..Mientras que los salvajes de las tierras lejanas se muestran a nuestra imaginación como fantasmas sin consistencia, nuestros vecinos, nuestros rivales en civilización aparecen a nuestra vista desfigurados y deformes. Para verlos bajo su verdadero aspecto, es preciso desprenderse antes de todas las preocupaciones y de todos esos sentimientos de desprecio, de odio, de furor, que dividen todavía los pueblos..”10

Volviendo a la orilla del mar, y a nuestras preguntas sobre la impronta proto-naturista en los balnearios alicantinos, no podemos confirmar referencias bakunistas en el nombre de nuestro balneario protagonista, La Alianza, y menos que signifique la presencia de una sección de obreros aliancistas en la capital alicantina, ya desde los años de la I Internacional..

..Poco les parece importar la escasez de aguas, de lavaderos, de paseos y de canales, [..] la falta absoluta de baños y gimnasios públicos [..] No queremos perder el tiempo inútilmente pidiendo tal o cual reforma higiénica. Por otra parte, una sociedad tan malísima como la actual no se cura sino con dos cosas: una destrucción y una reorganización completa..”11

Pero lo que sí sabemos con certeza, es que su recorrido organizativo dio para más, ya que en aquel mismo otoño de 1886, se hicieron con la propiedad de la sede del Círculo Obrero La Unión, clausurado tras un asalto policial violento la noche del 11 de junio; comenzando a partir de septiembre con el nombre de Café-Teatro La Alianza, una programación de actos culturales y actividades artísticas de buen nivel, que apenas pudieron mantener durante algunos meses antes de desaparecer sin causa justificada12.

Coincidiendo con estos hechos, los baños de La Alianza cambiaron de propietario en 1886, pasando a manos del republicano Agustín Carratalá Martínez quien, tras algunas mejoras en las instalaciones, decide re-inaugurar por todo lo alto con un acto celebrado a comienzos del verano de 1887 al que fueron invitados los representantes locales de la prensa liberal y republicana, además de una nutrida representación de la sociedad tipográfica alicantina, todos ellos auténticos socialistas de balneario.

Tenemos una casa social modesta, pero digna de nuestra representación donde recibir la siempre grata visita de nuestros compañeros; pequeño falansterio donde la vida en común ha estrechado vínculos y animado los corazones unos a otros, palpitando al unísono y estableciendo lazos de fraternidad que creemos serán eternos..”13.

Como hemos visto hasta aquí, las prácticas higienistas en el movimiento obrero alicantino, estuvieron intimamente unidas an los establecimientos de baños de mar que hasta hace algunas décadas formaban parte del paisaje urbano, y en el próximo apartado sondearemos hasta que punto pueden ser considerados el precedente del naturismo de signo libertario generalizado ya en las primeras décadas del siglo XX.


NOTAS:

  • 1LA ILUSTRACIÓN POPULAR-Alicante 10-07-1878. Podríamos relacionar el desarrollo de establecimientos balnearios en clave social con los escritos del suizo Padre Brion, popularizados a lo largo del último cuarto del siglo XIX, los cuales hacían énfasis como las clases populares necesitaban dieta adecuada, pasatiempos y contacto con la naturaleza, no tanto por la mejora de sus condiciones de vida, como para evitarse con ello las frecuentes epidemias derivados del hacinamiento y la insalubridad, y sobre todo como amortiguamiento frente al creciente malestar social que generaban estos episodios epidémicos. O simplemente recordar estas palabras del visionario Fourier, “..En los empleos sociales la moral opera como la tela de araña hecha para atrapar a las moscas pequeñas y no a las grandes. La clase de los grandes y los ricos desdeña sus leyes protegiéndola para contener al pueblo..”, FOURIER: Les Maximes de Saint-Lambert, en LARIZZA: Presupuestos del anarquismo en Charles Fourier. Ob. Cit, p. 36. También, WALTON: El Balneario Marítimo como Espacio Utópico: los casos de Portmeirion (Gales), Thorpeness (Inglaterra), Pedernales (España) y Piriápolis (Uruguay). Institute of Northern Studies, Leeds Metropolitan University, Reino Unido.

  • 2EL IMPARCIAL 13-07-1885. Comparten el orden falansteriano y los balnearios marítimos, el énfasis colectivo en la productividad, su carácter societario, participativo, y el papel transversal de las pasiones en su funcionamiento, “..Fourier zanjaba fácilmente esta dificultad, decretando ex cátedra que «las atracciones son proporcionales á los destinos». Sabido es el sentido de esta fórmula. La Naturaleza distribuiría las atracciones de tal suerte, que á cada una le daría el número de trabajadores necesarios para su ejercicio. Fourier olvidó, desgraciadamente, el darnos la demostración de esta ley..”, LA REVISTA BLANCA 15-11-1903. LARIZZA: Presupuestos del anarquismo en Charles Fourier. Ob. Cit, pp. 43 y ss; CALA: El problema de la miseria resuelto por la armonía de los intereses humanos. Imp. Juan Siesta, Madrid, 1884, pp. 215 y ss; RODRÍGUEZ: Los usos regeneracionistas de la simbología del agua: entre la decadencia balnearia y el moralismo kneippista. Dynamis. Acta Hisp. Med. Sci. Hist. Zllus. 1998, 18, p. 114. El Constitucional 12-08-1875; La Provincia 25-07-1885.

  • 3EL SERPIS 18-08-1878. Cabe añadir que Fourier esta considerado pionero del movimiento de vuelta a la tierra y rechazo de la sociedad urbano-industrial, especialmente agudo en el análisis de las instituciones sociales de la familia monogámica y la herencia, “..La lectura de un extracto de sus obras, que cundió por Andalucía, donde, con gran fruto revolucionario, fué como el Evangelio socialista, hace ya más de medio siglo, me sugirió el ideal de mi vida allá en mi ya remota juventud, si que consagré mi fe, apliqué mi constancia y de donde saqué consuelos en mis persecuciones..”, LA REVISTA BLANCA 15-08-1900. Resulta reseñable del caso alicantino, la presencia de varias propietarias de balnearios en la playa del Postiguet, como por ejemplo Francisca Guerra Galvañ, que lo fue de los de Diana hasta principios de la década de los años 10 del siglo XX, años en los que Mariana Mallol lo era de los llamados de La Rosa o también Josefina Savignoni que fue dueña de los Baños de La Estrella, aunque eran sus hijas, o mejor dicho sus maridos, los que lo regentaban. Encontramos citas de Fourier en la prensa alicantina; “Los progresos sociales se operan en razón directa con el progreso de la mujer hacia la libertad, y las decadencias del orden social se operan en razón directa con el decrecimiento de la libertad femenina..”, ALICANTE OBRERO 03-06-1916. Podemos imaginar como la combinación de prácticas higiénicas, el contacto entre géneros y el desarrollo de nuevas pautas de ocio popular, difundidas desde la prensa con reseñas que, con frecuencia, completaban la sección de sucesos o de sociedad, suponía una ofensa para las mentalidades más reaccionarias; “..creemos muy procedente que se evite el convertir los establecimientos balnearios en lugares de recreo y esparcimiento [..] ..no debe permitirse a nuestro entender, la permanencia en estos de curiosos y desocupados.”, EL ALICANTINO 13-07-1892. Ver también, LARIZZA: Presupuestos del anarquismo en Charles Fourier. Ediciones Cero, Madrid, 1970, pp. 5 y ss; El Eco de la Provincia 01-09-1871; El Constitucional 23-07-1880; Semanario Católico 19-05-1883.

  • 4EL CONSTITUCIONAL 20-09-1877. El establecimiento vivió sucesivas ampliaciones con el tiempo, pero se mantendría sin cambios de titularidad hasta junio de 1886, cuando parece que adquieren carácter estable con alguna oposición de la Delegación de Marina. En 1876, la instancia para su montaje había sido presentada en nombre de la Asociación por José Pérez Pastor, que al parecer trabajaba en los años 80 en la vigilancia portuaria. Crónica Meridional 10-02-1876; El Constitucional 05-07-1874, 20-08-1875, 08-02-1876, 20-09-1877; El Graduador 20-07-1876; El Municipio 01-06-1873. VERA: Las Condiciones Climáticas y Marítimas como Factores de Localización del Turismo Histórico Alicantino. Dialnet.

  • 5EL SERPIS 02-09-1885. Recordemos que entre los iniciadores del barrio estuvieron los propietarios de los baños del Postiguet, quienes en vista de la imposibilidad de montarlos esa temporada por la epidemia de cólera de 1885, cerrados por orden gubernativa, se ofrecieron a construir las casetas del campamento del Plá del Bon Repós, lazareto improvisado dónde se deporta a las familias pobres en las que alguno hubiera manifestado síntomas; aunque como se entiende del párrafo anterior, fechado a principios de septiembre, pudieron seguir funcionando las instalaciones de los balnearios con otras funciones; más si cabe si consideramos que en la plaza de Ramiro, cerca de la estación de ferrocarril del puerto, había un barracón de madera que sirvió de lazareto. Solidario con la situación se mostró Antonio Jornet Bernabeu, que tenía una almacén de maderas en la plaza de san Francisco, fue un destacado mecenas cultural y uno de sus hijos, Antonio Jornet Nogueras, sería luego un gran médico. Integrando la junta de la Sociedad Cooperativa de Obreros que, pasada la epidemia, construyeron el barrio de Las Carolinas, estaba Juan Aquilina Torregrosa, republicano progresista, administrador de los Baños de Orito y propietario de un depósito de sal en la capital. También intervino el ingeniero Pascual Pardo Gimeno, ligado a la sociedad Los 10 Amigos y responsable e iniciador de la edificación del barrio de Benalúa, al que suponemos al frente del proyecto a efectos administrativos desde 1884 y sobre todo encargado de la canalización de aguas para el barrio desde El Juncaret. Bases para el establecimiento de una Cooperativa de Obreros en la ciudad de Alicante. Fundada por Don Pascual Pardo y Gimeno. Año 1884. Alicante, Imprenta de Costa y Mira, 1884, en ALBERT: La imprenta en la provincia de Alicante (1602-1925), Instituto de Estudios Alicantinos, Diputación Provincial de Alicante, 1971, p. 162. El Constitucional 02-06, 05 y 09-07, 01-08-1885, 12-01 y 12-06-1887; El Liberal 03-06-1887; El Municipio 20-11-1872; La Unión Democrática 12 y 25-05-1887.

  • 7EL CULLEROT 14-03-1897. Esta expresión peyorativa de moda en aquellos años, utilizada para comparar a los habitantes del barrio con una grupo étnico de agrestes filipinos que se resistían a ser convertidos y esclavizados en las montañas de Luzón, fue un término utilizado sin distinción para nombrar a las diferentes pueblos primitivos que poblaban aquellas islas, incluso de Las Carolinas, todo ello a partir de la exposición colonial organizada en la península en 1887, justo en el momento en que se construían las primeras calles del barrio de Carolinas. Esta exposición causó gran interés y polémica por empezar a reconocerse la violencia que se estaba ejerciendo contra este grupo étnico; y además, tuvo gran presencia la fábrica nacional de tabacos, una de cuyas sedes estaba a las puertas del barrio y ocupaba a no pocos de sus vecinos. Los igorrotes fueron perseguidos en sucesivas campañas militares desde los años 80 del siglo XIX hasta la pedida de la colonias en 1898, en la que participaron activamente. Los carolinos eran más pacíficos que los igorrotes filipinos, pero precisamente en 1887, habían protagonizado su primer levantamiento conocido contra la dominación española. No menos curioso es que uno de los que apoyaron la construcción del barrio de Carolinas fue Juan Aquilina, propietario de terrenos agrícolas en el Plá del Bon Repòs y que tiene un apellido original de la isla de Malta. El carácter isleño de los vecinos de Las Carolinas, parece confirmarse con la denominación de una de sus calles más antiguas, la Calle de Tabarca que hoy se llama de Aspe, así titulada en alusión a la cercana Isla de Tabarca, isla Plana o Isla de la Cuarentena como también fue llamada por haber servido de refugio contra la epidemia de Cólera de 1885. En la foto central, Ex-Libris para Jordi Monsalvatje, por L. Brunet, 1906. Reclus: Los Primitivos. Estudios de etnología comparada, Editorial Estudios, 1903, p. 31.

  • 8EL CONSTITUCIONAL 22-05-1887. El Culleror Alacantí fue un periódico de alto contenido crítico, desacralizador y republicano que, por entonces, cursaba su tercera época, subtitulándose periodic independent satiric y de interesos materials, pero que había comenzado a editarse ya en 1884 y seguiría hasta 1907, plagado de censuras, multas y suspensiones. Cabe resaltar su popularidad, pues llegó a tener tiradas de 1.000 ejemplares y suponemos que, en su momento, fue muy leído en Carolinas, uno de los barrios donde más valenciano se hablaba. De forma paralela a los Igorrotes, y como ejemplo de resistencia frente a los embates de la apisonadora cultural del estado-nación, hoy día se utiliza a este periódico para mostrar el retroceso del catalán frente al castellano. LIMORTI: El pas de l’oralitat a l’escriptura en la literatura popular segons el testimoni alacantí El Cullerot (1884), en Actes de l’onzè Col.loqui Internacional de Llengua i Literatura Catalanes, Palma de Mallorca, 8-12 de setembre de 1997. Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1999, pp. 171-186.

  • 9LA DEFENSA-Alcoi 16-02-1906. Con la entrada del nuevo siglo se fue creando este mito a cerca de la peligrosidad del barrio, citándose con frecuencia la abundancia de tabernáculos y maleantes, cuando no recurriendo a dar noticias alarmantes que solían hablar de tiros, detenciones y escándalos varios en sus calles. Sin embargo, menos destacadas son las referencias a las frecuentes quejas conjuntas que presentaron a las autoridades, en general para solucionar la falta de condiciones higiénicas [luz, agua, saneamiento…]; aunque también constan varias denuncias colectivas contra los guardias municipales por detenciones arbitrarias o abusos de los guardas de consumos, señalándose al barrio como uno de los más activos en la ciudad durante las algaradas del 2 de enero de 1906. El Alicantino 18-08-1894; La Correspondencia de Alicante 15-11-1900, 26-08-1902; La Voz de Alicante 25-01, 05-02, 23-08 y 03-09-1906. El Nuevo Alicantino 27-09-1895; La Correspondencia Alicantina 26-04-1900, 06-08-1901, 24-04 y 24-08-1902, 10-05-1904.

  • 10RECLÚS: La Tierra y los Hombres, en Revista Europea 27-06-1875, pp. 663-664. El término igorrote era usado de forma genérica tanto para insultar a los incivilizados a los ojos de los más conservadores, y también para retratar a los contrarios a los avances del progreso, como hacían los republicanos con los carlistas. “..la cosa fue en beneficio de los igorrotes, pueblo al que en el colmo de la paradoja, se le llama desdichado porque no tiene que ponerse cuando es sabido que un descamisado fue el único hombre feliz..”, EL LUCHADOR 05-07-1917.

  • 11LA FEDERACIÓN 20-08-1871. Si la concesión otorgada a la Asociación de Obreros al frente de los baños de La Alianza acabó en 1965, y pudo otorgarse por una duración de 100 años, inferiríamos que los baños, inaugurados en 1848, fueron adquiridos por esta sociedad en 1865, llegando a un acuerdo con el ayuntamiento para su usufructo, tal y como indica el siguiente documento: Delegación Provincial del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, Concesión de permiso para la instalación en la playa del Postiguet de los baños de La Alianza entre los de Simó y de Diana, Dirección General de Obras Públicas, Puertos, junio de 1866. Este acuerdo, bien pudiera haber incluido a los vecinos del Rabal Roig, que desde siempre utilizaban esa playa para actividades diversas y con frecuencia instaban reclamaciones conjuntas para que los baños no interfirieran con sus faenas cotidianas en la playa del Postiguet. Esto daría sentido a un proyecto higienista al que se denominó Barrio La Caridad, puesto en marcha en 1881 por iniciativa del filántropo José María Muñoz para mejorar las condiciones de vida de estos vecinos. El proyecto implicó el desmonte del espacio que separaba al barrio de la playa, que en virtud del acuerdo, había de ser cedido a los obreros escogidos; a los que además se otorgaba la explotación de las casetas para balneario situadas en la misma playa. Las casas se fueron hundiendo por mala cimentación, más una sucesión de episodios atmosféricos adversos en el otoño de 1884, y el barrio quedó en proyecto fantasma. VERA: Condiciones Climáticas y Marítimas como Factores de Localización del Turismo Histórico Alicantino. Dialnet.

  • 12La última noticia antes del traspaso del local en la primavera de 1887, corresponde al suelto sobre una pelea en el interior del establecimiento a finales de noviembre anterior. El Liberal 23-11-1886; La Unión Democrática 01-10-1886.

  • 13LA CORRESPONDENCIA ALICANTINA 25-08-1908. Estas palabras son del presidente de la Asociación de la Prensa alicantina que tantas veces organizaba actos societarios en los baños de Diana y cuyos vínculos con los tipógrafos alicantinos son constatables. Recordemos que en el verano de 1887 se aprobaría la ley de Asociaciones que permitió a las sociedades obreras y agrupaciones librepensadoras empezar a salir de la clandestinidad, “Entre otros podemos citar los de Diana en donde reina el orden más perfecto; allí hay un ala del edificio destinada a los caballeros y otra completamente independiente para las señoras, no hay esos agujeros de los que habla el colega, y se ejerce la mayor vigilancia para que no puedan ser molestadas en lo más mínimo las señoras..”, EL LIBERAL 27-07-1886. En la prensa de Alicante de los años del cambio de siglo se localizan algunas notas de signo ultraconservador con asociaciones entre socialismo y prácticas balnearias, en especial en el de Diana; y la expresión socialistas de balneario es utilizada hoy día en el cono sur americano, para referirse al socialismo más reformista, con tendencia a confundirse con la izquierda liberal. También funcionando desde finales de los 70, estaban los baños El Ferro-Carril, con vínculos republicanos. El Eco de la Provincia 05-12-1879; La Unión Democrática 01-07-1887; El Graduador 11-02-1886, 01, 05, 10-07-1887; El Motín 18-07-1889; El Nuevo Alicantino 07-07-1896; La Libertad 02-09-1930.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s