Entre lo que desconocemos del viaje de Fanelli, está casi todo lo relacionado con su estancia en la capital, que se prolongó entre el 24 de noviembre de 1868 y principios de febrero. Tras los pasos de Fanelli en Madrid, veremos que tomaría contacto con algunos federales catalanes, verdaderos artesanos de la barricada que habían conspirado durante años por el derrocamiento de los Borbones, y que resultaron decisivos para que se fundara la sección madrileña de la Asociación Internacional de Trabajadores [AIT].

“..Queremos que se sostenga el derecho de insurrección, sin el cual no estaríamos aquí. Si no lo aceptáramos, cortaríamos el árbol de la Revolución por su raíz y condenaríamos todo lo hecho desde septiembre..1

Como no es cuestión de listar a los republicanos catalanes de Madrid, advertimos que uno de las problemas más urgentes que hubo de afrontar Fanelli fue el asunto del alojamiento. Justo de dinero, tardó dos días en encontrar fonda y, como hemos visto en un apartado anterior, sabemos que recibió la ayuda inicial de algunos compatriotas, que como la mayoría de italianos en España, se dedicaban a actividades relacionadas con la hostelería.

En cualquier caso, su residencia en Madrid no pudo ser ni la Fonda de París que dirigía su compatriota José Fallola en la plaza del Sol, ni la cercana Fonda del Príncipe o -de Los Italianos-, que estaba en el nº 33 de la calle del Príncipe, muy frecuentada por demócratas o viajantes extranjeros, puesto que ambas resultaban más caras de lo que podía permitirse.

La prueba de que estos no fueron el hospedaje -definitivo- de Fanelli en Madrid, está en la carta que dirigió a su amigo Miguel Bakunin con fecha del 26 de noviembre, en la que afirmaba que -por fín- se alojaba en un hotel modesto donde había sobre todo ..gente di commercio, es decir revolucionarios. Añadía además, que pagaba 7 liras por día -unos 30 reales- incluyendo habitación, comida, cartas, café y periódicos.

..Por lo que se refiere al dinero de Beppo, quisiera saber exactamente lo que tiene y por cuánto tiempo puede bastarse lo que tiene. Pondré, naturalmente, todo en movimiento para procurarle lo necesario..”2

La_Puerta_del_Sol_en_la_mañana_del_29_de_septiembre_de_1868_de_Urrabieta-1440x1080

Ya que son muchos los establecimientos hoteleros que reunen estas condiciones, debemos tener en cuenta para la criba el radio de acción urbana de Fanelli, y sobre todo, que esta segunda etapa del viaje se había organizado durante su paso por Barcelona, del 12 al 17 de noviembre.

En este marco, uno de los que más colaboró con los emisarios internacionales en Barcelona fue JOSÉ RUBAU [1841-1916], gran amigo de Antonio Marsal, que había sido el delegado en el Congreso de la AIT de Bruselas, celebrado en algunas semanas antes. Rubau, prototipo de agitador federal, fue quién acompañó a Fernando Garrido y Elías Reclus en el acto celebrado en Sabadell el 28 de octubre de 1868; y no cabe duda, que fue quien facilitó al socialista italiano las señas de su hermano Julio en Madrid, donde residía desde años atrás.

Ese republicano (José Rubau) y Morago han sido probablemente la clavija obrera de la obra de Fanelli en Madrid; Garrido o algún otro habría señalado a Rubau Donadeu y éste a Morago..”3

A partir de las indicaciones de Nettlau, deducimos que Garrido no fue ese otro que señaló a Rubau, y que pudo haber facilitado el resto de los contactos necesarios en Madrid; ya que llevaba fuera del país desde 1861. Además, ese otro debía conocer el articulado de las redes societarias de la capital, y si indagamos un poco en la trayectoria de José Rubau, comprobamos que al contrario de lo que se dice, vivía en Barcelona, y no fijó residencia en Madrid hasta el mes de diciembre de 1868 o principios del año siguiente.

2_José Rubau_10-1894_El cojo Rubau -sujetado x ¿Marsal?- protesta al rector Univ Central Madrid x suspenderle en Metafísica

La revolución pilló al cojo Rubau conspirando al otro lado de los Pirineos. A finales de septiembre de 1868 cruzó la frontera, tomando parte activa en el levantamiento de l’Empordà junto a Orense, Guisasola y otros. Desplazado a Barcelona unos días después, no está claro que coincidiera allí con Fanelli, ya que éste llegó el día 12 de noviembre, y Rubau andaba el día 14 por Olesa de Montserrat, donde -dicen- seguía incansable con su gira por las montañas catalanas, marchando dirección Sallent.

Recibí una carta de Aristide (Rey) fechada en Barcelona y adjunta una carta de Paolo (Eliseo Reclus) que me dice que Pietro (Elías Reclus) también está allí y que se reunió con Aristide, pero que la Fonda de Italia que él (Eliseo) había designado como punto de encuentro para los tres, ya no existe ….”4

Aterrizado Fanelli en Madrid, 24 de noviembre, es probable que hubiera ido directamente a casa de JULIO RUBAU [1843-1913], en el nº1 de la calle de la Luna, donde pudo pasar sus dos primeras noches en la capital. En el mismo sentido, debemos suponer que fue el propio Julio, quien acompañó al italiano hasta la sede del Fomento de las Artes, en la cercana calle Tudescos, donde conocería a los socios del Orfeón, entre ellos a Tomás González Morago [¿?-1885], que luego prestaría su taller de grabado en el nº 8 de la calle Caballero de Gracia, para realizar las primeras reuniones privadas del grupo fundacional madrileño.

..España, al primer llamamiento, se levanta, y hasta en los ángulos más remotos afirma que la voluntad de los pueblos cultos es el gobierno del pueblo por el pueblo..”5

Comprobamos pues, que los jóvenes Morago y Julio Rubau prestaron sobre todo cobertura logística; pero nos falta todavía un eslabón de la cadena, tal y como sugirió Nettlau, precisamente el que llevó a Fanelli hasta la redacción de La Igualdad en la calle de Atocha. Allí acudió el día 28 de noviembre, para entrevistarse con los que eran su director y su redactor-jefe, Estanislao Figueras -gran amigo de Morago- y ADOLFO JOARIZTI [1835-1871], que estaba afincado en Madrid desde mediados de la década de 1860. Joarizti había colaborado con el impresor Julio Rubau tirando proclamas revolucionarias durante el levantamiento de septiembre, siendo el encargado de repartir armas al pueblo de Madrid -luego en Comisión de Armamento y comandante del batallón de Cazadores de la Audiencia-.

..el director del diario quiso servirle, y tomando como elementos avanzados a los hombres que bullían en reuniones, trifulcas y manifestaciones, perorando y gritando, siempre atrabiliarios y descontentos, encaminó a Fanelli hacia estos prohombres de poca minerva, aunque de no escaso influjo sobre las masas. Y ocurrió que no le entendieron, ni podían entenderle aunque se hubiera expresado en castellano..”6.

Parece evidente, que el pequeño de los Rubau fue decisivo para Fanelli en sus primeros días en Madrid, pero sin duda fueron Figueras y sobre todo Joarizti los responsables de poner en contacto al italiano con los círculos políticos activos en la capital; como miembros que eran de la recién creada Junta Central Republicana o de la Junta revolucionaria; además de ser dos de los máximos dirigentes del Club de Antón Martín.

A pesar de la falta de sintonía entre Fanelli y estos veteranos de la insurrección a medio camino entre el republicanismo y el socialismo, sería en su sede de los bajos del nº 7 de la calle de la Yedra, donde quedaría formado el núcleo provisional madrileño el 26 de enero de 1869. Y además, las referencias apuntadas nos sirven para cerrar el círculo alrededor de los integrantes de la nutrida colonia catalana en Madrid.

Por haber servido de morada a tres catalanes, Figueras, Balaguer y Rubau, llamaba yo a la derribada en el 13 de la calle de la Salud, Casal Catalá..” 7

Aunque no tenía un perfil garibaldino tan marcado como el de Joarizti, ni tan político como el de Figueras, entre los integrantes de la colonia catalana encontramos también a ROBERTO ROBERT [1827-1873], federal barcelonés afincado en Madrid desde 1851, pero que en sentido inverso al de su amigo y camarada Joarizti, había vuelto a su Barcelona natal en 1865 por graves problemas de salud. Sin embargo, veremos que seguía manteniendo sus contactos en Madrid, por ejemplo con los socios del Fomento de las Artes y del famoso Orfeón, donde dicen que el italiano encontró.. 

..grandes lectores de Castelar y de Pi y Margall en la célebre polémica, conocedores algunos de las obras de Proudhon y de extractos y aun de libros completos de los reformadores franceses, es decir, hombres en su mayoría de espíritu libre y de instrucción adecuada para recibir la buena nueva; algunos de ellos entendían el francés…”8

Obrero de la pluma y del fusil, Robert encaja con la descripción anterior por manejarse bien en italiano y sobre todo en francés, ya que durante sus purgas en la cárcel de El Saladero había dedicado el tiempo a traducir a autores extranjeros; entre ellos a Proudhon por sugerencia de su amigo Pi y Margall. Conviene señalar también, que fueron estas traducciones de Proudhon las que sirvieron de escuela y guión a los descontentos y perseguidos de aquella época; quienes se vieron obligados a agruparse en diversas sociedades clandestinas de trasfondo carbonario, de las que Robert había formado parte al menos desde mediados de la década de 1850, junto a sus paisanos Ceferino Tresserra o Conrado Roure.

Luego, la anarquía en que se encontraba la capital toma mayores proporciones [..] unos proclaman la republica unitaria o federativa, otros piden la creación de una junta o de un directorio; estos enarbolan la ensangrentada bandera del comunismo y aparecen proclamas traduciendo a Proudhon y a Luis Blanc..”9

No menos importante es que Robert, entre los periodistas más populares y leídos de su tiempo, también era uno de los fichajes estrella de La Igualdad, aparecido a comienzos de noviembre de 1868. Además, se afiliaría poco después a sección madrileña de la AIT al tiempo que era diputado; lo que se repetiría igualmente con otros federales catalanes como el citado Rubau, Baldomero Lostau, José Roca y Galés, Pablo Alsina, Juan Tutau o José Anselmo Clavé.

Hablando de Clavé, cantor revolucionario y fundador del movimiento orfeneístico popular en Cataluña, debemos decir que habría sido precisamente su amigo Robert uno de los responsables de su extensión a Madrid. El contagio societario se produjo a mediados de 1863, cuando diversas corales catalanas agrupadas bajo la inspiración de Clavé organizaron la llamada Marcha a Madrid, dando algunos conciertos en la capital con gran éxito de público y hasta crítica.

..desconocida hasta el día era en Madrid la sociedad de Euterpe, y es de creer que [..] sirvan de estímulo para que en la escala posible continúen aquí su organización los que al parecer dirigen las clases obreras ó industriales. Al decir esto nos referimos á la sociedad que lleva por titulo el Fomento de las Artes..”10

Clave x Pellicer

Efectivamente, el primer grupo consituido a imagen y semejanza de los coros catalanes surgió a finales de 1863, en el seno del Fomento de Las Artes. Sin embargo, a partir de éste aparecería poco después el llamado ORFEÓN ARTÍSTICO MATRITENSE, entidad cultural perteneciente al Círculo del mismo nombre, que dirigía un antiguo profesor del orfeón del Fomento y que llegaría a contar entre sus socios a los futuros aliancistas Morago, Lorenzo, Julio Rubau, Serrano Oteiza, Felipe Martín, Mora o Pauly. 

Siendo fácil confundir ambas sociedades, ya que colaboraron en diversas ocasiones, hay que señalar que las actividades del Orfeón Matritense fueron prohibidas en marzo de 1867, tras un concierto en favor de las víctimas del 22 de junio de 1866, siendo retomadas con normalidad en octubre de 1868, con unas conferencias de Tresserra. Por tanto, sería con estos con los que se reuniría Fanelli, y no con los socios de la coral del Fomento, que desaparece desde 1865.

La sociedad Orfeón Artístico Matritense pasó una atenta comunicación á la Comisión de catalanes residentes en Madrid, constituida para allegar recursos en favor de los obreros sin trabajo, ofreciéndose á coadyuvar sus esfuerzos en bien de la clase obrera de Cataluña.”11.

Retomando nuestro hilo conductor entre Barcelona y Madrid, debemos añadir que Robert cumple además los requisitos de ubicuidad, ya que fue uno de los redactores del manifiesto que difundió la Junta revolucionaria de Barcelona el 2o de septiembre de 1868, siendo nombrado regidor del ayuntamiento popular. Así mismo, permanecería en la ciudad al menos hasta el 4 de octubre, coincidiendo con la llegada de Orense -y Rubau-, la constitución definitiva de la Junta revolucionaria y la publicación de un manifiesto de los federales catalanes.

Demollicix Ciudadela Barcelona_octubre 1868.png

Sin embargo, algunos le sitúan después en Madrid junto a Joarizti, Rubau y Garrido, quizás asistiendo con ellos a la asamblea republicana celebrada el 11 de octubre en el Circo de Rivas -un día antes se había reunido el grupo de Antón Martín en el Circo Price-. Allí fueron discutidas las intenciones del nuevo Gobierno Provisional de disolver las Juntas y la posición del partido respecto a la forma de gobierno, contando con la asistencia de Orense, recién venido de Cataluña.

A mediados de Octubre del año 1868 Adolfo Joarizti, compañero mío en la Junta revolucionaria del distrito del Hospital, de Madrid (sección de Antón Martín), me invitó á un modesto banquete en la Fonda Española, calle de Tetuán, porque habíamos simpatizado. Éramos amigos y quería me conociera y lo fueron, unos amigos suyos, recién llegados a Madrid -José Rubaudonadeu y Juan María Bofill-, procedentes de Barcelona y Sevilla [..] y un grupo de republicanos catalanes..”12

Más allá de su intervención para tratar de evitar la disolución de la Junta revolucionaria de la capital del ex-reino, Garrido, Rubau y Robert volvieron -¿juntos?- a Barcelona antes de la llegada de Elías Reclus, el 24 de octubre. A partir de este momento, todos ellos se convertirían en protagonistas de la campaña generada en torno al Centro Federal de Barcelona. En particular, Robert se encargó de dar una serie de conferencias dominicales en locales obreros de Gracia y la Barceloneta, además de tomar parte en una asamblea el 27 de octubre en la sede central de la Calle de La Canuda, con presencia de los dirigentes de los principales oficios. A este acto asistió el propio Reclus y hablaron así mismo Juan Tutau o Garrido; a quien por cierto, secundaría de nuevo Robert al menos en un mitin celebrado en Igualada el 14 de noviembre de 1868, al que asistió Reclus y quizás el propio Fanelli, que había llegado a Barcelona dos días antes.

Isabell II destronadaA más frailes menos personas: este un axioma que la estadística ha entronizado; y en unos cuadros que publica en su España Contemporánea el impío Fernando Garrido, salta a la verdad de este hecho..”13

A decir verdad, fueron José Rubau y Robert los más cercanos a Garrido -y a Fanelli- en Barcelona, como dirigentes que eran de la Dirección Central de Sociedades Obreras. Es por ello, que ambos debieron involucrarse los preparativos del primer Congreso Obrero celebrado en esa ciudad, que dio comienzo el 13 de diciembre en el llamado Prado Catalán. Y en esta misma línea, también es probable que Robert acompañara a Rubau, en el viaje que éste hizo a Madrid el 16 de diciembre, para acudir al entierro de un militar republicano miembro de la colonia catalana de la capital. Esto explicaría, entre otras cosas, porqué aparece José Rubau en aquella foto del grupo fundacional madrileño, tomada en casa de Morago la mañana del 22 de diciembre.

..hasta su muerte (José Rubau) conservó cariño al organismo. Guardando fotografías de grupos de Valladolid y de otras poblaciones, en que él aparecía como organizador, con varios heroicos compañeros. Asimismo, de estas fotografías mandó hacer tapices o cartones para tapices que regaló a la Casa del Pueblo…”14.

Apuntala la tesis de que Robert hubiera viajado con Rubau a Madrid, no solo el hecho de que no le volvemos a situar en Barcelona hasta el 2 de enero de 1869, sino que aparece varias veces citado en las notas de viaje de Elías Reclus, siempre en el mes de diciembre, y siempre de forma indirecta. Como cuando alude a una caricatura de la ejecución de Monti y Tognetti aparecida en Gil Blas en su número del 18 de diciembre, o cuando alude a la asistencia ..con los compañeros a la representación de Chivatón en la selva encantada, popular pieza de teatro de marionetas de carácter satírico-religioso que se ponía en escena desde años atrás en Madrid cada 24 de diciembre, cuyo autor había sido Robert.

Sin embargo, sí lo nombró de forma expresa y elogiosa en uno de los primeros artículos que enviara a la prensa francesa.

…en Barcelona aparecieron El Cohete, redactado por Roberto Robert, de la escuela de nuestro Charivari, un escritor original y espiritual, un patriota tan valiente como sensato..”15

Con estos indicios, sabemos que en el caso de haberse trasladado a Madrid, Robert se hubiera alojado en el mismo lugar en la que vivía desde años atrás, la FONDA DE BARCELONA de la sombría calle de la Abada, nº 12. Estratégicamente situada en el viejo Madrid, era bastante popular entre funcionarios e intelectuales forasteros, y especialmente entre los catalanes. También se hospedaba allí José Anselmo Clavé durante sus estancias en la capital, y cuentan que, tras volver del exilio en enero de 1869, se dejaba caer todas las noches Francisco Pi y Margall.

..Anoche se reunieron sesenta y tantos periodistas en la fonda de la Perla, representando á gran número de periódicos de Madrid y provincias y algunos del extranjero [..] Asistieron también como periodistas los diputados de las Constituyentes señores Balaguer, Llano y Persi, Carrasco, Robert y Castelar..”16

Candidata idónea, la Fonda de Barcelona ofrecía alojamiento a unos precios ajustados a los que describe Fanelli en su carta, y se sitúa en el mismo entorno urbano donde estaban la sede del Fomento de las Artes, la casa y el taller de Julio Rubau o el de Morago; e incluso del Café de la Luna, que fue donde se celebraron algunas reuniones de Fanelli con algunos veteranos de la barricada y la conspiración.

2_Calle de la Abada_1917

Uno de aquellos grupos de curtidos luchadores con los que debió reunirse Fanelli fue el llamado Club de los Hijos de Padilla, agrupación heterogénea de ex-deportados y habituales de la cárcel de El Saladero, quienes se constituían ahora como club republicano tras años de maquinaciones en la sombra. Se da el caso que se habían constituido formalmente a finales de octubre de 1868, tras una asamblea celebrada precisamente en la Fonda de Barcelona, y que su presidente era el proscrito republicano Luis Blanc y Navarro [1834-1887], escritor aragonés afincado en Madrid desde 1853, que había sido uno de los fundadores del Fomento de las Artes y miembro del Orfeón Matritense.

La redacción acogió afable y solícita al amigo de Bakunin y de Garibaldi, y procuró atenderle, poniéndole en relaciones con los elementos obreros y populares del federalismo que más se significaban por lo levantiscos, resueltos, agitados, perturbadores y descontentadizos, todos ellos, en verdad, hombres que hablan peleado y también sufrido persecuciones..”17.

Determinada la importancia que pudieron tener algunos federales catalanes a la hora de orientar los primeros pasos de Fanelli en Madrid, buscaremos el hospedaje de Reclus y Rey, que eligieron un sitio distinto pero no demasiado lejos de Fanellí, concretamente en la FONDA PENINSULAR situada en el nº 6 de la calle de Alcalá, donde los precios eran bastante superiores y el tipo de huéspedes bastante diferente; aunque éste no sería el único sitio donde se alojarían, ya que…

..Muchos diputados de Andalucía han alquilado un piso en común y han tenido la gentileza de admitirme en su falansterio..”18

Desgraciadamente no sabemos nada del escondrijo de Mechnikov, que quizás optara por el Hotel de París ya que venía suplantando la identidad de un famoso escritor ruso, Pedro Boborykine. Por contra sí tenemos localizado el de Alfredo Naquet, quien llegó tras la marcha de Fanelli, Rey y Reclus, y evitó sitios tan expuestos como la Fonda de Barcelona o la Fonda Peninsular.

Lo cierto es que Naquet prefirió hospedarse en la calle del Lobo, a la altura del nº 10, que bien pudiera corresponder a la casa de huéspedes -de 5ª clase- que había en la planta principal, o alguna habitación particular situada frente a dicho inmueble. Entre las razones para escoger aquel rincón de la ciudad, sabemos que allí estaban algunos de los clubs más radicales y se hallaban en las inmediaciones numerosas imprentas o redacciones de periódicos. Sin embargo, pensamos que la principal razón fue su proximidad a la Estación de Ferrocarril, ya que su misión sería la de hacer de enlace entre la Junta revolucionaria de Madrid y las del sur de la península. Además, en esta zona no había tanta policía, ni podías sufrir una emboscada como le pasó a Mechnikov o Saverio Friscia.

Anoche á las diez y media transitaban por la calle de la Abada tres vecinos muy conocidos en Madrid por su carácter pacífico y su condición honradísima, cuando de repente se vieron atacados por la partida de la Porra [..] los ciudadanos Somolinos, Moratilla y Ulibarri ..”19

Para finalizar, deberemos constatar que, al igual que sucediera con Elías Reclus, que fue acogido en casas de republicanos de Gerona, Valencia, Cádiz…, así mismo pudo haber pasado en la capital. Así, es probable que Reclus, gran interesado en la etno-botánica, o incluso el aliancista italiano Saverio Friscia, prestigioso médico homeópata, hubieran visitado la rebotica de CESÁREO MARTÍN SOMOLINOS [1827-1878], miembro del Comité Central Republicano de Madrid, que además de ser buen amigo de Pi y Margall, era uno de los pioneros de la homeopatía, habiendo sido premiado en un certamen científico en Francia, en el verano de 1867.

..Paseando por la calle de Dulce (Infantas), por la de HortaIeza o por la de Fuencarral se comprende la evolución de Nicolás Rivero, que es incomprensible en cualquiera otra parte. Frente a esas casas de ladrillos mal pintados no se encuentra tan extraño que se haya querido hacer de Madrid la capital de una monarquía republicana o de una república monárquica.”20.

Situada en el nº 26 de la calle de Las Infantas, aquella no era una cualquier farmacia, ya que en su trastienda se habían celebrado reuniones clandestinas en los años anteriores; incluso se había convertido en la sede de la Junta revolucionaria del distrito de Buenavista tras la revolución de septiembre.

Sin embargo, debemos fijar nuestra atención en el nº 7 de la misma calle, esquina con la de Hortaleza y frente al viejo Café de Bilbao. Allí tenía, el bueno de Somolinos, otra herboristería en la que también se ofrecían habitaciones; pero la encargada de esta tienda, la viuda Tomasa Berzuz, sería asesinada allí mismo en junio de 1869, a manos de un cuñado recién salido de prisión.

En España no se produjo ni mucho ni poco un paulatino injerto del anarquismo en la sociedad exterior a él ni al revés. A este profundo divorcio contribuyó seguramente no poco el hecho histórico de que el anarquismo se criara en los pañales de las tradiciones federalistas españolas, siempre tan hostiles al tan poco moderno, burocrático y centralista Madrid..21

Aunque este croquis no dé para averiguar el secreto de los grandes organismos sociales, podemos extraer la conclusión de que algunos federales defensores del derecho a la insurrección, miembros de la colonia catalana de Madrid, fueron un elemento clave de la toponimia revolucionaria de la capital en las décadas centrales del siglo XIX.

Verdaderos artesanos de la barricada y la conspiración, sin ellos no hubiera sido posible expulsar a los Borbones del trono en septiembre de 1868 y, como hemos leído, sin los internacionales catalanes de Madrid no es posible entender el recorrido geográfico de los emisarios aliancistas, encargados de fundar las primeras secciones de la AIT en España, hace ahora 150 años.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

NOTAS:

1 DECLARACIONES del diputado federal catalán Gonzalo Serraclara en el Congreso, sesión del 3 marzo de 1869. Desde 1865 solían reunirse en el Café de los Catalanes de la plaza del Carmen; aunque iban también al Café de La Montaña, apelativo carbonario del Café Imperial -en los bajos del Hotel de París y que vemos en la imagen adjunta-, donde se montaba una tertulia llamada La Antesala del Saladero. Desde principios de 1869, los federales catalanes se agruparían en el Club de la Montaña, con José Guisasola como presidente y José Rubau vicepresidente, fijando sede en el nº 30 de la calle del Limón. También, Pich: Juntas, tertulias y conspiración en la crisis del régimen isabelino. El caso de la ciudad de Barcelona, 1867-1868. Hispania, LXIV/2, núm. 217 (2004) pp. 689-710.

2CARTA de Bakunin a Gambuzzi, 10 de noviembre de 1868, en Nettlau: Miguel Bakunin, la Internacional y la Alianza en España [1868-1873]. La Piqueta, Madrid, 1977, p. 14. Dejamos fuera la Fonda de Los Leones de la calle Preciados, punto de reunión de los federales, por estar cerrada en el otoño de 1868 y no ser re-inaugurada hasta 1871, ya en la plaza del Carmen.

3NETTLAU: Miguel Bakunin, la Internacional y la Alianza en España. Ob. Cit, p. 21. Rubau viajaba por Cataluña como agente de seguros, cuando fue detenido en Ulldecona en el otoño de 1867 y llegó a pasar 35 días incomunicado. Trasladado luego a Cádiz, fue deportado a Filipinas, de donde no regresaría hasta mediados de 1868, pasando a residir en Burdeos. También, La Igualdad 16-12-1868; El Programa-Sant Feliu 22-02-1913; Las Dominicales 27-10-1898.

4CARTA de Bakunin a su camarada Carlos Gambuzzi, del 2 de noviembre de 1868, en Nettlau: Bakunin e l’Internazionale in Italia dal 1864 al 1872. Edizione del Risveglio, Ginebra, 1928, p. 149. Tras darse cuenta que el hotel designado no existía, Reclus, Rey -y luego Fanelli- se alojaron en la Fonda Nueva del Universo, en el nº 28 de la calle de la Boquería, que por cierto era el mismo inmueble donde vivía entonces José Rubau. También, La República 13-10-1888.

5CARTA de Fanelli al dtor. de La Igualdad, del 29 de noviembre de 1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España en tiempos de Revolución. Pepitas de calabaza, Logroño, 2007, pp. 310-311. Antes de integrar la Junta Central Republicana, marzo de 1869, Morago había sido miliciano de un batallón republicano; Lorenzo lo describe así, ..“traje negro, la corbata tricolor, destacándose sobre el chaleco blanco, y aun el sombrero, que parece una teja de ala corta, (le) dan cierto aspecto de Capellán castrense..”, Morato: La Libertad-Madrid 25-12-1927. También, La Época 18-03-1869.

6MORATO: La Libertad 07-08-1927. Joarizti prestaba su casa para las reuniones del grupo Antón Martín, y a también fue miembro de la Junta provisional y Gobernador interino, ..“Una causa para ser santa ante los hombres, necesita mártires; tanto mayor es su poder y su prestigio, cuanto mas extensa la lista de los que por ella sufren..”, Joarizti, en Freixa: La mejor de lo mejor, gran repertorio de máximas, sentencias y pensamientos, políticos, filosóficos y morales. Lérida, Rauret, 1860, p. 137. Ver, Bermejo: Historia de la interinidad y guerra civil de España desde 1868. R. Labajos, Madrid, 1876, V.1, pp. 449-451. También, La Correspondencia de España 30-09-1868; La Esfera 08-02-1930; Le XIX Siecle 27-04-1906; The Newspaper Press 01-05-1869.

7CASTROVIDO: La Voz 23-07-1930. La Federación Madrileña sería fundada a finales de 1869 tras algunas reuniones privadas en una casa en la calle de La Cabeza; quizás en el nº 20, donde antes estaba el Casino Artístico Popular; y con los años tendría su local el Círculo de Trabajadores, 1892. La primera sede fue el 4ª piso del nº 16 de la calle del Calvario; aunque luego se trasladaron al 2º piso del nº 2 de la Cuesta de Santo Domingo, inmueble alquilado que daba a la plazuela homónima, desaparecido a principios del siglo XX.

8MORATO: El Partido Socialista Obrero. Biblioteca Saavedra Fajardo de Pensamiento Político Hispánico, 2012, p. 38. Robert y Joarizti habían conspirado sotto voce en las tertulias del Café Suizo de Barcelona antes del pronunciamiento del verano de 1867, y los dos hubieron de exiliarse. Luego, Robert integró la Junta revolucionaria clandestina -con Tutau, Almirall, Monturiol y Pellicer- que seguía reuniéndose en el Suizo desde principios de 1868, a pesar de la policía. Tras revolución, Robert y Joarizti serían concejales de Barcelona y Madrid, siendo luego elegidos los dos por la circunscripción de Manresa, febrero de 1869.

9El PALMESANO 16-04-1857. Robert tradujo del francés a Federico Bastiat, por lo que seguro conoció en Barcelona al tintorero aliancista Benito Malon ya que había vertido al francés a ese autor. Malon también era seguidor de Proudhon y miembro de las sociedades secretas parisinas, ..“La causa contra éste [Tresserra], Robert, Lozano, Javier Ramírez y los demás individuos de la Choza sorprendidos en la Plaza Mayor, duró largo tiempo, y no terminó sino por una amnistía amplia dada en 1860”, Díaz y Pérez: La Francmasonería española. Ricardo Fe, Madrid, 1894, p. 478. También, La Tierra-Cartagena 13-05-1928.

10El CONTEMPORÁNEO 21-06-1863. En esta expedición participó un amigo de Robert, Sebastián Puigbonet, presidente de Los Amigos Tintoreros, coral de estudiantes y dependientes fundada en 1853; y quizás vivieran también Antonio Marsal o los hermanos Rubau; casi seguro Julio, ya que se estableció en Madrid desde 1863; ..“En la escena se presentan vestidos de negro, muchos de frac, de levita otros, guantes claros y chaleco blanco. Uno de ellos, colocado en el centro del coro, sostiene un estandarte morado con los atributos de la música..”, El Contemporáneo 21-06-1863. También, Lida: Anarquismo y revolución en la España del XIX. Ed. Siglo XXI, 1972, p.141.

11El OBRERO 08-01-1865. El director, José Flores Laguna [1817-1888], presentó algún trabajo de investigación musical en la exposición universal de París del verano de 1867. Ver, Cantata al 2 de mayo de 1808 dedicada al Ayuntamiento de Madrid en 1869, colaboración entre Flores Laguna y Luis Blanc. También, Villacorta: Teoría y práctica del obrerismo democrático: El Fomento de las Artes [1847-1876]; en Madrid en la Sociedad del siglo XIX. Vol. II. Madrid, Comunidad de Madrid, Consejería Cultura, Alfoz, 1986.

12RODRÍGUEZ Solis: El País 06-12-1917. Demasiado cara para Fanelli, sin embargo era justo en la Fonda Española donde solían reunirse los socios del Orfeón Matritense desde octubre de 1868; luego pasarón a la calle Mesón de Paredes, 27, siendo su secretario el aliancista Felipè Martín. Ver, Rubio: Historia filosófica de la revolución española. Madrid, Guijarro, 1869, pp. 364-368. También, La Correspondencia de España 10-10-1868; Boletín Revolucionario de la Provincia de Barcelona 16-10-1868; La Igualdad 05-05-1869; La Época 03-03-1898.

13ROBERT: Los Cachivaches de Antaño. J.E. Morote, Madrid, 1869, p. 260. Tras llegar a Barcelona, Elías encontró a otros antiguos suscriptores de l’Association; sobre todo al economista y cooperativista Juan Tutau, vicepresidente de la Junta revolucionaria. Tutau había estado varias veces exiliado en Perpiñán, la última vez en el verano de 1867, cuando era miembro de la junta del Ateneo Obrero. También, La Revolución-Alicante 01-11-1868; La Discusión 19-11-1868; El Eco de Igualada 19-11-1868; La Prensa Libre 30-10-1868; El Trabajo 01-04-1930.

14MORATO: José Rubaudonadeu, La Libertad-Madrid 22-02-1929. Se le atribuye participación en la fundación de otra sección en Valladolid, y de organizar una asamblea en el Club Republicano Democrático Federal de Sevilla el 22 de abril de 1869, de donde saldría el núcleo de la AIT local. Cabe añadir que la fotografía de Madrid pudo ser tomada por el propio Rubau, que se aficionaría a este arte. También, La Discusión 17-12-1868; La Independencia Española 21-04-1873; La Unión Democrática 25-10-1914.

15RECLUS: La Revue Politique 07-11-1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España. Ob. Cit, p. 243. Tras un primer paso de Fanelli por Barcelona, fugaz e infructuoso en términos orgánicos, sería al volver en febrero de 1869, tras su estancia en Madrid, cuando se fundaría el núcleo provisional, tras unas reuniones en el primer piso del nº 177 de la calle de Córcega -ver imagen anexa-, donde estaba el taller artístico de José Luis Pellicer, primer presidente de la AIT y amigo de Robert.

16CRÓNICA de Cataluña 09-03-1869. En el nº 3 de la calle de la Abada vivía el republicano francés Luis Caussanel [1820-1871], exiliado en España desde 1853, y que un par de años después gestionaba el traspaso del Café del Comercio, luego de Lisboa, de la calle de la Aduana; donde se reunió Fanelli con los obreros madrileños.

17La VOZ 23-03-1923. En esta misma fonda se celebraría en marzo de 1878, una asamblea para formar el Partido Socialista. Lo curioso es que Robert había sido, en marzo de 1870, uno de los iniciadores de la Asociación Cooperativa de Tipógrafos e Impresores, La Guttemberg, dividida desde junio de 1871 frente a la opción de sumarse a la Federación Madrileña; lo que desembocó en una escisión en noviembre, apareciendo la celebérrima cooperativa Asociación del Arte de Imprimir. También, La Correspondencia de España 30-10, 12-12-1868, 13-03-1870; Gil Blas 13, 17 y 24-03-1870; La Nación 06-06-1871; Heraldo de Madrid 26-08-1908; El Pueblo-Valencia 30-08-1927.

18NOTA del 12 de febrero de 1869, en Reclus: Impresiones de un viaje por España. Ob. Cit, p. 225. En los bajos de la Fonda Peninsular estaba el Café Internacional -luego Café de Madrid-, que solía acoger tertulias políticas, entre ellas la que formaron en los primeros meses de la revolución Garrido, Estevanez, Tresserra, Rubau, Joarizti ..¿y Robert?. Él mismo sería uno de los oradores, junto a Gomis, Lostau y Morago, del acto de apoyo a La Común organizado allí por la Federación Madrileña, el 2 de mayo de 1871. También, Nota del 11 diciembre de 1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España. Ob. Cit, p. 137.

19El COMBATE 07-12-1870. Cerca de allí estaba el Club de Antón Martín, y en el nº 29 de la calle del Lobo, hoy de Echegaray, estaba el Club del Congreso, inaugurado en el verano de 1869. Destacó por ser uno de los primeros en admitir a mujeres en su tribuna, y por contar con militantes como Estevánez, Quiñones, Salvochea o Vicente Galiana. Fue clausurado en diciembre de 1870.

20NOTA del 18 diciembre de 1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España. Ob. Cit, pp. 160-161. Doctorado en Farmacia en junio de 1869, Somolinos sería nombrado Consejero de Sanidad en 1873, presentando una proposición de ley pidiendo la abolición de los títulos universitarios y la promulgación de la libertad de Enseñanza que permitiera ejercer sin titulación oficial.

21 JONG: El anarquismo en España. Suplemento de Cuadernos de Ruedo Ibérico, enero-marzo 1974, pp. 7-16. Allí pudo haber estado hospedado el periodista y militar mexicano Riva Palacio, quien dijo haberse alojado en esa calle en diciembre de 1870.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.