CHIVATÓN

El autómata Chivatón fue el personaje central de una comedia satírica navideña muy popular que se representó en Madrid y otros puntos de la península de forma ininterrumpida entre 1856 y 1875, momento en que fue censurada por su carga de profundidad política.

Teniendo en cuenta las dificultades que encontraban los niños de entonces para acceder a la palabra escrita, especialmente antes del auge editorial de principios del siglo XX, debemos buscar los precedentes de la literatura y la prensa infantil anarquista en otras formas de entretenimiento y aprendizaje infantil cercanas a la cultura oral, que a la postre era la predominante en un país mayoritariamente iletrado; y dentro de esta categoría rastrearemos los primeros pasos del TEATRO INFANTIL moderno en España a partir del extraño caso del pastorcillo Chivatón, protagonista de una comedia de magia escrita para autómatas que se representó durante muchos años en diferentes puntos de la península y llegó a hacerse imprescindible cuando llegaban las pascuas.

Allá por la época en Magin escribió su erudito libro, aun había teatros de muñecos en muchas ciudades de España [..] entre ellos uno en lo que actualmente es glorieta de Bilbao [..] temporalmente funcionaba otro donde por época de pascuas de Navidad representaban Chivatón en la Selva encantada..”1

A0_Robert Robert i Casacuberta_Caricaturantes de nada debemos decir que el autor de aquella pieza de teatro de guignol tan aclamada por los chavales, Chivatón en la Selva Encantada, fue el demócrata y socialista barcelonés Roberto Robert y Casacuberta, cuya trayectoria como criador de generaciones de periodistas políticos y uno de los protagonistas del Sexenio Revolucionario abordamos en otro lugar, pero aquí nos centraremos en su faceta de analista de los problemas de la infancia y sobre todo como autor subversivo en el ámbito del teatro infantil.

Un dia que feyan lo cens varen passarli la fulla perque l’umplis. Robert hi posà’l seu nom y’l de la seva senyora, [..] Desprès va posarhi’l nom del seu fill en la seguent forma: Nombre: Roberto Robert. Edad: 7 años. Profesión: jugador. Naturalment, deya en Robert: com que es una criatura juga tot lo dia..”2

Nacido en Barcelona en 1827, quedó huérfano de padre con sólo 6 años teniendo por ello que olvidarse de estudiar y ocuparse sucesivamente como platero, joyero y luego como dependiente de comercio, convirtiéndose por su acceso directo a las calles en observador minucioso de aquella ciudad sombría y portuaria, lo que le llevó a desarrollar poderosamente su imaginación, a aficionarse por el teatro y a leer compulsivamente todo lo que caía en sus manos.

Para el chiquillo callejero no hay nada sagrado. Le sobra la vida, se siente en plena posesión de ella y superior al resto de los mortales [..] El desprecio de cierta gente grave a la chiquillería siempre me han disgustado [..] La originalidad está en ellos; el sentimiento de la admiración en ellos: la libertad de juicio en ellos”3

Su amistad con los precursores del icarianismo catalán que fueron los primeros en abrir escuelas para obreros en la península, así como esa actitud irreverente del que ha vivido una infancia asilvestrada y feliz en las calles viejas de Barcelona le convirtieron en un acérrimo defensor de la chiquillería, hasta el punto de que en 1856, tras uno de sus primeros pasos por la prisión de El Saladero de Madrid, ciudad en la que residía desde 1851, decidió dedicar una parte de la obra Las Prisiones de Europa, editada en 1862, a estudiar a los menores recluidos en el llamado departamento de Los Micos, lo que se tradujo en una constante en toda su producción.

El guerrero mas fuerte, sabio y valeroso no vale nada en tiempo de paz, comparado con un niño; porque siéndonos necesario tener de continuo á la vista objetos tiernos, seres inocentes que exciten en nosotros sentimientos blandos de amor no desviado de su índole por ningún interés exclusivo, á fin de que seamos piadosos, no existe en la naturaleza objeto alguno que tanto contribuya á ese fin como los niños”4

censura prensa

Pero vayamos al asunto. Acuciado Robert por la falta de trabajo tras su salida de prisión en 1856 y abocado a malvender su talento como ya había tenido que hacer otras veces, por ejemplo dejándose los ojos transcribiendo textos minúsculos de obras clásicas en estampillas, o incluso saldando romances improvisados a los ciegos a cambio de unas perras para tener algo que llevarse algo a la boca; en esas navidades de 1856 tuvo la fortuna de conocer a un tal Giusseppe Piantanida, empresario teatral italiano de paso por la capital y que era el responsable de montar desde años atrás uno de aquellos nacimientos vivientes tan populares, distinguiéndose el suyo entre el resto por presentar unos autómatas danzantes y parlantes de gran tamaño.

Lo cierto es que durante este mes todos los chicos se atracan de pastores, de gloria y de infierno; y en Capellanes y en Lope de Vega y en Usera-Vista, acuden á centenares atraídos por la fama de la fiesta tradicional, y por los carteles de las esquinas, que todos, poco mas ó menos, vienen á decir: Sini te pueros ad me venire…”5

Con Piantanida ya habían colaborado otros literatos en horas bajas para tratar de adaptar sus espectáculos al gusto de los españoles, verdadero alarde de escenografía y pericia mecánica, pero sería con Robert cuando alcanzaría el éxito popular ya que éste escribiría algunas piezas originales –Aladino o La lámpara maravillosa, La Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, La Tragedia del Gólgota– y especialmente desde aquellas navidades de 1856 otra pieza teatral totalmente profana titulada Chivatón en la Selva Encantada, arreglada a partir de otra previa en la que aparecía ya el errático personaje -Los Pastorcillos o La Venida del Mesías-.

A este Misterio de la Edad media, adornado de arte moderno, asiste un pública casi tan crédulo y tan ingenuo como en los días de Fray Angélico de Fiésole. El teatro está lleno..”6

A pesar de que Piantanida vendió su aparataje y se esfumó súbitamente en 1861, Chivatón seguiría representándose muchos años en manos de un grupo de empresarios teatrales que respetaron la fórmula de éxito popular y entre los que estaba Isidoro Narbón; llegando a atraer la atención de personas tan variopintas como el francés Elías Reclus, soldado de la revolución enviado por Bakunin a la península para difundir los principios de la Alianza Internacional de la Democracia Socialista, que asistió a una representación de esta obra en Madrid el 24 de diciembre de 1868, y como podemos leer más arriba no acabó de entender porque la gente se lo pasaba tan bien con esta fábula navideña que tenía como protagonista a un pastor grotesco y burlón, enamorado perdidamente de la Virgen y enfrascado en disparatadas aventuras con personajes bíblicos de camino al portal de Belén.

..en aquellos tiempos en que las fábulas eran necesarias para decir en público aquellas cosas que los poderosos no consentían que se le digese clara y directamente”7

Desgraciadamente no podemos comprobar el calibre que se gastaba Robert en Chivatón, pero debemos entenderlo como el único antídoto cultural a la sobredosis de misticismo religioso que imperaba en el ambiente y que entre las razones de su desaparición, tras haber sido representada ininterrumpidamente entre 1856 y 1875, estuvo la animadversión que generara en ciertos sectores enemigos del teatro comprometido y de la alegría infantil, tras haberse convertido este personajillo en un clásico popular navideño en la más pura tradición librepensadora y satírica novecentista.

En teatros Guignol, y aun representados por niños suelen ofrecernos alguna en teatros de tercer orden. Pero interpretado por actores, es decir, por cómicos de mayor tamaño, no se representa ya el Nacimiento del mesías y Chivatón en la selva encantada; esta última original de un eminente cuanto infortunado escritor. Verdad es que la autoridad eclesiástica ha intervenido algunas veces para evitar espectáculos de censura y profanaciones involuntarias..”8

La longevidad de Chivatón, transfigurado por la censura en Periquillo o Perico en las décadas siguientes y que siguió siendo representado en sus giras los infatigables Isidoro y su hijo Alfredo Narbón, pioneros del cine en España, o el hecho que hubiera nacido de la pluma endiablada de uno de los primeros periodistas contemporáneos, Roberto Robert, nos lleva a calificarla como la más destacada y prácticamente la única obra de teatro infantil de corte profano y librepensador que se representó en la España de la segunda mitad del siglo XIX y los primeros decenios del XX.

..autores que no se ocupan en política y prefieren los teatros del Príncipe, de la Zarzuela, del Circo, de Novedades, y hasta los de Vistosos nacimientos y Chivatón en la selva encantada al gran teatro de la politiquería, en el que todo es mayor mentira que en aquellos, y cuyo público es muy inclinado a silbar..”9

teatro del piccoli

Especialista en armar con su pluma el gran Tiberio, como se decía entonces, hubo otra pequeña pero ruidosa mutación de Robert en autor teatral, en este caso para adultos cabreados; como quedaron muchos al conocer la noticia de que los miembros de la Partida de la Porra, una especie de antecedente de los grupos fascistas violentos, habían asaltado el teatro Calderón de Madrid el 30 de noviembre de 1870, hiriendo a varias personas del público y saboteando la representación de la obra Macarronini I, atribuida al joven dramaturgo republicano Eduardo Navarro Gonzalvo y que se había hecho muy popular por atreverse a satirizar a los diversos candidatos a nuevo rey con sus respectivas camarillas.

La Compañía de la Porra tiene la gran ventaja de ser una creación espontánea eminentemente española: es una de las más vivas manifestaciones del genio nacional. Porras tenían los realistas del pretérito Fernando VII; Porra tenía el gobierno de Espartero; Porra ha de tener el futuro Macarronini, so pena de ver interrumpida la serie de nuestras bellas tradiciones..”10

Robert, convencido antiautoritario, fue uno de los que más alto y más claro denunciaron desde la prensa que nadie fuera detenido tras los hechos y sí hubiera sido prohibida la representación de aquella obra; lo que le llevó a improvisar a vuela pluma dos pequeñas piezas teatrales que fueron sucesivamente censuradas por la ley de Imprenta, Crítica de la bufonada cómica Macarronini I: prohibida, navaja y revólver en mano, por la partida de la Porra en el teatro de Calderón en la noche de su 23ª representación; y después La Corte de Macarronini I, conjetura cómica en un acto. Aunque hay que decir que más que para ser representadas sirvieron para difundir los contenidos de la obra original pese a haber sido prohibida y de paso para criticar los tejemanejes políticos, eso sin contar con que fue él quien puso de moda el apelativo Macarronini, con el que se conocería a Amadeo I.

Roberto Robert acaba de dar a luz una comedia. Su afición a la monarquía le ha hecho escribir La Corte de Macarronini I, que es una corte de rechupete, con sus generales como de costumbre, sus nobles, sus damas de honor y su obispo, que el que al fin lleva el gato al agua”11

Versado como estaba Robert en el gran teatro de la política, además de conocedor de los clásicos de la dramaturgia castellana e incluso temible gacetillero teatral, sus obligaciones periodísticas y su predisposición revolucionaria nunca le dejaron tiempo -ni ánimo- para escribir cosas graves, aunque nunca perdía detalle de lo que pasaba a su alrededor; como había sucedido con la Academia Nueva Infantil, fundada posiblemente en el otoño de 1862 y que fue la primera entidad benéfica enfocada a la educación infantil en el campo de la lírica y las artes dramáticas de la que tenemos constancia, en la que colaboraron diversos actores y literatos progresistas escribiendo originales o arreglando otras piezas; y que por supuesto no se libraron de sufrir varias veces los rigores de la censura antes de octubre y después de 1868, ya que por ejemplo causaron bastante revuelo la interpretación del Can-Can por parte de las niñas de la compañía, que incluso llamó la atención de revolucionarios extranjeros de viaje por España como Elías Reclus, quien asistió a una velada teatral en diciembre de 1868.

Por la noche visitamos La Nueva Infantil, una especie de teatro en el que por 40 céntimos se puede escoger entre tomar café o asistir a la representación de un vodevil con baile [..] bailan una especie de cancán con movimientos raros y desordenados..12


El empujoncito inicial que les diera Robert y la labor de los socios de la Nueva Infantil dieron sus frutos, y estos primeros experimentos de teatro infantil profano y con carga cierta de compromiso político vivirían un primer momento de esplendor en los años del Sexenio, tanto en las modalidades de guignol para niños como la interpretada por agrupaciones teatrales de niños, dejando huérfanos a los espectadores después de 1874, cuando fueron reducidas a la mínima expresión o directamente prohibidas.

..creemos que la nueva Infantil continuará con honra y provecho las tradiciones del que fué durante muchos años punto de reunión de la clase proletaria del pueblo madrileño.”13

A la puerta del teatro

Para hacernos una idea de en manos de quien quedaron los niños y el teatro infantil en los primeros años de la Restauración, podemos citar a un viejo conocido de Robert, Felipe Ducazcal, político y empresario de espectáculos que montaría con el beneplácito de la autoridad un lujoso teatro infantil en el parque del Buen Retiro en 1883; pero quien antes había sido uno de los lugar-tenientes del general Prim, encargado de imprimir proclamas en septiembre de 1868 y luego designado jefe de la partida de la Porra, responsable por tanto del asalto violento del teatro Calderón el 30 de noviembre de 1870.

..No negamos nosotros el ingenio de los que en prosa o en verso entretienen agradablemente; pero ¡cuidado con ceñir de laureles la frente de un simple entretenedor!..14

La historia esta ahí, vista a través de los ojos de Robert, periodista revolucionario y miembro de la Internacional, que decía que la Constitución solo era un libro con la cubierta color violado, el argumento adquiere tono de fabula de terror no apta para todos los públicos.

Los restos de Robert, y casi su memoria, se perdieron después de 1884 cuando fue clausurado el cementerio de la puerta de Bilbao, donde había sido enterrado civilmente el 19 de abril de 1873 en el llamado patio de los pobres, al lado de uno de los hijos de Paul Lafargue y Elena Marx, y muy cerca de donde aun se representaba su Chivatón, entorno donde seguiría durante décadas pasando buenos ratos el pueblo de Madrid.


NOTAS:

  • 1ESFERA 25-01-1930. Antes del siglo XIX las representaciones teatrales infantiles estuvieron ligadas a cuestiones religiosas o morales; pasando a partir de entonces a adquirir un carácter más didáctico, cierto compromiso social y enfocado a estimular la fantasía y la diversión. Ver, CERVERA: Historia crítica del Teatro Infantil español.

  • 2La ESQUELLA de la Torratxa 10-04-1880. En 1862, Robert era redactor de El Genio del Hogar [1861-62] revista dedicada a las familias; y algunas de sus traducciones fueron declaradas de utilidad en las escuelas públicas entre 1869 y 1874; Defensa de la propiedad y Conversaciones familiares sobre la libertad del comercio de granos de Gustave Molinari, además de Historia de Grecia, de Víctor Duruy.

  • 3JADIHEL: Los Chiquillos Callejeros, Diario de Córdoba 02-02-1871. Jadihel fue uno de sus seudónimos utilizados por Robert a partir de 1868, y todo su trabajo en prensa esta salpicado de alusiones a los niños; incluyendo algunos cuentos en El Mundo Riendo, obra publicada en 1865; quizás alguno de los que le contaba su tía de pequeño, ..“desde su infancia se dio con pasión á la lectura de los clásicos españoles. Los grandes autores del teatro castellano, Calderón, Lope de Vega, Tirso y Moreto fueron su mejor recreo, en las horas que el trabajo le dejaba libre, y aún trabajando, recitaba con frecuencia sus primorosos y gallardos versos”, Roca: Roberto Robert, La Vanguardia 27-07-1888.

  • 4JADIHEL: Boletín del Comercio 19-09-1871. En el libro citado Robert denunciaba la ausencia de reeducación, los problemas derivados de la aglomeración carcelaria y concentración de penados de edades diferentes, ..“Oh padres de familia: obligad á vuestros hijos desde niños á escribir artículos y quizá á fuerza de tiempo logréis inspirarles aversión hacia un ejercicio tan duro, peligroso y mal agradecido”, Jadihel: Diario de Córdoba 07-02-1869. Robert también colaboró un tiempo con Antonio Ignacio Cervera en la escuela obrera que regentaba en Madrid.

  • 5ROBERT: Gacetillas, La Discusión 27-12-1861. Giuseppe Piantánida, grabador de Pavia, había sido detenido como miembro de una sociedad carbonaria tras una insurrección en la región milanesa del Piamonte en octubre de 1822. Aunque parece que ya andaba por España como joven tenor de una compañía lírica italiana en 1831, las primeras visitas de Piantánida como empresario teatral datan de 1848, fecha en la que comenzaría a recalar en Madrid y otras capitales de provincia con su espectáculo de marionetas y autómatas combinados con finos decorados milaneses. En la imagen, caricatura de Chivatón. Ver, AYUSO: Los Narbón: La compañía de marionetas más importante de España. Fantoche, nº 8, 2014, pp. 36-62.  También, Il Risorgimento italiano. Roma, 1910, pp. 614-616.

  • 6RECLUS: Impresiones durante un viaje por España en días de revolución, La Revista Blanca 15-03-1933. El negocio sería continuado desde 1861 por 3 socios, entre los que estaban Isidoro Narbón, encuadernador que luego sería uno de los pioneros del cine, el zapatero Ramón Prado y un veterano liberal que había estado exiliado en Londres, Pedro Lanchares, ..“..confieso que para mí los carlistas son los únicos legítimos dueños del cetro de la risa [..] me los figuro con zapatos de orillo, tomando rapé, contando por libras, sueldos y dineros, y persuadidos de que la serie de palizas que en cuarenta años han llevado son una serie de lamentables calamidades [..] Como es natural, yo procuro figurarme que clase de maraña teológica habrán inventado para consolarse del desvío con que se les trata desde las esferas celestiales y no se me ocurren este propósito sino razones de comedia de magia”, Jadhiel: La Imprenta 16-05-1872.

  • 7JADHIEL: Boletín del Comercio 23-06-1871. El periodista liberal y revolucionario cordobés Carlos Rubio Colell [1831 / 1871], refugiado en Francia desde junio de 1866 por secundar a Prim y que había sido director de La Discusión, escribiría durante el exilio una sátira política con el título de Chibatón que sería publicada tras La Gloriosa; ..“lo cierto es que el rey Chibaton XXIII daba su nombre a todos los engendros de su esposa Chibatona, mujer modelo que siempre le tenía en el pensamiento, tomando por él a cuántos hombres veía..”, La Discusión 30-11-1868.

  • 8La ILUSTRACIÓN Nacional 20-12-1887. Sabemos que en el invierno de 1867 se representó en la sede del Fomento de las Artes, seguramente por la censura, pasando el año siguiente al teatro de las Musas. Tras la Restauración se vio otra vez afectado por doña Anastasia, y en las navidades de 1875 se anunciaba nuevamente reformado; ..“Esta tarde el teatrito del Recreo, exhibe su celebérrimo Chivatón, pastor grotesco que apenas ha tenido tiempo para descansar, vuelve á emprenderla con el público en otra función de noche [..] ¿Quién sabe si ocurrirá esta noche el oscuro nacimiento del ciudadano que allá á fines del siglo descubra un método de navegación aérea ó aplauda gratis Ia memoria de la unión liberal?”, Robert: La Discusión 30-12-1860.

  • FRONTAURA: El Cascabel 10-12-1865. Cuando se le llamaba come-curas, Robert solía responder con sorna que siempre se había considerado un estudioso de la cuestión religiosa, seguramente porque aunque se prohibiera su Chivatón, otras piezas suyas como La Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo seguirían representándose durante décadas en las giras de los Narbón, ..“Chibatón de la Selva encantada, drama tan popular entre la gente menuda, como lo es el Don Juan Tenorio entre la grande, y se repitió aquello que le dice San José al diablillo: ¡Ya te conozco, que se te ve la coleta por debajo del ranglán!”, Blasco, Eusebio: Mis Nochebuenas, Diario de la Marina 26-12-1926. Ver, El Correo Gallego 10-04-1909.

  • 10ROBERT: Gil Blas 04-12-1870. Puesto que había escrito alguna zarzuelilla, no descartamos que hubiera intervenido también en aquella obra atribuida al autor nobel Eduardo Navarro Gonzalvo, ya que Macarronini se inspiraba en un vagabundo piamontés que rondaba por Madrid allá por 1860 siendo blanco de las bromas de los niños, y que dio lugar a la expresión Gachó del Arpa, ..“a esto solía añadirse el aria del gachó del arpa, Macarronini, de voz aflautada y mirar agónico, artista errante, melenudo de los postreros momentos del ya entonces desfallecido y casi moribundo romanticismo..”, Lectura Dominical 20-06-1925. Robert popularizó otros lemas como armarse el gran Tiberio y acuñaría una nueva acepción para Cipayo; apelativo de las tropas indias que combatían a los indígenas por orden de los ingleses, y usado por Robert para caricaturizar a las milicias de voluntarios de 1868 que, tras ser militarizadas, habían dejado de ser aclamadas por el pueblo al convertirse en represores del movimiento popular. Ver, La Esquella de la Torratxa 04-01-1901; Heraldo de Madrid 04-05-1907.

  • 11GIL Blas 29-12-1870. Este segundo Macarronini fue prohibido pocos días después, pero se siguió vendiendo de forma particular, toda la prensa se hizo eco de la polémica y en los viajes del rey Amadeo I por la península la gente le aclamaba sarcásticamente.. ¡Viva Macarronini!; ..“Creo que debe haber una comedia titulada El Gran Teatro del Mundo, escrita antes que Luis Bonaparte fuese emperador, González Brabo moderado y el padre Cirilo constitucional. Escrita, una obra de semejante título, muchos años atrás, ha de ser defectuosa por fuerza..”, Robert: El Gran Teatro, Gil Blas 16-12-1865. Ver, LANES: Maldecir cantando en la democracia republicana. Parodias de coplas, villancicos, y cantares en el político satírico Gil Blas [1864-1872]. Université Paris Sorbonne – Paris IV.

  • 12 NOTA del 13 de diciembre de 1868, en Reclus: Impresiones de un viaje por España en tiempos de Revolución. Pepitas de calabaza, Logroño, 2007, p. 150. En julio de 1856 ya se había anunciado una propuesta muy similar enfocada a niños entre 8 y 14 años pero que no se concretó, ..“Como este género de placer es más culto, más bello y más apto para instruir que todas las demás diversiones que generalmente se suele brindar á los niños, deseamos vivamente que llegue á aclimatarse entre nosotros..”, Robert: La Discusión 14-04-1863. La producción teatral de Robert se limita a alguna traducción, El Conde de Selmar [1857], aunque alguno de sus textos sí serían llevados a escena –Barcelonines, Al mitg del Carrer-. A su vez, fue intimo amigo de conocidos dramaturgos como José Fernández Fariñas o el comandante de caballería retirado Miguel Pastorfido y Pastorfido; así como de Luis Rivera y Rodríguez [1826 / 1872], representante del teatro de estudiantina, autor satírico y fundador en 1864 del Gil Blas. Ver, La Ilustración Española y Americana 08-08-1872.

  • 13La ESPAÑA Artística 24-06-1889. Su primera sede fue el teatro de la Platería de Martínez hasta que sufrió incendio en mayo de 1866; trasladándose luego a la calle Carretas, aunque esas instalaciones se usarían para asambleas republicanas desde 1870, por lo que pensamos que entonces trasladaron su sede. Aunque Benavente se quejaba de la falta de obras específicas cuando fundó el Teatro de los Niños en 1909, Carlos Frontaura, amigo y colaborador de Robert había sido director de la revista Los Niños [1870 / 1877] y lanzó la pequeña biblioteca Teatro infantil; o el citado Manuel Ossorio publicaría algunas piezas para escolares, Teatro de Salón. También, RUBIO: El teatro político durante el reinado de Isabel II y el Sexenio Revolucionario, en VVAA: Historia de la literatura española, Siglo XIX, Madrid, Espasa-Calpe, 1997, pp. 409-414.

  • 14 ROBERT: Teatros, Las Antillas – Revista Hispano Americana 23-02-1867. Denunciado por el internacionalista José Paul y Angulo desde las páginas de El Combate, se batieron en duelo a pistola solo unos días después; y aunque Ducazcal salvó la vida, no le pudieron extraer la bala alojada al lado del oído, falleciendo en 1891 con 45 años, ..“Este mismo Ducazcal tuvo al cabo de los años una estrecha relación con los hombres de la Asociación General del Arte de Imprimir, acudiendo sin falta a los banquetes anuales que la misma celebraba para conmemorar la fecha de su fundación [..] Ducazcal prestó importantes servicios a sus colegas tipógrafos..”, Ducazcal, Felipe. Simpatizante socialista en Madrid, Fundación Pablo Iglesias.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.