Arte y Corazón [I]: SATYRICON ROBERT

Se cumplen ahora 150 años de la llegada del socialismo a la península. Uno de los encargados de anunciar la Buena Nueva fue el barcelonés Roberto Robert, auténtico satyricon político y otro de los padres desconocidos del movimiento obrero español.

Muchos son los que aun desconocen que Roberto Robert y Casacuberta fue uno de los primeros socialistas españoles y, por tanto, su recuperación resulta más que justificada ahora que estamos cerca de conmemorar el aniversario de La Gloriosa [1868 / 2018], que supuso nada menos que el derrocamiento de la dinastía borbónica y la propagación definitiva de las ideas socialistas por la península ibérica a lo largo del periodo conocido como Sexenio Revolucionario [1868 / 1874].

La calle predilecta de los barceloneses, la Rambla, recorrida día y noche por los hombres de negocios, por los ociosos, por los viajeros, especie de estrecho que divide la ciudad en dos continentes, la Rambla suele ser el centro de la vida de Barcelona”1

Su vida comenzó en la vieja Barcelona el 12 de septiembre de 1827, quedando huérfano de padre con sólo 6 años y abandonando sus estudios en un colegio de Humanidades para ocuparse sucesivamente como platero, joyero o dependiente de comercio; convirtiéndose por su acceso directo a las calles en observador minucioso de aquella urbe sombría y portuaria, repleta de conspiradores de café y otros personajes marginales; lo que le llevó a desarrollar a partes iguales un poderoso ingenio y una actitud rebelde nacida de la vivencia directa de las tragedias sociales de su tiempo, como fue la ola de represión del gobierno contra los nacientes movimientos sociales tras la sublevación de 1842, que incluyó el terrible bombardeo desde Montjuich el 3 de diciembre de ese año.

Y no dejaba de ser interesante la del amigo mío [..] que su pasión política le encumbró a elevadas posiciones, le arrastró á los calabozos y le llevó a morir empleado en la isla de Cuba, después de haberle hecho padecer una larga deportación en Filipinas.”2

Algunos de los actores principales de aquellos sucesos -Josep Anselm Clavé, Francesc Sunyer o Narcís Monturiol-, fervientes defensores de las teorías del comunista utópico Etienne Cabet, pasarían a ser los hermanos mayores de Robert, adquiriendo de ellos cuanto menos su amor por la palabra escrita y el defecto de trabajar demasiadas horas y descansar poco. Pero lejos de seguir derechito por los renglones de la austeridad icariana, se decantaba otro tanto por la nocturnidad y la alevosía; y como le sucedió a muchos jóvenes románticos con inclinaciones literarias de su generación, en 1851 marchó a Madrid donde estaba domiciliada la República de las letras ibéricas, aunque se la encontró algo diferente a como se la había imaginado.

Parmi la bohème de Madrid, bien plus nombreuse que celle de París, les plaisanteries et les tours d’esprit sur la faim, la misère et la paresse y sont habituels. Ceux d’Inza, Robert, Zapata, Moreno-Godino et autres sont devenus populaires”3

Pasando más frio y hambre que un maestro de escuela y tras un primer intento de fundar un periódico serio, El Diario de Madrid, donde dar rienda suelta a sus ideas políticas, pronto se vio abocado a rebajar sus expectativas y obligado a subir uno a uno los peldaños más precarios del escalafón del gremio de los plumíferos; bien como amanuense, escribiendo zarzuelillas, transcribiendo textos minúsculos de obras clásicas en aleluyas o postales, e incluso improvisando romances para vendérselos a los ciegos a real para tener algo que llevarse algo a la boca y no dormir al raso.

..Ya sabemos también que hoy se espera con impaciencia que un escritor demócrata asiente la pluma sobre el papel pidiendo justicia para cualquier desgraciado, y en seguida se le acusa de preconizador de infamias, de amparador de malvados. No nos importa..”4

Su posicionamiento siempre en favor de los perdedores le llevaron sumarse al levantamiento progresista de 1854 en Madrid, luchando en primera línea como vemos en la imagen; pero como acabaron ganando, se vio obligado a rechazar el cargo público que le habían ofrecido y poder seguir manteniendo así, el tono insobornable de sus escritos aparecidos en la prensa satírico-política. Quizás por ello, sería denunciado y encarcelado por delito de imprenta en julio de 1855 tras salir el primer número del periódico El Tio Crispín y haber osado a utilizar su espada de fuego contra la dinastía borbónica y el nuevo gobierno progresista, quienes mantenían ocupada militarmente su ciudad natal y acababan de agarrotar al hilador Josep Barceló i Cassadó, acusado de ser uno de los dirigentes de la primera huelga general declarada en la península algunos meses atrás.

Robert, téngase en cuenta, no vio alzada su condena hasta después de la caída del partido progresista..”5

En libertad tras un largo año de reclusión tal y como explica Fernando Garrido, salió dispuesto a seguir batallando con su pluma a modo de fusil, y no tardaría en entrar a formar parte de La Discusión, prestigioso periódico en el que trabajaría entre 1856 y 1864 junto a la plana mayor del radicalismo político español; y donde con el tiempo llegaría a hacerse muy conocido por sus crónicas parlamentarias, escritas siempre en un estilo caustico y exento de los formalismos habituales, que sentarían cátedra por aquella carga de profundidad política que se extiende al resto de su obra.

[el diablo] ..Capitán general era en el cielo y habría acabado por ser ministro de la Guerra; mas la soberbia y la impaciencia le perdieron. Se sublevó, no triunfó, y como era consiguiente, fue exonerado y vino a quedar, como si dijéramos, de paisano, sin derechos, títulos y condecoraciones. Ítem más, le fueron confiscados los bienes. Ítem más, se le desterró perpetuamente de todos los dominios celestiales y, en resumen, se hizo con él lo que se sigue haciendo con todo general español que uno tras otro se van sublevando, mientras no triunfan..”6

Analizadas en otro lugar las aportaciones de Robert al mundo del teatro infantil y su faceta de heterodoxo festivo, nos centramos aquí en su labor de maestro tallador de palabras al servicio de la causa popular; por ejemplo, como colaborador del fourierista Antonio Ignacio Cervera [1825-1860] en su Escuela del Pueblo y como redactor de los periódicos que éste fundara –La Granja, El Taller y el Observador Público-; además de implicarse en las conspiraciones políticas del momento y ser nuevamente huésped de las viejas cárceles del reino en 1858 por integrar la sociedad secreta llamada Falansterio nacional.

La causa contra este [Tresserra], Robert, Lozano, Javier Ramírez y los demás individuos de la Choza sorprendidos en la Plaza Mayor, duró largo tiempo, y no terminó sino por una amnistía amplia dada en 1860”7

Repetir visitas a El Saladero le hizo entender aquella frase de Rousseau que decía que la cárcel era el mejor lugar para pensar en libertad y allí gestó la idea de editar Las Prisiones de Europa, obra publicada en 1862 y firmada cooperativamente por una Sociedad Literaria; que fue importante por ser la primera vez que se denunciaban las contradicciones del sistema penitenciario español y se proponía a la educación como herramienta de regeneración o reinserción social; aunque no sirvió de mucho ya que de nuevo sus escritos le llevarían varias veces al calabozo entre 1864 y 1868, tantas que en estos años pasó más tiempo a la sombra que al aire libre.

La historia de la humanidad, más que en los palacios, está en las prisiones. El que nos de una historia verídica de las ergástulas nos proporcionará un relato fiel de la pasión del hombre..”8

Galería_general_del_piso_bajo,_cárcel_de_Villa,_en_La_Ilustración

Robert, estoico y solidario, aprovecharía las horas en prisión para el estudio de la cuestión social y su auto-educación, pero también fue entonces cuando contrajo una tuberculosis que arrastraría el resto de su vida; forzándole a regresar a Barcelona por prescripción médica a comienzos de 1865 y, de paso, poder evitar el acoso policial al que era sometido en la capital tras su última excarcelación. Allí sería recibido como un hijo pródigo, elegido por aclamación presidente del Comité Democrático y se sumaría al movimiento intelectual que fomentaba el primer periodismo en catalán, o como participante y organizador de los Juegos Florales de 1866 y 1867.

..com que segons frase seva, no podia viurer sense escriurer, treballava per tots, o casi bè tots el editors de Barcelona, y de sa pluma brollaban al plegat, col·leccions de cuentos, magníficas traduccions, conciencuts arreglos, páginas del diccionari català que publicavan los Editors Espasa..”9

Obrers de Catalunya

A pesar de que se intensificaría entonces su labor editorial y periodística, no podemos dejar de preguntarnos el papel político que jugara Robert en los años previos a la revolución de 1868, ya que a los cargos que asumió en Barcelona como representante del ala social-republicana, se añade su pertenencia al grupo de catalanes residentes en Madrid, muy aficionados a las conspiraciones de café, tan habituales en la capital del reino en aquellos años; y cuyas actividades societarias se relacionan con entidades tan conocidas por todos como El Fomento de las Artes y otras no tanto como el Círculo Artístico Matritense, que por ejemplo fueron los responsables de la difusión del orfeneismo popular entre los obreros y artesanos madrileños…

..Es la existencia de muchos individuos que pasan años enteros predicando guerra y amenazando con que de un momento otro van a sublevarse; Ilega en efecto una sublevación y en parte alguna se encuentra ninguno de aquellos feroces vecingleros..””9bis

Hombre de letras pero a su vez comprometido con los cambios sociales y políticos que sacudían Europa, a partir de entonces encontramos a Robert siempre a medio camino entre Madrid y Barcelona; primero al pie de las barricadas madrileñas a mediados de 1866, padeciendo luego destierro por su pertenencia a la junta revolucionaria de agosto de 1867 y adquiriendo finalmente un papel clave en los acontecimientos de septiembre de 1868 en Barcelona; momento en que pondría su piqueta demoledora al servicio de su gran amigo y mentor político Josep Anselm Clave, quien comenzaba entonces a publicar El Cohete: aunque también le localizamos a partir de entonces colaborando en periódicos de todo el territorio peninsular.

Así como para montar y dirigir máquinas nuevas, solemos los españoles llamar a ingleses y alemanes, así vendrá el tiempo en que cuando en países extranjeros se trate de hacer un motín, contratarán para ese objeto un centenar de compatriotas nuestros..”10

Lógicamente, tras la revolución de 1868 fue elegido miembro del ayuntamiento barcelonés y hubo de rechazar otra vez el oro de la reacción, siendo elegido en febrero de 1869 diputado constituyente por Manresa en las primeras elecciones celebradas por sufragio universal, lo que le llevaría de vuelta a Madrid; y ya desde su escaño en el Congreso, y como hiciera otro socialista barcelonés como Pablo Alsina, apoyaría sin fisuras a la República Federal, destacando no tanto por su oratoria como por su ateísmo radical, por su postura en favor del matrimonio civil, el divorcio y la separación total entre iglesia y estado; no por nada fue considerado uno de los primeros librepensadores españoles.

Honrar la memoria de D. Nicolás Estévanez con [..] solemnidad académica, equivale a la celebración de sufragios, de misas de cabo de año ó de réquiem por el alma, la salvación eterna del abate Marchena, de Roberto Robert ó de Suñer y Capdevila”11

Fijada residencia en el Madrid federal y sin dejar de entregar originales a las imprentas o de publicar textos ni un solo día, restableció contacto con su viejo amigo José Luis Pellicer y con el tipógrafo José Mesa recién llegado del exilio, y al poco se sumó a la Sección Varia de Madrid y pasaría ser miembro de la Internacional, como también hicieron otros diputados catalanes partidarios de la confederación de pueblos libres como Alsina, Lostau o Rubaudoneu; y en calidad de tal asistiría Robert al Congreso Obrero de Barcelona celebrado en junio de 1870 en el que se dio luz verde a la Federación Regional Española y a la extensión del internacionalismo obrero.

Después de Roberto Owen, Cabet; después de Cabet, La Internacional: no importa; los operarios hoy anárquicos, hoy condenando por autoritario todo lo político, serán en su día hombres políticos apasionados: un breve paso en favor de la armonía de los intereses generales les hará olvidar, como ha sucedido siempre, todas las más lisonjeras utopías..”12

Siempre de cara, Robert exponía en esta crónica sobre el I Congreso de la Internacional en España, la contradicción entre los ambiciosos objetivos que allí se marcaron y la debilidad orgánica que aun mostraban las asociaciones de operarios españolas, cuando no su falta de instrucción, y señalaba además que la resolución aprobada sobre el rechazo a la vía política suponía un error estratégico; pero también reconocía la importancia del paso dado en aquel certamen, y nadie podía dudar de su predisposición favorable a la causa obrera tras tomar la palabra -en francés y español- en el banquete de solidaridad con La Comuna de París celebrado en el Café Internacional de Madrid el 2 de mayo de 1871, saboteado violentamente por la llamada Partida de la Porra.

..leí de los bárbaros agresores contra la pacífica reunión del Café Internacional había sido preso, y supe que La Igualdad había sido denunciado, recogido y estropeado en sus moldes, y vi que La Iberia daba las gracias a las autoridades que no turban el reposo de los apaleadores”13

Mucho desconocemos aun del grado de implicación orgánica de Robert con la Federación Regional Española, pero todo indica que se mantuvo en un segundo plano, apoyando la iniciativa proletaria con sus artículos en prensa y realizando una intensa labor como traductor; al principio centrado en filósofos y economistas en boga en aquellos años como Gustave Molinari, Federico Bastiat o Jacques Dupuis –Origen de todos los cultos, 1871-; hasta que, segun dicen, Francisco Pi y Margall le sugiriera la necesidad de que también fuera difundida la obra del socialista Pierre Joseph Proudhon en la península, lo que se concretó desde 1863 con su traducción de Teoría de la contribución.

Indudablemente llegará un día en que los hombres del siglo de las luces seremos llamados bárbaros [..] Es de esperar que se nos juzgue con cierta benevolencia en muchos puntos, no por lo que realmente somos, sino por lo que deseamos ser..”14

En este punto debemos añadir que las diversas traducciones de la obra de Eliseo Reclus publicadas por la Casa Sempere desde principios de siglo XX que en algún caso también se le atribuyen, sin embargo fueron realizadas -o completadas- por su hijo, Roberto Robert López [1858 / 1916], prestigioso funcionario público de Correos alejado de toda implicación política o sindical, quien las completó seguramente a partir de los trabajos que iniciara su padre años atrás, ya que sabemos que Robert pudo haber tratado a Elías Reclus en Barcelona en el otoño de 1868 y porque sabemos que admiraba la obra del mayor de los Reclus.

..Llegó el momento, de que se callen los forjadores de sistemas sociales; los rábulas meticulosos que por una carta más ó menos de derechos individuales y de libertades, públicas escandalizan en los dominios de los reyes y emperadores. [..] ¡Silencio, charlatán Caro! ¡Silencio, parlanchín Reclus! ¡Hablen Canrobert y Mac-Mahon!..”15

Volviendo al relato cronológico, cuentan que proclamada la I República española el 11 de febrero de 1873 no aceptó el cargo de director general de Correos y Telégrafos por ser un puesto demasiado exigente para su precario estado de salud, pero sí el de embajador de España en Suiza al parecer siguiendo los consejos médicos; pero en cualquier caso nunca llegaría a tomar posesión del puesto, ya que solo unos días antes de partir hacia Ginebra se agravaría fatalmente la tuberculosis con la que convivía desde años atrás y una grave enfermedad estomacal, muriendo el 18 de abril en su domicilio del nº 2 de la calle de Goya tras haberse podido despedir de los suyos y probablemente hacer alguna comentario sarcástico sobre la joven República que en cierta manera quedaría huérfana…

Pero ella, con el dedo en la boca y con sus chanclos de goma, calado el gorro frigio hasta las cejas, sin espada flamígera ni barril de petróleo, sino agitando un caduceo de corcho, se nos ha colado puertas adentro como todos saben y muchísimos no creen todavía [..] Ojala permanezca ella tan sutil de entendimiento como lo ha sido de pies. Ojala viva como ha nacido y se convierta en justicia y así ser inmortal.”16

El consecuente republicano Roberto Robert murió en la miseria como había vivido casi siempre, y solo gracias a sus amigos y a la Sociedad de Escritores de Madrid pudo ser enterrado con un mínimo de dignidad en el Patio de los Pobres del cementerio de la Puerta de Bilbao en el que fue uno de los primeros sepelios civiles de un adulto de los que se produjeron en España; y es que esta fue la tónica de su vida, ir adelantado a su tiempo, sobre todo, en el campo del periodismo por haber sido uno de los primeros en darse cuenta del poder de la palabra escrita, convirtiendo el periódico en el libro del pueblo y generando por primera vez en España eso que llamamos opinión pública.

¡Pobre periódico! Nace siempre de parto laborioso, respira el aire de la vida con flacos pulmones, y en situación precaria; su porvenir es el más inseguro; a poco que prolongue su existencia, no puede librarse de peligros; porque gobernadores civiles y militares, fiscales, público, todo el mundo tiene fijos en él los ojos, pronto a descubrir en él manchas, culpas y delitos”17

Aunque para algunos de sus contemporáneos resultara ingenuo el cuadro de costumbres que dibujaba Robert con sus epigramas, muchas veces sin nudo, ni trama, y con final siempre abierto, pensamos que no fue arte malgastado como afirmaban los que le sabían dotado para llegar a conclusiones más severas. Es cierto que muchas veces se nota la precipitación propia del gacetillero, pero más allá de las urgencias personales y familiares, fue capaz de idear una nueva manera de dirigirse al lector para recordarle la necesidad de tomar conciencia y partido; utilizando para ello a la sátira como arma política, y convertiendo este genero periodístico en un arma de combate que utilizarían en las siguientes generaciones, anarquistas tan cercanos a la voz de la calle como Josep Llunas, Juan Usón, Benigno Bejarano, Fernando Pintado, Ángel Samblacat o Jerónimo Galipienzo.

Curt de vista, sens ulleras y arrupit al vetllador, treu la llengua y clava tatxas un sabater mort de son [..] Vint anys de fusell y ranxo en temps de Napoleón; deu anys de fam y fusell mentras va haberhi facció; ara, sigas miliciano; ara ja ho has sigut prou. Aqui caych, aqui m’aixeco, patint fret, patint calor, may he passat de posar mitjas solas y talons!…”18.

Rara avis de las letras ibéricas, con la desaparición de Robert se fue antes de tiempo un articulista de primera y una de las plumas más auténticas de la literatura castellana, con la elegancia formal de Quevedo y la radicalidad del Abate Marchena que está considerado el primer ateo español y que por su apariencia física fue llamado el sátiro de las selvas; y por tanto podríamos interpretar que la traducción de Robert hijo del Satiricón, publicada por primera vez en España por la Casa Sempere en 1902, se hizo a modo de homenaje al padre ya que, impúdico y sutil como Petronio, Robert se convirtió en el azote de todos los Nerones de su época, que no fueron pocos.

Ahora ¡Almas de cántaro! Aunque mañana les fusilen a Vds. de sopetón, por detrás y a boca jarro, y mueran rabiando sin extrema unción ni derechos pasivos ¿tendrán algo que ver Neron y Narvaez? Es claro que no. Pues ¡acabáramos! Eso quería yo demostrar” 19

Llegados a la parte final de nuestro texto, coincidimos con Pompeyo Gener en que fue uno de los cráneos privilegiados del primer socialismo español junto a Francisco Pi y Margall; y quizás lo dijera por ser uno de los mejores representantes del comunismo federalista ibérico o por su habilidad especial para traducir las ideas socialistas a un idioma comprensible para el pueblo, habiéndose convertido en uno de los pilares centrales del puente que unía el republicanismo y el socialismo y provocando su desaparición el derrumbe de una de las principales vías de comunicación entre las dos orillas opuestas de la revolución española.

La organización ya casi universal de los jornaleros, sus cajas de resistencia, sus huelgas, sus reclamaciones contra la organización actual de la sociedad, qué son? la acusación más tremenda contra el capital..”20

Y hablando de puentes rotos. Llama la atención que a pesar de que Robert fuera un maestro en el uso de la sátira como instrumento regeneración social, por lo general los republicanos solo lo recordarían en su vertiente de heterodoxo festivo; y lo que es aun más sorprendente, el movimiento obrero lo relegara simplemente al olvido, despreciando su papel como el padre de todos los periodistas revolucionarios españoles.

Quizás este hecho pudiera tener relación con el conflicto surgido en aquellos años del Sexenio con ciertos periódicos satíricos que resultaban de dudosa clasificación por su calculada ambigüedad y su vida efímera; dándose el caso que alguno de ellos –Los Descamisados o El Petróleo- fueron utilizados para criticar y desprestigiar a las ideas socialistas a pesar de aparecer con el marchante de subversivos y declararse simpatizantes de la Internacional.

La anarquía es nuestra única fórmula. Todo para todos, desde el poder hasta las mujeres. De este bello desorden, o mejor dicho, desorden ordenado, resultará la verdadera armonía..”21

Sin embargo, analizado el periódico del que Robert fue director desde 1870, el tantas veces imitado Gil Blas, veremos que no dudaban en dar carta de naturaleza al movimiento obrero, defendiendo el derecho de los trabajadores a luchar por sus objetivos con tanta intensidad como combatieron las falacias y especies que desperdigaba la prensa reaccionaria en su contra, aunque por supuesto tampoco se privaron de emitir críticas en tono satírico que no siempre fueron bien entendidas por algunos asociados a la Internacional; y en esta línea llegaron a editar en 1872 un exitoso folleto acompañado de retratos de Internacionalistas: La Internacional explicada por los evangelistas del orden Candau, Jove y Hevia, Alonso Martínez y Martínez Izquierdo, que reprodujeron diferentes periódicos e incluso comentaron en sus cartas Engels y Lafargue.

¡LEED Y ESTREMECEOS! ..Son los Internacionales unos monstruos Infernales. Sus caras, estrafalarias, atroces, patibularias. Por fingirse desgraciados, andan todos remendados, y emplean hasta la argucia de llevar camisa sucia..”22

Sea como fuese, tras el boom que había vivido la prensa satírico-política durante el Sexenio Revolucionario, da la impresión que este tipo de periodismo pasó a ser englobado en la categoría de radical, ambiguo y burlesco, más propio de librepensadores o anticlericales que de sesudos revolucionarios; pero la sátira seguiría teniendo su espacio en la prensa obrera, más en la anarquista que en la marxista todo hay que decirlo; y además contando a lo largo de los años con el favor de la militancia y el público, como demuestran rotativos más o menos longevos como La Tramontana, La Silba, El Condenado, El Chornaler, El Corsario, El Rebelde, Tierra y Libertad, En Titella, La Ira, La Barricada...

“El escritor satírico, en España, no tiene más que dos paraderos: el capuchón o el hule. […] No hay apelación: el escritor satírico es un ser venenoso, a quien hay que exterminar..”23

Síntoma de la poca capacidad de auto-crítica que imperó siempre telón adentro del movimiento obrero español, cierta norma no escrita determinó que la prensa satírica y combativa fuera perdiendo vitalidad conforme pasaban los años y arreciaban las luchas sociales, imponiéndose los periódicos llamados de doctrina que fueron los dominadores en los medios anarquistas y revolucionarios ya en tiempos de la II República, seguido muy de cerca por los de tipo administrativo o de noticias sindicales; aunque hemos de recordar que la sátira nunca dejó de un recurso habitual en el ámbito de la propaganda oral, o sea mítines y charlamentos varios; y no hubo periódico obrero que no se permitieran de vez en cuando colar algún artículo de tono irónico o intercalar caricaturas.

..la ironía es una risa concentrada, magra, de navaja; una risa cerebral, risa de la inteligencia. Pero, yo soy, gracias a Dios, plebeyo hasta las cachas, vulgar hasta la médula de los huesos, y estoy por la carcajada homérica, por la hilaridad integral.”24

Muchos siguieron echando de menos aquellos viejos combinados gráficos de satíra política y épica revolucionaria a partes iguales que popularizara entre otros Roberto Robert, pero cuando todo parecía perdido y a nadie se le ocurría ya hacer un chiste de la situación, localizamos durante la II Revolución española a un grupo formado por miembros del Sindicato de Profesiones Liberales de la CNT de Barcelona y de la Agrupación Los de Ayer y Los de Hoy, quienes editaron desde mayo hasta octubre de 1937 el valiente semanario Criticón….; tras el cual siguieron 40 años de silencio y de tristeza.

Hasta aquí nuestro texto sobre el maestro de periodistas y faro del socialismo español, Roberto Robert, bohemio, conspirador y sátiro que son su pluma disparaba salvas de pólvora y azufre, mezcla explosiva original de la casa Rousseau – Voltaire, que sin duda hubiera seguido haciendo ruido y espantando moscas a este lado del río si no hubiera muerto con solo 44 años, en plena I Revolución española.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

NOTAS:

  • 1ROBERT: La Ilustración de Madrid 12-10-1870. Firmó muchos años como R.R., X, y partir de 1868 como Jadhiel o Jadihel, seudónimo de reminiscencias bíblicas que significa espada de fuegoVer, LANES: L’ambassadeur de la République des Lettres. Vie et oeuvre de Robert Robert i Casacuberta [1827-1873]. Éditions Hispaniques, Paris, 2017.

  • 2JADHIEL: Boletín del Comercio 19-09-1870. No hemos podido confirmar a quien se refiere, pero nos permite fijar en 1848 el momento de su primera implicación política, coincidiendo con las deportaciones ordenadas por Narvaez tras las insurrecciones populares de aquel año, ..“En vez de adiestrarse en el cálculo y la partida doble, pasaba el tiempo estudiando a Lista y a Campany, y más que escribir facturas y letras de cambio, se dedicaba a escribir versos, que publicó en diferentes periódicos de Barcelona..”, Roberto Robert: Anuario Republicano Federal, 1870, vol 2, p. 1444.

  • 3GENER, Pompeyo: Le Livre, París, 1881, p. 599. Recordemos que había entonces en la capital una pequeña colonia de republicanos catalanes de los llamados intransigentes entre los que estaban amigos de Robert como los hermanos Pi y Margall, Federico Beltrán, Antonio Altadill, Alberto Llanas o Ceferino Tresserra.

  • 4ROBERT: El Saladero de Madrid. Su historia. Sus costumbres. Su estadística. Su organización. López Bernagossi, Barcelona, 1863, p. 13. Al poco de llegar, entró en la redacción de La Europa, periódico democrático prohibido por Bravo Murillo a los 15 días de iniciar su andadura.

  • 5GARRIDO: Historia del reinado del último Borbón de España. Salvador Manero, Barcelona, 1869, p. 805. Son recordadas las irreverencias que se gastaba Robert en sus comparecencias ante los jueces, que solían llevarle al calabozo aunque estuviera defendido por el Proudhon español Francisco Pi y Margall como en 1855. También, PÉREZ Escrich: El Frac Azul. Episodios de un joven flaco. Madrid, 1864, p. 271 y ss.

  • 6ROBERT: Los Cachivaches de Antaño. J.E. Morote, Madrid, 1869, p.5. Además de los citados a lo largo del texto, también fue redactor de El Genio del Hogar, La América, El Museo Universal, El Nuevo Pensil de Iberia, La Ilustración Republicano-Federal, La Democracia, El Padre Cobos Liberal, El Pueblo Español, El Fomento, La Campana de Gracia, El Diluvio…

  • 7DÍAZ y PÉREZ, Nicolas: La Francmasonería española. Ricardo Fe, Madrid, 1894, p. 478. Se trataba de una organización de inspiración carbonaria que funcionaba como directorio clandestino del Partido Demócrata y proclamaba la República como forma legítima de gobierno. Ver, RAMOS: Las armas de la república europea de las letras: propaganda y pedagogía democráticas en la narrativa popular decimonónica: Ceferino Tresserra. Tesis Doctoral, Universidad Autónoma Madrid, Dep. Filología Española, 2008. También, LIDA: Anarquismo y revolución en la España del XIX. Ed. Siglo XXI, 1972, pp. 79-81.

  • 8SAMBLACAT: El Progreso 29-07-1926. Tras la publicación de esta obra en 1862 por el editor demócrata Inocencio López Bernagossi, volvería a Barcelona a pasar el verano de 1863 después de 12 años de ausencia. También, LANES: Crimen, reforma penitenciaria y debate sobre la pena de muerte en la literatura popular de los años 1860: El Saladero de Madrid de Roberto Robert y Ceferino Tresserra. Université Paris Sorbonne – Paris IV.

  • 9 VIDAL: Robert Robert, La Campana de Gracia 04-05-1873. Tras su llegada ultimaría dos novelas, La Vida Triste y El Hijo Pródigo, y publicaría el folleto Al Partido Democrático para la unión entre demócratas y socialistas, ..“..en Barcelona esparcían vibrantes las primeras publicaciones republicanas Clavé, Monturiol, Joarizti, Roberto Robert..”, La Publicidad 18-03-1905. También sería uno de los padrinos del teatro catalán junto a Altadill, Albert Llanas, Josep Maria Pascual, Conrad Roure o Feliu Codina. Ver, LANES-ORTEGA: Setmanaris en català que ara’s parla en los años 1860: nuevos espacios de popularización del catalanismo cultural. Université Paris Sorbonne – París IV.

  • 9BIS JADIHEL: Cosas de España, La Imprenta 07-06-1872. Además de ser miembro de la Junta revolucionaria de Barcelona que preparó la tentativa de enero de 1867 y la revolución de septiembre de 1868, cabe señalar su cercanía a Ceferino Tresserra, uno de los iniciadores de las sociedades carbonarias en España desde 1858, Robert había escrito entre 1856 y 1861 algunas piezas teatrales infantiles para Giuseppe Piantánida, piamontés que recalaba en España con sus marionetas al menos desde 1848; pero que resulta que en 1822 había sido detenido como miembro de una sociedad carbonaria. A partir de 1869, los catalanes de Madrid se constituyeron como Club de la Montaña; nombre posiblemente tomado del Café de La Montaña, sobrenombre carbonario atribuido al Café Imperial, donde en la 2ª mitad de la década de 1860 se reunía la tertulia La Antesala del Saladero. También, PICH: Juntas, tertulias y conspiración en la crisis del régimen isabelino. El caso de la ciudad de Barcelona, 1867-1868. Hispania, LXIV/2, núm. 217 (2004) pp. 689-710.
  • 10JADIHEL: El Motín, La Imprenta 27-10-1872. Robert fue uno de los que declararían en favor de Clavé tras ser implicado en el atentado contra Prim en diciembre de 1870, y tras la muerte de Clavé en el otoño de 1872 dejaría la dirección del Gil Blas para volver a El Cohete, ..“Dos dies avans de morir escribía encara, y llegía La Espumadera de los Siglos de son gran amich lo satírich y popular Robert Robert. Entremitj li sobrevinguè un desvaneixement tal, que’ls que’l vetllavan cregueren qu’havia deixat d’existir. Retornat per la potent acció de l’eter murmurá: ¡Quin mal m’heu fet tornantme a la vida!.. ¡Si ja era mort… y ab una mort tant dolsa!”, Mestres: La Mort de Clavé, La Campana de Gracia 24-11-1888.

  • 11CASTROVIDO: El Motín 29-11-1914. Fue miembro de la Sociedad de Bibliófilos españoles en 1871, y poco después iniciador de la Asociación de Escritores y Artistas de Madrid; y en estos años publicó obras muy leídas como El Gran Tiberio del Siglo, La Espumadera de los Siglos, Los Tiempos de Mari-Castaña o Los Cachivaches de Antaño; influyendo en otros agitadores como José Nakens, que incluyó en la biblioteca de El Motín algunos folletos suyos como El Milagro y El Diablo, ..“El Motín hoy, como el Gil Blas y los libros de Roberto Robert ayer, es leído y saboreado con deleite…”, El Motín 16-03-1895.

  • 12ROBERT: El Congreso de Operarios de Barcelona, La Ilustración de Madrid 12-07-1870. Robert formaba parte de la redacción de La Igualdad desde noviembre de 1868, junto a Fernando Garrido o Francisco Pi y Margall. A José Mesa lo conoció durante su etapa como director de La Discusión que se extendió hasta hasta el 22 de junio de 1866 cuando hubo de exiliarse; y según Anselmo Lorenzo ..bien relacionado con los hombres de acción y de doctrina federales. Robert escribió la introducción del libro en Los hombres de la Revolución: retratos históricos. Madrid, 1870.

  • 13ROBERT: Gil Blas 07-05-1871. Director de La Iberia -considerado el núcleo de la Partida de la Porra- era un paisano de Robert, Josep Feliu y Codina, que poco después sería destinado a Barcelona como secretario del gobernador, destacando por sus novedosos métodos de represión contra la Internacional, ..“Repito -contestó Feliu enérgicamente- que no quiero ni cuerda, ni tiros por la espalda. [..] A los presos rebeldes se les cortan todos, absolutamente todos, los botones del pantalón, y así nadie podrá fugarse”, Castrovido: El Pueblo-Valencia 19-02-1924.

  • 14JADIHEL: La Imprenta 01-12-1872. Quizás no fuera ésta la única obra de Proudhon que tradujo Robert, ya que en 1869 fue publicada Los evangelios anotados por Proudhon, tirada en la imprenta de J. E. Morete de Madrid, con la que trabajaba habitualmente Robert; y además la obra La justicia en la revolución y en la Iglesia, fue vertida al español por una sociedad literaria madrileña en 1873. De Federico Bastiat tradujo: Sofismas económicos, 1859; Cuestiones económicas, 1860; Capital y renta, seguido de la polémica sobre la gratitud del crédito o la legitimidad del interés, entre Bastiat y Proudhon. Madrid, 1860. Y de Gustave Molinari: Sobre la libertad del comercio de granos, 1860; Defensa de la propiedad, 1860; Conversaciones familiares sobre la libertad del comercio de granos, 1860. Así mismo, en 1859 había publicado otra traducción, Historia de Grecia, de Víctor Duruy.

  • 15ROBERT: Gil Blas 21-07-1870. Como miembro de la Junta Revolucionaria de Barcelona y alto cargo del partido Demócrata, quizás coincidieron en la asamblea celebrada a comienzos de noviembre de 1868 en un conocido Café de la calle Nou de la Rambla, como muestra la imagen; y además sabemos que Elías asistiría en Madrid, el 24 de diciembre de ese mismo año, a una representación de una popular comedia navideña, Chivatón, de la que Robert era autor. Robert hijo, ¿completó? las siguientes traducciones de Eliseo Reclus: Las Fuerzas Subterráneas, La Atmósfera, Nieves, Ríos y Lagos, Nuestro Planeta, El Océano, La Vida en la Tierra. Robert hijo también tradujo a Ernest Renan, El Porvenir De La Ciencia, 1890; y a Schopenhauer, La Libertad.

  • 16JADIHEL: La Imprenta 23-02-1873. José Luis Pellicer y otros amigos iniciaron una suscripción para socorrer a la familia y consiguieron que el chaval acabara los estudios; lo que sin duda ayudó a que llegara a ocupar con el tiempo un alto cargo en la Dirección de Correos -jefe de negociado internacional- desarrollando las ideas de su padre en este campo, quien además fue un gran aficionado a la filatelia, ..“Efemérides Curiosa: Hacia fines del siglo XIX, el Sr. Villavicencio, director general de correos de España, presentará al Gobierno las bases de un proyecto para que no sea hurtada la correspondencia por los empleados del ramo..”, ROBERT: El Cohete 29-12-1872. También, El Cohete 12-01-1873.

  • 17JADIHEL: El Periódico, El Cascabel 16-02-1871. No sabemos desde cuando, pero Robert tenía una casa en el pueblo de Alovera, en la frontera entre las provincias Madrid y Guadalajara, y de la que tenemos noticia por el robo que sufrió en esta vivienda a mediados de marzo de 1873. Seguramente allí tenía a buen recaudo su biblioteca y buena parte de su archivo personal, adquiridos por la Diputación de Guadalajara a principios de julio de ese mismo año. Ver, Boletín Oficial de la provincia de Guadalajara 11-04-1873; La Discusión 08-07-1873.

  • 18ROBERT: Pobre Llatzer!, en La Publicidad 14-08-1879. Como los citados, también Robert había sido miembro de la masonería, figurando como venerable de la logia Caballeros Cruzados nº 48 de Madrid desde 1870. Con biografías aun por escribir en la mayor parte de los casos, en otro lugar rescatamos al periodista alicantino Jerónimo Galipienzo.

  • 19ROBERT: Estudio comparativo, Gil Blas 24-06-1865. Robert, pobre y seco como un miliciano de Tarragona a pesar de ser diputado y de su fama literaria, fue un bon vivant, un tipo elegante, siempre a la última y algo vanidoso en su apariencia física. Este mismo aire cosmopolita, bromista y locuaz fue heredado por su hijo, prestigioso funcionario de correos de día y pendenciero empedernido de noche; que enviudó joven, no se volvió a casar y murió sin descendencia.

  • 20JADIHEL: Las Acusaciones, La Imprenta 07-11-1872. Su nombramiento como cónsul en Suiza quizás no fue solo porque hablara francés e italiano, y apuntaría a que Robert aun no había abandonado la Internacional; aunque quedaría por confirmar que fue además aliancista como Mesa y sobre todo como Pellicer, que había sido uno de los primeros en España en tener carnet de la Alianza, agosto de 1869, y lo conservó tras la escisión de la Sección madrileña en el otoño de 1872. También cabría sondear la relación de Robert con el movimiento obrero lusitano, ya que estuvo exiliado en Portugal tras integrar la Junta Revolucionaria en agosto de 1867, y luego fue director de La Ilustración Hispano-Portuguesa desde octubre de 1872. Ver, La Esquella de la Torraxa 27-03-1914.

  • 21Los DESCAMISADOS 30-03-1873. Se dijo entonces que el garibaldino francés Lucien Combatz era uno de los redactores de El Petróleo, lo que no nos parece descabellado a tenor de su larga trayectoria en España; y según Morato Los Descamisados fue fundado por Mariano Chacel, Eduardo Ortiz y Roberto Pidevall, ajenos a La Internacional. Añadir que algunos de los sátiros más leídos del Sexenio -Manuel de Palacio, Eduardo Blasco o Federico Balart- obtuvieron tras su pertinente contrición y paso a las filas conservadoras con la Restauración, destacados empleos públicos. Ver, VVAA: La Prensa anarquista y anarcosindicalista en España desde la I Internacional hasta el final de la guerra civil. Volumen I. Tomo I, p. 81 y ss. También, La Libertad 28-04-1929.

  • 22MORATO: Lostau, Robert y la Internacional, La Libertad 06-01-1929. Gil Blas combatió las caricaturas de La Flaca y La Gorda, diarios carlistas, y las falacias de la prensa de orden sobre el dinero, los conspiradores y los saqueos de la Internacional,  ..“Y á propósito de la Commune, en breve se publicará un nuevo libro de Robert, titulado Los comuneros sin petróleo, el cual está destinado á meter ruido como ahora se dice..”, La Ilustración Republicana Federal 03-09-1871.

  • 23MARTÍNEZ Ruiz: Buscapiés, pp. 62-63. En el lado de los socialistas autoritarios, podemos citar al militante de Reus Salvador Torrell y Eulalia, agitador cultural, propietario de la Llibreria Nacional-Estrangera de Reus y fundador de periódicos satíricos entre 1917 y 1924: L’Estisora, Pessigolles, La Columna de Foc..

  • 24SAMBLACAT: El Sátiro y la Sátira, Criticón 29-05-1937. Alfonso Vila –Shum-, Ramón Acín o Fermín Sagristà -de quien vemos uno de sus dibujos- fueron algunos de los miembros de la saga de dibujantes anarquistas que ahondaron en la veta satírica, aunque el primero que abordó la temática social en clave humorística fue José Luis Pellicer. Aunque no viera la luz, la casa editorial Escuela Moderna llegó a anunciar en 1915 la publicación de algunos textos de Robert dentro de la colección Los Grandes Pensadores. Ver, LITVAK: La mirada roja. Estética y arte del anarquismo español [1880-1913]. Barcelona, Ediciones del Serbal, 1988.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s