Advertidos de la existencia de numerosas piezas falsas en la trama del regicidio frustrado de París, 31 de mayo de 1905, trataremos de cerrar el círculo alrededor del autor material del atentado, Alejandro Farrás, dominó negro al que sucesivas generaciones de investigadores no han podido arrancar su máscara.

Comenzamos advirtiendo que no es el objetivo de este texto determinar cual fue la finalidad, política o revolucionaria, del atentado contra el rey español en París, mucho menos determinar cuantos planes se urdieron al unísono para asesinar al Borbón, o incluso pretender determinar quienes integraban cada grupo.

Avanzamos que nuestra hipótesis de trabajo se sustenta en que el escurridizo Farrás, acusado de integrar una sociedad de malhechores y de fabricación de explosivos, era en verdad el valenciano Fernando Vela Alegre [1886/1937], activista integrado en el llamado grupo de París desde 1903, que usaba los nombres de Acracio Progreso-Francisco Ferrer, y tuvo participación directa en los hechos.

La mayor responsabilidad [recae] ..sobre Farras, pero Farras tiene un gran defecto como la yegua de Roland, está muerto, o al menos desaparecido, o quizás se metamorfoseó en otro revolucionario que la policía no conoce..”1.

Uno de los aspectos del atentado de París que menos se ha tenido en cuenta a la hora de dirimir responsabilidades, es que Farrás ni mucho menos actuó solo. Así lo indica el hecho que varias bombas fueron preparadas para ser lanzadas, explotando solo una y otra siendo abandonada en la huida en un lugar cercano. Resulta evidente además, que Farrás necesitó de colaboradores que fueran marcando la llegada del cortejo hasta el punto del lanzamiento, y por supuesto, para apoyarle en su huida.

..verdaderamente, los anarquistas de verdad, que no están en concomitancia con la policía ó que no son tan cándidos para dejar de comprender quién les engaña y quién les es fiel, preparaban algo gordo; los confidentes no pudieron averiguar qué era ello..”2

Encabezando la galería de sospechosos habituales a los que, por acción o por reacción, se ha atribuido durante generaciones algún grado de responsabilidad en estos hechos, encontramos a MATEO MORRAL, que seguro intervino en todo ello si atendemos a los innegables paralelismos con el atentado que protagonizaría él mismo justo un año después en Madrid; la diferencia más palpable es que el de París no produjo víctimas mortales -se saldó con 17 heridos leves-.

Sin embargo, a Morral no se le puede atribuir en el episodio de 1905 más que un papel secundario, una vez quedó comprobado que se limitó a remitir desde Barcelona las carcasas para unos artefactos que nunca fueron utilizados…

Aquí nos inclinamos por suscribir las explicaciones que diera Pio Baroja en 1931, quien afirmó que esta hipótesis se había originado a partir del relato que difundió Luis Bonafoux tras la muerte accidental del propio Morral, que ha venido siendo coreado por propios y extraños.

..Bonafoux me contó que, unos días después del atentado, apareció en su casa un joven alto, delgado, de barba negra con acento catalán. El joven pareció examinarlo todo con curiosidad y se marchó sin decir claramente a lo que iba. Este joven, según él, era el anarquista Farras, que algunas personas, andando el tiempo, pensaron que era el mismo Mateo Morral. Días más tarde, Bonafoux me contó que había vuelto a ver al anarquista Farras, vestido con traje de tratante de ganado en la plaza de la Estrella. Una semana después fui a ver a Bonafoux, charlamos en el bar, y le acompañé a la estación de San Lázaro. [..] De pronto, el hombre se calló, me miró con fijeza a través de sus lentes, y me agarró del brazo: —¿Qué pasa?—le dije yo. —Aquél… aquél que está allá… es Farrás. Yo no vi más que el perfil de un hombre moreno, de barba negra, que desapareció en seguida entre la multitud..”3

Más allá de su implicación a través del envío de las carcasas de los artefactos, y sin entrar en el supuesto plan que trazaba en paralelo al de Vallina, o en su papel para facilitar la huida de Farrás, parece claro que, pese a que debía conocerlo en persona, el perfil humano ascético de Morral, parco en palabras y poco dado a la broma según cuentan, tampoco encajaría con la del camelot Farrás. Una de las pocas cosas que sabemos de él es que estuvo ocupado como vendedor ambulante de bisutería y artículos de higiene en mercadillos, plazas y cafés desde su llegada a París, y que era capaz de dejar pasmado al personal con su capacidad para disfrazarse y sortear el cerco policial.

Es decir, tanto el temperamento de Morral, como sus rasgos faciales, como su firma, así como las descripciones de los testigos presenciales, le descartarían definitivamente.

Lleva, en particular, en su mano izquierda, una cicatriz ancha y redonda, determinada por una quemadura cuya cicatriz le marcará toda su vida. Mateo Morral, por otro lado, ha sido reconocido por su tío, por amigos y por muchas personas dignas de confianza, que no albergan dudas. [..] Farras y Mateo Morral no se parecen, y la leyenda que tiende a confundirlos no se basa en pruebas serias..”4.

Morral, a quién todos estuvieron de acuerdo en inculpar de todo tras fallar en el intento de acabar con Alfonso XIII en Madrid y su suicidio posterior; y al que aun hoy se apunta en algún caso como autor material del de París, también se supone que fue aquel esquivo periodista que entrevistó al veterano federal Nicolás Estevánez en febrero de 1906. Esta entrevista se convirtió en un polémico libro que vería la luz bajo el paraguas editorial de la Escuela Moderna con el título de Pensamientos Revolucionarios, siendo perseguido desde su aparición en abril por difundir en sus páginas la utilidad del progreso científico para acabar con las tiranías.

Sin embargo, tampoco parece verosímil que Morral fuera -además del editor- el autor de esta obra de aires vanguardistas y futuristas, ya que con su inculpación a posteriori se excluía de responsabilidad a Ferrer Guardia, co-editor de la obra y con un proceso judicial pendiente sobre su proyecto pedagógico. En el mismo sentido, Estevánez negó en varias ocasiones haber conocido a Morral, y por si faltaba algo, durante la entrevista que mantuvieron se fumó el entrevistador un cigarrillo, y en otro se beben juntos una copita de ponzoña, incompatible con Morral.

..la idea nació un poco más tarde, al ver una fotografía, que Morral podría haber sido el mismo que el misterioso Farrás, nombre que habría sido empleado después de la muerte de aquel que lo portaba. Pero esto no es más que una sospecha simplemente verosímil..”5.

También sabemos seguro, que el autor material del atentado de París no fue quien creyó la policía en un principio, y aun se apunta hoy en algún caso. Nos referimos a EDUARDO AVIÑÓ Torner [1882-1918], ex-miembro del Centro de Estudios Sociales de Barcelona, perseguido como responsable de la explosión de un artefacto en la escalera de la casa del policía Tresols en la calle del Carmen el 18 de octubre de 1903.

Uno de los datos claves que puso a la policía tras su pista es que tenía alguna herida similar a la descrita en la mano izquierda de Farrás, que se había producido en agosto de 1904 tras sufrir un accidente en la tartana que conducía cuando, de camino a un pueblo de Gerona con otros compañeros, pretendían acabar con la vida del comisario de policía de Barcelona que por allí paraba.

..Un alto empleado de la prefectura afirmó [..] que el autor del atentado de la calle de Rohan, fue un español llamado Aviñó, que robó los documentos a Ferrás; que dicho español en nada se parece a Morral y además tiene en el carrillo izquierdo una cicatriz a consecuencia de una quemadura..”6.

Las razones más probables por las que la policía española y la francesa centrarían el cerco sobre Aviñó, fueron sus vínculos con los anarquistas barceloneses o de París, entre ellos Barbarroja Ferrer y Fermín Palacios; pero también por su edad, muy joven también.

Además, antes de ser declarado en rebeldía en el otoño de 1903, había vivido muy cerca de la casa del cerrajero Alejandro Farrás, siendo uno de sus amigos de la infancia. Sin embargo, aunque la policía dedujo que Aviñó pudiera haber robado su documentación, esto quedó desmentido por un periodista local que vio los papeles del muerto que aun guardaba la hermana del verdadero Farrás.

Farras, sin embargo, no pudo ser detenido; simplemente fue rebautizado: hoy en día se le llama comúnmente Aviñó!..”7.

Las evidencias que descartarían a este hijo de la Barcelona de las bombas, es que Aviñó marchó a América y permanecería en el anonimato hasta 1918, cuando la prensa anunció que había fallecido por varios disparos de arma de fuego en el barcelonés barrio de Gracia. Los disparos había sido efectuados por un antiguo camarada, Jaime Sanromá, quién alegó defensa propia. Fue entonces cuando la policía se percató del error, ya que tan sólo se destacaron los antecedentes de Aviñó por delitos previos a 1905, y lo que es más importante, nunca su nombre fue reclamado por el movimiento libertario.

Se ha sabido que el anarquista Ariño pertenecía en 1905 a una sociedad denominada España Inquisitorial y habían acordado asesinar al gobernador González Rothwos”8.

00_JesusNavarro_1905Cerrando el ciclo de falsas acusaciones se encuentra una de las que tuvieron mayor recorrido en el tiempo. Esta fue la que recayó sobre el teórico ácrata, maestro racionalista y traductor alicantino JESÚS NAVARRO Botella. Navarro estaba exiliado a Francia desde octubre de 1904, tras haber coincidido también con Bernardon en la cárcel de Barcelona, y se hallaba plenamente integrado en el grupo de París; según se dice gracias a las recomendaciones de Ferrer Guardia.

Aunque la policía le señalaba en los preparativos de la trama junto a Vallina y al ínclito Farrás; contó tras su detención en mayo de 1905 con una coartada sólida que le excluía de toda responsabilidad, siendo extraditado al poco a Londres.. y de ahí al Brasil.

..Fermin Palacios, Jesús Navarro y José Prats. Estos llamados delincuentes son trabajadores serios, se establecieron en París hace varios años y sus jefes y compañeros de trabajo protestan contra su arresto..”9

Navarro, potente organizador y propagandista, antiguo miembro del Centro de Estudios Sociales de Barcelona, habría colaborado a dar lustre internacionalista al Grupo de París, sobre todo tras los contactos que estableciera en Roma con Luis Fabbri en el septiembre de 1904. Así lo indica el que tras su llegada a París, se creó en 1905 una federación de grupos libertarios (21 agrupaciones) con carácter internacionalista y antimilitarista, en el que confabulaban sobre todo italianos y españoles, pero también rusos..

Si en Rusia en fin se castiga como el más horrendo delito la idea, en España se acerroja el pensamiento y se sepulta vivo al que piensa, y el hambre azota regiones enteras cuando la sequía asola fértiles campiñas, sin que el clamor de los oprimidos suba más alto que adonde le lleva la columna de un periódico. Y son aquí estériles aquellos mismos dolores que elevan a un pueblo a lo sublime cuando de ellos germina una revolución..”10

Todo indica que fue detenido la mañana del día 25 de mayo de 1905 sencillamente por su amistad con Vallina y otros anarquistas exiliados como el propio Farrás; siendo ordenada su expulsión de territorio francés junto a otros anarquistas el 29 de mayo, la cual se hizo efectiva el 15 de agosto.

El hecho que abandonara la militancia libertaria en este punto y continuara su vida alejado de las filas libertarias, centrado en sus quehaceres editoriales, debería haber bastado para exculparle de toda responsabilidad. Pero no fue así, y el ciclo de acusaciones falsas comenzó ya por boca de Juan Rull en 1907, que le acusó desde la cárcel de Barcelona de ser el autor de ese atentado -y del de Madrid-. En la misma línea, el ex-compañero Leroy y otros de la misma cuerda le volverían a señalar años después, abriendo la veda para atribuirle durante décadas la responsabilidad material del atentado de París, que incluso se prolongan hasta hoy.

..una vez fusilado en circunstancias dramáticas su antiguo protector, Francisco Ferrer Guardia, Navarro había iniciado ya su proceso personal de alejamiento de la primera línea activista..”11.

Desconocemos las razones de peso para atribuirle el atentado de la calle Rohan y confundirlo con Farrás, más allá de la evidencia de haber compartido mucho tiempo en la cárcel con Maurice Bernardon y de sus reuniones en París con Vallina y Harvey. En cualquier caso, la sospecha se mantuvo en el tiempo e incluso llegó viva hasta la Barcelona revolucionaria de comienzos de 1937. Fue entonces cuando, en un requiebro de la historia, se anunció el entierro del anarquista EDUARDO FARRÁS organizado por Los de Ayer y los de Hoy [ALAH], grupo anarquista formado por viejos militantes represaliados y pioneros de la CNT, que le atribuían a ese Farrás nada menos que la autoría del atentado de 1905.

Como se recordará, Eduardo Farrás fue el que arrojó en París dos bombas contra el ex rey de España, Alfonso XIII, en el año 1905. La policía consiguió detenerlo, produciéndole el gendarme que efectuó la detención, varias heridas de consideración, de las que pudo curar. [..] Para cometer el atentado contra el ex-rey de España, Farrás se hallaba de acuerdo con Morral y Guardia. Hace mes y medio Farras tuvo que ser recluido en el manicomio por hallarse en defectuoso estado mental.”12.

ahora-02-02-1937

Al conocerse la noticia de aquella muerte, en el bando fascista circuló otra versión diferente de apuntaba a que Eduardo Farrás era en verdad Jesús Navarro, quizás porque recordaban que él mismo se había auto-exculpado en octubre de 1905 en una nota publicada en la prensa barcelonesa. Esta nota había aparecido en el otoño de 1905, a pocas semanas vista de iniciarse el llamado Juicio contra los 4 -Vallina, Malato, Caussanel y Harvey- por colaboración en el atentado, en lo que fue una buena treta para facilitar la huida del verdadero Farrás y poner en evidencia la falta de coordinación entre la policía de Francia y España.

Yo, Eduardo Ferrás, afirmo que no he estado en Francia hace 29 meses, ni he salido de Barcelona durante todo este tiempo. [..] Para que conste, firmo el presente: Yo, el supuesto autor del atentado de la Rue Rohan. [Firma]. Barcelona 10 de octubre de 1905.”13.

Aunque los viejos anarquistas quisieran atribuirle la autoría del atentado a alguien que afirmaba no haber estado en Francia desde mayo de 1903, nosotros nos inclinamos a pensar que, como dice Miguel Iñíguez, Eduardo Farrés (o Ferrá) Catalá, escritor, autor y dramaturgo barcelonés que fue expulsado de Francia ya el 16 de enero de 1897 en el marco de las protestas contra las torturas de Montjuich, y que en la década de 1920 andaba por Andalucía como miembro del grupo anarco-naturista Germen, tan solo habría participado nominalmente en el atentado de París; pero nunca como autor por ser de mayor edad que la atribuida al autor material, y porque no coinciden ni sus rasgos físicos, ni su firma

En 1895 cuando el affaire Dreyfús-Zola, tomó tanto incremento no ya en Francia sino en todos los pueblos del mundo, mi amigo Sebastián Faure, dio una serie de conferencias [..] despertaron en mi (a pesar de mi juventud) un deseo vivo de escuchar al gran tribuno, a fin de hacerme cargo de su elocuencia y saber…”14

Además, resulta llamativo como se alteraba la secuencia de acontecimientos en el relato de la ALAH. Primero porque Eduardo Farrás no había sido capturado en París tras el atentado, o incluso juzgado en diciembre de 1905 como se afirmaba algún otro medio, sino que fue detenido con ese nombre en Barcelona el 12 de noviembre de 1907, relacionado con unas Orsini encontradas por la policía. Expulsado a Francia, pocas semanas después se le volvía a detener en Tolosa y acabó condenado a 6 meses por vagabundear. Segundo, porque el tipógrafo Eduardo Farrás, a pesar de que se le relacionaba con aquel atentado, pudo regresar a Barcelona sin más contratiempo tras cumplir la condena impuesta en Francia, donde abrió en 1908 una peluquería comunal que funcionó hasta 1912, momento en el que se desvanece.

Existe la creencia de que cuanto algunos periódicos han dicho respecto a un tal Eduardo Farras, suponiendo que éste haya sido acusado de haber cometido el atentado contra el rey [..] es una leyenda como la referida a López Margarida”15

Podemos concluir que la utilización del nombre de Eduardo Ferrás en aquella carta publicada en octubre de 1905 debió ser muy útil para decantar la balanza del lado de los 4 acusados en el juicio que comenzó al poco, y es probable también que para dejar vía libre al verdadero autor del atentado de París. La cobertura ofrecida por Eduardo Ferrás para sembrar dudas sobre la verdadera identidad de Farrás habría servido, de nuevo a comienzos de 1937, para desviar la atención sobre alguien al que se quería proteger y mantener en el anonimato.

En este sentido, resulta llamativo que los datos biográficos ofrecidos por la necrológica de Farrás en febrero de 1937, sean contradictorios con lo que sabemos del verdadero Eduardo Ferrás Catalá, y sin embargo coinciden con aspectos fundamentales de la trayectoria de nuestro personaje, que recordemos era un alto cargo en el ayuntamiento revolucionario de Valencia.

Eduard Farràs era un home de lluita, un tipus de revolucionari formidable. Ara devia ésser molt vell però aleshores, quan començà a militar dins els rengles de l’anarquisme internacional, era un minyó fort, sa, disposat a tot, a combatre, a morir. El seu nom veritable, segons diu Constant Leroy -un comentarista poc objectiu de l’anarquisme- era Jesús Navarro Botella..16

Finalmente, este cierre en falso, que incluía la propuesta de esta agrupación anarquista barcelonesa de cambiar el nombre a la calle San Olegario de Barcelona por el de Eduardo Ferrás, y que se hizo efectiva en septiembre de 1937, servía además para reparar algunas injusticias históricas, entre ellas la cometida con Jesús Navarro sobre el que recordemos aun pendía una orden de expulsión en suspenso en Francia y al que nadie había salido a defender en todos aquellos años.

..(Navarro) Protesta contra su arresto y el de sus camaradas y pide que los anarquistas organicen mítines contra la embajada española, la única responsable de los arrestos..”17.

Seguiremos la recomendación que hiciera el compañero Jesús Navarro desde Brasil y buscaremos a Alejandro Farrás entre los que actuaban a la sombra de la prefectura francesa y la embajada española en París; tratando de identificarlos a través de declaraciones de primera mano como las que hiciera Carlos Malato -ratificada años después por Vallina-, quien denunció a FERDINAND PAULET -o Poulet- como uno de los que facilitaban información sobre los revolucionarios españoles en París.

No deberíamos descartar que fuera el mismo mouchard que emitía informes para la prefectura de París con el nombre de Gilles, ya que éste confidente mostró un conocimiento detallado del movimiento obrero español y el propio Paulet había pasado muchos años en España [1888-1901]. Es más, parece claro que pudo haber accedido a información de primera mano sobre el recorrido y la ubicación de las bombas utilizadas en el atentado de 1905, gracias a sus contactos con algunos anarquistas españoles exiliados en París, como por ejemplo Acracio Progreso-Francisco Ferrer.

A altas horas de la noche, después de dejar al compañero Paulet en su casa, me retiraba lentamente y aspirando el fresco a buscar el descanso necesario…”18.

Sea como fuese, Paulet fue un personaje de trayectoria compleja y calculadamente ambiguo en sus apariciones, ya que en los informes de Paulet -Gilles- remitidos a la policía tras el atentado, fue quien señaló la pista falsa de Aviñó y apuntó que era la persona escondida detrás de Alejandro Farrás; compareciendo luego como testigo de la defensa en el juicio contra Vallina y el resto de acusados.

Como hemos explicado en otro lugar, su conocimiento en detalle del movimiento obrero español se basaba en el hecho de que pudo haber estado en la península ibérica ya en los años del Sexenio. Se trataría pues del ciudadano F. Paulet, al que localizamos primero como redactor jefe de la revista librepensadora barcelonesa La Humanidad hasta abril de 1871, e integrando luego la sección francesa de la AIT en Barcelona al menos hasta 1873.

Acaba de morir repentinamente en la flor de la edad, en Sevilla, nuestro queridísimo correligionario Felipe Salas y Arriola. ¡Pobre amigo! [..] A su entierro puramente civil han asistido numerosos amigos y correligionarios. Ferdinand Paulet”19

Sin embargo, el alma maldita de la embajada española en París, según Malato, fue ARTURO VINARDELL Roig [1852 – 1937], que había sido uno de los colaboradores de La Humanidad –incluso la dirigió en su segunda época, 1877 y tenía además amplia relación con los medios revolucionarios y republicanos del exilio parisino. No por nada llevaba allí desde 1887, era o había sido amigo de confianza de Ferrer Guardia y luego se pondría del lado de Teresa Sanmartí para acabar convertido en difamador de su amigo. Vinardell no regresaría a la península hasta 1925, en plena dictadura, tras haber hecho una donación de libros al ayuntamiento de Girona y obtener a cambio un puesto y una pensión.

El duelo de este espía fue dirigido por M. Vinardell-Roig, republicano a las órdenes de la embajada (el abogado de la embajada ha estado a su lado en su pleito contra l’Humanité). Vinardell, enemigo de Ferrer, fue el alma maldita de la embajada..”20

Vinardelll sería denunciado por Malato de nuevo en 1933, pero sus buenos contactos con la derecha republicana y la izquierda catalanista, facilitaron la concesión de otra pensión por el congreso de los diputados en junio de 1936, por “ciudadano ejemplar”. Con esta condición se presentaba él mismo en una carta que envió desde Girona poco después, destinada a un acto en Tortosa convocado a finales de septiembre de ese año, que por causas que no se especificaron, nunca fue leída.

Es muy probable que por entonces sufriera aquel extraño atropello en las calles de su ciudad, muriendo a consecuencias de las heridas en enero de 1937.

Se me despertó cierta afición a las cosas policíacas, y a alguien, que no a mi, aprovechó. Creo que solo quedan en el mundo dos personas sabedoras de por qué la bomba de la calle de Rohan no estalló en cierto palco del teatro de la Ópera. Una de esas dos personas soy yo..”21

Sabemos que otro de los agentes de la embajada española en París usaba el seudónimo de Sannois, cuyo nombre real dicen que era Aristide Jalabert de Fontenay, personaje sin apenas pasado ni recorrido, que tal vez escondiera al autor de las anteriores frases, el geógrafo e historiador GONZALO DE REPARAZ Rodríguez [1860-1939].

Resulta muy curioso que, entre 1901 y 1908, Reparaz había trabajado como diplomático al servicio de la embajada de París, siendo encargado sobre todo de la vigilancia de los anarquistas españoles exiliados. Por otro lado, tenía además la misma edad que se atribuye a Sannois, eran ambos hombres de letras y coincidían en su visión sobre la complejidad de la trama del atentado de la calle de Rohan….

..que los anarquistas se disponen a asesinar al rey de España de acuerdo con los republicanos avanzados, que estos cuentan con el apoyo de ciertos elementos del ejército para llevar a buen puerto sus propósitos revolucionarios, y que andada por el asunto un cierto D. José que es el jefe o al menos la principal cabeza del proyecto..”22

No solo las afirmaciones de Reparaz son pertinentes para hacerse una idea de lo compleja que fue la conspiración contra el Borbón, sino que nos ayudan a cerrar el círculo de nuestro relato.

En una trayectoria más que desconcertante, Reparaz, habiendo luchado en contra del anarquismo, acabaría sumándose al movimiento libertario en los primeros años de la década de 1930, residiría en Tarrassa y Barcelona durante la guerra y como viejo sabio y rebelde que era, le encontramos muy cercano a la ALAH, dando conferencias en calidad miembro del Sindicato de Profesionales Liberales, como profesor de la Escuela de Militantes de Cataluña y redactor de La Soli.

Don Gonzalo de Reparaz, que tantos errores históricos ha “reparado”, se hallaba ayer en una peña literaria [..] Uno de los presentes afirmó: Es un nuevo Barbarroja, aunque no tenga barba. A lo que objetó el Sr. Reparaz: Tampoco la tenia Barbarroja, aunque se la hayan colgado algunos historiadores…”23

Prueba de que la ALAH no fue una simple agrupación de viejos confederales que se dedicaban a organizar galas benéficas y a cuidar de los luchadores eméritos, y que trataron por contra de resolver algunas de las cuestiones más turbias de la historia del anarquismo español, la encontramos leyendo entre líneas la crónica de la visita de algunos miembros de la ALAH entre ellos Ada Martí -y quizás el propio Reparaz- al manicomio de San Andrés, por entonces bajo control de la CNT. Esta visita aparentemente fortuita fue publicada -sin titular ni encabezamiento- en Mi Revista justo un mes después del entierro de Eduardo Farrás, y comenzaba con las declaraciones de un viejo anarquista allí ingresado desde hacía poco y contra su voluntad.

Al parecer, las conferencias que impartía él mismo a los pacientes del sanatorio habían llamado la atención de los miembros de la ALAH. Y aunque no sabemos nada sobre el contenido de aquellas charlas, su nombre citado Andrés y Navarro nos retrotrae a la Barcelona de principios del siglo XX, precisamente el lugar donde se gestaron, entre otros, el atentado de París de mayo de 1905

..Por eso me quiero ir al frente y por eso me fui de mi pueblo, hasta que me trajeron aquí: para luchar por la libertad del pueblo y que todos seamos hermanos, ¡ea!, que es como debe ser. Y Navarro, tras pedirme que interceda para que le dejen irse, acaba su discurso con el grito de: ¡Viva la FAI!..”24

Concretamente nos conduce hasta ANTONIO ANDRÉS Roig [1865- ¿1908?], ex-repatriado de Filipinas y procesado en septiembre de 1899 por matar en Coll Blanch a un compañero de oficio, al parecer guarda de consumos ..de los que cortaban el bacalao.

La razón para centrarnos en este turbio personaje no es sólo porque usaba el alias de Navarro, sino que además parece que trabajaba ya para la policía judicial cuando conoció a Juan Rull Queraltó; ya que el tal Navarro mantenía amistad con aquel capellán de la cárcel que alejó a Rull del anarquismo desde comienzos de 1905, y además se afirmó que Rull había entrado en el ayuntamiento por recomendación del propio Andrés (a) Navarro.

..acusan a Juan Rull en concepto de autor, por acción y por inducción; a José Perelló y Andrés Navarro (sic) en concepto de cómplices..”25

Rull no fue desenmascarado en los medios libertarios hasta el verano de 1906, siendo detenido junto al resto de sus compinches en julio de 1907, entre los que estaba Andrés (a) Navarro. Éste, admitió haber formado parte del grupo aunque negó tener relación con los atentados, pero incurrió en claras contradicciones; como por ejemplo al sostener que había roto relaciones con Rull en octubre de 1906, pero por otro lado, fue señalado como uno de los que atentaron en Hostafrancs contra Cambó y Salmerón, abril de 1907.

A pesar de que el apodado Navarro reconoció haber facilitado dinero y los primeros contactos de Rull con la alta burguesía y la policía barcelonesa, sorprendentemente fueron retirados todos los cargos existentes contra él, tanto por parte del fiscal como de las acusaciones privadas, que sumaban 18 años de cárcel. Por si faltaba algo, falleció repentinamente solo unas semanas después de salir de prisión -enfermó durante el juicio-, antes incluso de que se agarrotara a Rull en el verano de 1908 y se enterraran así las responsabilidades de los cómplices en la sombra.

..no consta solo por el relato de Juan Rull sino también por el otro anarquista llamado Navarro Selma, quien asegura que los preparadores de aquel atentado, o mejor dicho, del movimiento revolucionario, que se preparaba por si el atentado tenía efecto, fueron Ferrer, Lerroux, Navarro, Vallina, Malato, Morral, Casasola, José Prats y algunos otros..”26.

Si la figura de Antonio Andrés (a) Navarro se asemeja a la del testigo -muy- protegido, de los que guardaban los secretos del terrorismo millonario en palabras de Fernando Pintado, pensamos que los de la ALAH en verdad buscaban a un tercer personaje con un trasfondo criminal similar, que también era conocido por el apellido Navarro.

En este sentido, hemos de considerar que el diputado ultraconservador y principal propagador de la tesis sobre la autoría de (Jesús) Navarro, Ignacio Dalmau, se basó en las delaciones de Rull y también en las de un tal MANUEL NAVARRO Celma, anarquista que había pertenecido al Centro de Estudios Sociales de Barcelona.

Debemos fijar nuestra atención en este personaje ya que, en base a sus declaraciones, sería emitida una orden de busca y captura contra Jesús Navarro en septiembre de 1907, convirtiéndose con el paso de los años uno de los confidentes y agentes provocadores más peligrosos de los que tenemos noticias.

Agentes provocadores trabajaron en Barcelona á Farras-Morral, como trabajaron en París á otros anarquistas, en cuyo número estaba uno que, consciente ó inconscientemente (creo lo primero), ayudó á los agentes provocadores..”27.

En otro lugar hemos trazado su escalada profesional en el ámbito de la guerra sucia anti-proletaria, pasando a lo largo de los años de confidente policial a agente provocador, y de ahí, quizás tras tener relación con las bandas de pistoleros del Libre. Quizás lo más destacable sea que acabó convertido, por arte de birli-birloque, en fundador del Centro Enciclopédico de Cultura [CEC], tapadera editorial que funcionó entre 1929 y 1935 con el objetivo más que probable de contactar de nuevo con algunos de los elementos activos de la intelectualidad libertaria -Plaja, Carbó, Pérez Hervás..- y de paso recopilar información de activistas de izquierda de toda la península.

Por lo contado hasta aquí, podríamos suponer que los miembros de la ALAH trataron sin éxito de solucionar el Asunto Navarro y por ello se presentaron en el manicomio de Sant Andreu quizás a partir del aviso que lanzara Gonzalo de Reparaz, o quizás el propio Fernando Vela-Fco Ferrer-Acracio Progreso desde Valencia, que recordemos asumió el cargo de subdelegado de justicia del Comité Ejecutivo Popular entre agosto de 1936 y enero de 1937; además de haber ejercido desde noviembre de 1936 el cargo de vocal en el comité del Patronato Nacional de los Campos de Trabajo, una de cuyas competencias era la vigilancia de los presos en situación de libertad condicional.

En calidad de tal tenía acceso directo a archivos y registros civiles, y además pudo integrar la denominada Comisión Jurídica Revolucionaria, organismo dependiente de la Delegación de Justicia del CEP y que declaró como uno de sus objetivos primordiales sustituir la ..denominada justicia histórica para dar paso a la verdadera justicia del pueblo.

La tarea más ingente de nuestra transformación es aventar el polvo de los ídolos. [..] Los ídolos falsos, forjados a golpe de propaganda, los derriba la menor confrontación con la historia. [..] Los bienhechores son héroes forjados en el silencio [..] El sacrificio: he ahí la tónica de este movimiento. La ventaja, aunque sea merecida, debe hacer gala de su generosidad y no convertir en privilegio lo que la fortuna o la casualidad le puso en sus manos.”28

Sea como fuese ya era demasiado tarde y no dieron con Manuel Navarro, y por su parte, el anarquista y sindicalista valenciano Fernando Vela Alegre, que con los nombres de Fco. Ferrer y Acracio Progreso perteneció al grupo de París desde 1903, que tomó parte directa en el atentado contra el rey de 1905, y después de una vida llena de persecuciones, sería asesinado en una carretera de la retaguardia republicana la madrugada del 26 de noviembre de 1937.

Aunque la verdadera identidad de Alejandro Farrás siga siendo una incógnita y debemos mantener nuestra apuesta por Fernando Vela Alegre.

..Cuando depositaban el féretro en el nicho del Cementerio civil, algunos viejos militantes que le acompañaban, gente que ha resistido con el malogrado Vela todos los embates de la tiranía, derramaron lágrimas de emoción y de gratitud al caído.”29

untitledEn cualquier caso, pensamos que no ha sido vano nuestro intento de dragar el fondo del pantano de la historia del anarquismo español, diseñado para conservar lo que destruye; es decir, plagado de pistas falsas, traiciones y ajustes de cuentas.

Entre tanto barro y piedras, algunos restos analizados nos hablan de una serie de maniobras evasivas, pistas falsas, traiciones y ajustes de cuentas, pero nos han permitido descartar a algunos de los que se vieron falsamente identificados con Alejandro Farrás: Jesús Navarro, Eduardo Aviñó, Mateo Morral o Eduardo Farrés.

En paralelo, también hemos podido ampliar la nómina de agentes y confidentes que a un lado y otro de los Pirineos trataron de descubrir su identidad y neutralizar al grupo internacional de París y al propio Farrás, como fueron Reparaz, Vinardell, Poulet y sobre todo el resbaladizo Navarro Celma.

NOTAS:

  • 1TROIMAUX: Les procès célèbres de l’année judiciaire 1905-1906. 2e série, pp. 58-59. Además de su proximidad a Vallina, lo que primero nos puso sobre su pista, es que trabajó entre 1906 y 1911 en el Cinematógrafo Farrusini, cuyo propietario se llamaba Enrique Farrás, ..Yo comprendo perfectamente la rebeldía de Artal, cuando las sublimes concepciones del Arte tomaban forma tangible en su cerebro, y por carecer de unas cuantas pesetas que esta malvada organización social le negaba, no podía dar forma real a tan bellas y sugestivas concepciones..”, Acracio Progreso: Escuela Moderna 01-04-1911.

  • 2La REVISTA Blanca 15-07-1905. Respecto a los cómplices de Farrás, uno de ellos fue sin duda Mateo Morral, cuyo breve paso por la legión en Argelia, antes de diciembre de 1905, pudo tener relación con la huida del autor del atentado. Farrás se habría camuflado en los días previos para poder estudiar el recorrido de la comitiva, y luego -según dicen- escapó vestido de cura, ..“Este testigo [..] añadió que se precipitó sobre el criminal, pero que por desgracia no pudo detenerlo por haberse interpuesto un biciclista, que al chocar con él lo hizo caer al suelo..”, Las Provincias 03-06-1905.

  • 3BAROJA: Ahora 01-02-1931. Bonafoux había colaborado en L’Espagne Inquisitoriale, y aunque no consta que formara parte del grupo de París, fue acusado por Ramiro de Maeztu de estar complicado en la trama. Curiosamente, la tesis Farrás-Morral fue la misma que defendiera el titular de la embajada de España en París, Fernando León y Castillo. Ver, Masjuan: Un héroe trágico del anarquismo español, Mateo Morral [1879-1906]. Icaria, Barcelona, 2009, pp. 181 y ss.

  • 4Le TEMPS 12-06-1907. Aunque pudo haber estado antes en París, el domicilio de Farrás entre noviembre de 1904 y finales de mayo de 1905 fue el nº 17 de la calle maitre Albert, que no coincide con la vivienda parisina de Morral. Acorde con las declaraciones del hospedero de Farrás, “..era un joven amable, muy educado, pero poco locuaz. Se manejaba con dificultad en francés y no se trataba más que con españoles..”, Le Croix 05-06-1906; lo que no encaja con el hecho que Morral se desenvolvía con soltura en varios idiomas, incluido el francés. Así se deduce de la documentación incautada en el registro de la sede de la Escuela Moderna, o el testimonio de Teresa Claramunt. Ver, Pradas: Teresa Claramunt, la virgen roja barcelonesa. Biografía y escritos. Virus, 2006, p. 308. También, La Publicidad-Barcelona 14-06-1905; El País 08-03-1907.

  • 5MALATO: Memorias de un libertario, Le Peuple 28-03-1938. Las continuas referencias en esta obra al problema andaluz, nos retrotraen al papel jugado por Acracio Progreso en las revueltas campesinas andaluzas de aquella misma primavera de 1905. Además, en una de los pasajes se menciona a un exiliado polaco, la misma nacionalidad de quien acompañó a Acracio en uno de los mítines de la campaña pro-presos de Alcalá del Valle, celebrado en diciembre de 1908 en Oporto, ..“Reinado, usurpación, tiranía; cuestión de palabras. Tiranía es no solo todo reinado más o menos legítimo, sino todo poder”, Estevanez: Resumen de la historia de España. Publicaciones Escuela Moderna, Barcelona, 1904, p. 121. También, Estevánez: Mis memorias. Editorial Tebas, Madrid, 1975, p. 278; Estevánez: Pensamientos Revolucionarios. Olañeta Editor, Barcelona-Palma, 1978, pp. 31 y 43; Masjuan: Un Héroe trágico. Ob. Cit, pp. 167 y ss.

  • 6El BIEN Publico 15-06-1906. Si a Farrás le localizamos con ese nombre en París al menos desde mayo de 1904; parece que Aviñó llegó en octubre, siendo él quien utilizó entonces la documentación falsa de Alejandro Farrás para registrarse en noviembre en la rue Maître Albert. Para los que, basados en datos policiales franceses, sostienen aun hoy día que Aviñó era Farrás, se puede ver, Pons: Imatge policial i política francesa respecte la Catalunya espanyola, 1895-1914. Tesis Doctoral, Universitat Autónoma de Barcelona, desembre 2015.

  • 7Les TEMPS Nouveaux 02-12-1905. En octubre se supo que Aviñó estaba huido en Bélgica, siendo acogido en casa de un compañero y de ahí se fue a América. Cabe tener-en cuenta que los datos que dio el supuesto Alejandro Farrás al domiciliarse en París en noviembre de 1904, no coincidían con los del cerrajero barcelonés homónimo, altura, fecha de nacimiento; como tampoco coincidía con la de Eduardo Aviñó. También, El Liberal 10-11-1903, 20-06-1905; La Época 16-06-1905.

  • 8La CORRESPONDENCIA de Valencia 11-04-1918. El autor confeso fue el antiguo cajista Jaime Sanromá Homs [Tarragona, 1880], alejado de las luchas sociales y empleado como dependiente del circo Price y sereno del barrio. Sanromá había comenzado muy joven en los grupos de acción y ya en 1900 había sido condenado por atentado. Conoció a Aviñó en 1903 y le involucraron en el atentado contra la casa de Tresols, desapareciendo Aviñó y quedando Sanromá en la capital, al carecer de cargos contra él por haberse alejado de Aviñó. Por su relación con éste, fue tildado de confidente, acosado y varias veces encarcelado -en noviembre de 1904 por el atentado de la calle de Ferrán y tras el de París-; siendo después deportado a Siétamo en el verano de 1909. Tras larga condena fue indultado, y en 1928 se inició una campaña de solidaridad en la prensa pidiendo la restitución de su empleo. También, La Publicitat-Barcelona 07-11, 06 y 09-12-1903, 09-04-1918; El Liberal 20-06-1905; Museo Criminal 01-07-1905; La Época 21-09-1904; El Bien Público 19-10-1905; El Sol 11 y 12-04-1918; La Libertad 10-05-1928.

  • 9La LANTERNE 05-07-1905. Procesado Jesús Navarro en Barcelona por un delito de lesa majestad, debió ser bien acogido a su llegada a París, ya que, durante su estancia en Madrid hasta agosto de 1903, había sido dirigente de la sociedad de Albañiles, en la que también había militado Pedro Vallina -hasta noviembre de 1902-. Gracias a Nicolás Estevánez Navarro pronto consiguió trabajo en la Casa Garnier, donde se ocupaba de la correspondencia española y luego como traductor.

  • 10NAVARRO: Dos Pueblos, París, Mayo de 1905, El Porvenir del Obrero 02-06-1905. Además del polaco Sigfrido Nacht o la nihilista rusa Nora Falk, la conexión eslava nos lleva a Federico Stackelberg, emigrado político con muchas décadas de residencia en Francia y al que se implicó en la trama del atentado por su amistad con Malato o Ferrer Guardia. Conocido de los anarquistas españoles desde la década de 1870, habría coincidido con Navarro en el congreso de Roma, septiembre de 1904, donde Stackelberg acudió como delegado de una logia parisina. Además, desde principios de 1905 emprendió un viaje por la península ibérica para hacer estudios astronómicos, permaneciendo acompañado por Ferrer Guardia al menos hasta agosto. También, La Revista Blanca 15-09-1931.

  • 11DALMAU: Jesús Navarro Botella, maestro racionalista, activista anarquista y editor. Hispania, 2015, vol. LXXV, nº. 249, enero-abril, págs. 142. Según un informador policial, tras residir un tiempo en casa de Vallina, se hacía llamar Senis Navarro y alquiló una habitación junto al valenciano Juan Ortega Ruiz, expulsado de Francia el 10 de junio. Ante la inminencia de su expulsión a Inglaterra, firmó junto a Fermín Palacios, Enrique Castells y José Prats una carta publicada en L’Intrasigent -12/07-, en la que se declaraban inocentes de los cargos de asociación de malhechores que se les imputaban.

  • 12El DILUVIO 02-02-1937. Dispuestos a cooperar en la resolución de los problemas que la realidad planteara, los miembros de la ALAH destacaron en el plano asistencial, ateneístico, editorial y realizaron una gran tarea de solidaridad intergeneracional. También, El Defensor de Córdoba 12-03-1937.

  • 13El PUEBLO-Valencia 16-10-1905. En la imagen comparación entre las firmas de Alejandro Farrás en 1904, Eduardo Ferrás en 1905 y 1923, y Mateo Morral firmando como Intransigente; y desgraciadamente no ha sido posible conseguir la firma de Fernando Vela, por ejemplo cuando en 1937 fue elegido miembro del ayuntamiento, cuyas actas no aparecen firmadas por los concejales asistentes. También, Le Petit Parisien 29-06-1905; La Publicidad 15-10-1905.

  • 14FERRÁS: El Hombre y la creación. Renovación Proletaria, Sevilla, 1923, p. 1. Tenía a su nombre varias canteras en Tarragona entre 1918-20, fue autor de algún drama –Remordimiento, 1918-, y firmó otra obra para la colección de La Novela Roja, El Traidor y la Recompensa, 1923. También, Iñiguez: Enciclopedia histórica del Anarquismo Español. Vitoria, AIP, 2008.

  • 15DIARIO de Reus 20-10-1905. Imagen de Eduardo Ferras, La Unión Ilustrada 18-04-1918. También, L’Aurore 20-12-1907; La Época 13-11-1907; El Día 15-11-1907.

  • 16ÚLTIMA Hora 01-02-1937. Recordemos que Fernando Vela, además de tipógrafo, fue peluquero en la plantilla del Farrusini, y mantuvo contactos con la sociedad de barberos y peluqueros de Valencia hasta 1912. Por otro lado, los médicos que le examinaron en la cárcel para dictaminar sobre las torturas denunciadas en el otoño de 1911, apreciaron viejas cicatrices. Tampoco podemos pasar por alto la coincidencia entre la fecha del entierro de Farrás, y el momento en que Vela abandonó su cargo de consejero municipal.

  • 17CARTA de Jesús Navarro a los anarquistas de París desde Río de Janeiro, en Informe de Sannois, 7 de octubre de 1905, AGA: Asuntos Exteriores, embajada española en París, caja 5882. En contra de lo que afirmaban desde la ALAH, Malato también trataba por entonces de cerrar el asunto en algún artículo retrospectivo publicado en la prensa francesa, recuperando la tesis de la autoría de Morral y tratando de disipar las dudas de Jean Grave respecto al papel sospechoso que jugara Harvey en el atentado. También, Le Peuple 24-03-1938.

  • 18ACRACIO Progreso: Carta desde París del 24 de julio, en El Porvenir del Obrero 05-08-1904. Sería en 1904 cuando comenzó a ser denunciado públicamente por Urales y otros militantes de la zona andaluza, salpicando también a su amigo Acracio Progreso-Francisco Ferrer. Vallina tardó años en creer en las denuncias contra Paulet, y por la fecha en que Malato hizo la denuncia, enero de 1911, quizás fuera Vela, que entonces andaba entre Lyon y Ginebra, quién motivó el artículo de Malato tras tener conocimiento de la muerte de Paulet -diciembre, 1910-, ..[Paulet] continua con la labor de infiltrado en diversos agrupaciones españolas..”, Malato: Les Temps Nouveaux 21-01-1911. Paulet había fijado residencia en París desde 1901, apenas hay rastro de él salvo la asistencia de Ferdinand Paulet al congreso librepensador de 1902 que tuvo lugar en París, donde se redactó un saludo para El País rememorando La Gloriosa. En julio de 1911 el ministerio de trabajo francés concedió una mención honorífica por servicios prestados a la comunidad a Ferdinand-Paul Paulet, director del orfanato de los ferroviarios de París. Ver, Le Libertaire 18 al 25-03-1906; Le XIX Siecle 29-09-1902; Le Journal officiel de la Rèpublique Française 27-07-1911. También, Vallina: Crónica de un revolucionario. Solidaridad Obrera, París, 1958, p. 36.

  • 19Las DOMINICALES del Librepensamiento 03-06-1892. Desde 1882 situamos en Amiens a F. Paulet -que algunos citan como Francisco-, como corresponsal de Le Droit Social y activista de las juventudes anarquistas –Le Greve, 1884-; quien además se carteaba con Luisa Michel en nombre del grupo Les Parias Picards, 1887. Quizás fuera el Paulet, amigo de Augusto Vaillant, junto al que habría fundado el grupo anarquista y el Círculo Filosófico de Choisi Le Roi a finales de la década de 1880, y según la policía emigrado en 1891. Puede que dejara Andalucía, ya que Paulet encabezaría el sindicato de zapateros durante la huelga declarada a mediados de 1893 en Amiens, pero volvería a desaparecer de allí en enero de 1894. En cualquier caso llegaría a residir durante años en el sur de España, ya que se casó con una andaluza, colaboró en periódicos de la región y en 1899 dirigía una escuela laica en Arcos de la Frontera. Ver, La Humanidad 26-08-1871, 30-03-1872; Las Dominicales del Librepensamiento 08-12-1888; El Socialista 06-09-1889.

  • 20MALATO: Les Temps Nouveaux 21-01-1911. Vinardell, que era miembro de una logia en la que había anarquistas -¿Malato?-, fue el animador del Centre Catalá de París y presidente de la Junta de París del partido republicano, que en los meses previos al atentado adquiría un claro tono revolucionario catalanista, para solo unas semanas condenar el suceso y pasar a posiciones centralistas. Alertada la policía barcelonesa del rol jugado por Vinardell, pidió en agosto de 1905 informes a sus colegas franceses sobre sus conexiones con los anarquistas, que se apresuraron a desmentir formalmente. De Gilles, nada se sabe; pero Sannois se ofreció como informador de la embajada desde mayo de 1904, y al parecer tenía su principal fuente de información en un anarquista francés; y continuó ejerciendo esta tarea hasta 1911.

  • 21REPARAZ: El Debate 21-03-1921. Vinardell y Gonzalo de Reparaz coincidieron en París desde 1903, en la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera y, en mayo de 1905, en la revista París-Quixotte, que conmemoraba el tricentenario del Quijote, ..Niegue quien quiera las relaciones íntimas entre los republicanos llamados de acción y los propagandistas por el hecho. Yo las tengo por ciertas, y si las pruebas materiales no salen hoy a la luz saldrán mañana. Aquí, en París, Malato, Vallina y otros cuyos nombres deliberadamente omito, no han dejado de estar en relaciones con los republicanos de Barcelona, Valencia y Madrid”, Reparaz: La Cruz 17-06-1906. Reparaz también recibiría una pensión en junio de 1936 al mismo tiempo y por las mismas razones que Vinardell. Ver, Clara: El delícte periodístic d’Artur Vinardell. Revista de Girona. También, L’Humanité 27-11-1909; La Revista Blanca 15-09-1933; El Pueblo 24-11-1936; Heraldo de Tortosa 19-01-1937.

  • 22REPARAZ: El Bien Público 19-06-1906. A pesar de que sus labores de espionaje en los círculos ácratas parisinos fueron las que le ocuparon más tiempo, no le dedica a ello muchos párrafos ni en sus libros ni en sus artículos, aunque insistió en ello, ..“La bomba de la calle de Rohán estaba destinada al palco de Loubet y de D. Alfonso, y si estalló en la calle debióse á que alguien evitó que estallase en el mismo teatro. Es esta una historia para contarla aparte. Creo que no solo anarquistas anduvieron en aquel atentado [..] y que el golpe venía preparado de Barcelona”, Reparaz: Aventuras de un geógrafo errante. Wiss-Sintes, Berna-Barcelona, 1921-22, p. 168. Ver, Álvarez: Alejandro Lerroux. El emperador del Paralelo, Ed. Síntesis, Madrid 2005 pp. 115, 257 y ss. También, Vida Marítima 30-07-1906.

  • 23LUZ-Madrid 28-07-1933. Desde la década de 192o, Reparaz perteneció a la Penya dels Vells del Ateneo de Barcelona, y pasó en este periodo de la derecha republicana, a posiciones cercanas a la izquierda catalanista, mostrándose muy activo en el periodo revolucionario ya en clave libertaria; por ejemplo como asiduo conferenciante de la ALAH. Acabó convertido en una de las plumas más valoradas en los medios confederales y murió unas semanas después de llegar a México, 21 de junio de 1939; siendo considerado el primer confederal caído en el exilio mexicano. Ver, Anta: Gonzalo de Reparaz. Intelectual Errante. Tesis Doctoral, Universitat de Barcelona. También, Solidaridad Obrera 25-02-1938; Le Figaró 23-06-1939.

  • 24DECLARACIONES de Andrés Navarro, en Mi Revista 01-03-1937. El ex-anarquista Juan Rull Queraltó, confidente y responsable directo de buena parte de los atentados que se produjeron en Barcelona entre 1904 y 1907, fue juzgado en la primavera de 1908 declarando que Tomás Herreros y Francisco Miranda habían sido quienes enviaron desde Barcelona las bombas empleadas en el atentado de París, ..“un tal Andrés Roig (a) Navarro manifestó a determinadas personas que un amigo suyo, llamado Juan Rull [..] aparentaba saber quienes eran los terroristas..”, López-Serrano: Descubriendo los misterios o detective a la fuerza. Imprenta Artística Española, Madrid, 1913, p. 51.

  • 25ABC 26-03-1908. Buen amigo de Rull fue Salvador Seguí, detenido en julio de 1907 implicado en el atentado de la Rambla de las Flores -la bomba iba en un bote de pintura-; quien a su vez siempre fue buen amigo de Acracio Progreso-Francisco Ferrer-Fernando Vela. También, Viadiu: Fragmento del libro Salvador Seguí, en Acció Sindical 11-03-1937.

  • 26DECLARACIONES de Ignacio Dalmau en el Congreso de los Diputados, La Gaceta de Tenerife 22-08-1910. Rull fue desenmascarado en el verano de 1906, a raíz de las revelaciones que desde Marsella sostenían dos antiguos miembros del Comité Antimilitarista de Barcelona allí exiliados, Pedro Soteras y Amadeo Lluan, éste posiblemente involucrado en la trama del atentado de París. Rull afirmó durante el juicio en 1908 que conocía a los autores del atentado de París, pero sin concretar, y acusó a Lluan de haber intentado asesinar al policía Memento en agosto de 1905 a las puertas de la cárcel de Barcelona. También, El Porvenir del Obrero 17-08-1906.

  • 27BONAFOUX: Más sobre Farrás-Morral, El País 08-03-1907. Navarro Selma pudo haberse relacionado en Barcelona con lo que estaban al tanto del complot de París contra el rey, y Rull realizó al menos un viaje a Marsella y París en mayo de 1906 para tratar de averiguar algo sobre la trama que se urdía para atentar por segunda vez contra el monarca.

  • 28VELA: Los Ídolos Falsos, El Pueblo-Valencia 26-09-1937. Dependiente del Comité Ejecutivo de Valencia y de la Delegación de Justicia, Vela pudo haber influido en el decreto que anuló todos los juicios políticos y sociales pendientes y que afectaran a probados luchadores antifascistas, ..“los registros parroquial, de la propiedad y municipal, en muchos pueblos han desaparecido, y nadie se lamenta de ello..”, Acracio Progreso: Tierra y Libertad 29-10-1936. También, Santacreu-Girona: La hora de la revolución: Comités para la guerra y la revolución; en La guerra civil en la Comunidad Valenciana. Ed. Prensa Valenciana, Valencia, 2006, Vol 6, pp. 52 y ss.

  • 29El PUEBLO-Valencia 28-11-1937. A principios de agosto de 1911 se dice que hubo una reunión en París a la que acudió el autor del atentado de París y donde se discutió la posibilidad de acabar con Canalejas. Allí se supone que estuvo también el legatario de Ferrer Guardia, Lorenzo Portet, quien sabemos que por entonces rechazaría una oferta de un grupo anarquista cercano a la Escuela Moderna de Valencia -en el que estaba Fernando Vela / Acracio Progreso-, para tratar de dar continuidad a la Casa Publicaciones de la Escuela Moderna, suspendida judicialmente. Ver, G. Marhuenda: El Otro Ferrer, la Escuela Moderna de Valencia. Alacant Obrera, 2017.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.