Ha llegado el momento de hablar de Quico Ferrer, al que todos apodaban igual que a su abuelo, y con quien tantas cosas tuvo en común: por ejemplo, en que ambos murieron a consecuencia del coletazo rabioso de la contra-revolución.

Quico FerrerHabía regresado a la península con su madre justo tras la proclamación de la República, y se mantuvo desempeñando su oficio de carpintero en la Universidad Industrial de Barcelona, al tiempo que mantenía en un segundo plano su militancia. Sin embargo, él y su compañera hubieron que dejar la ciudad en la segunda mitad de 1934 rumbo al norte, tras ser detenidos sus amigos, los revolucionarios italianos Giuditta Zanella e Ilario Margarita, que vivían acogidos en su casa del barrio de Sans -calle de Galileo, 104, 2º 2ª- desde 1932.

Fue, como el abuelo, bueno y generoso. Francisco había nacido en París en 1909. Con la caída de la monarquía de los Borbones, llegó rápido a España. Veía la aurora de la Revolución Social…Estaba en Barcelona cuando sobrevino la traición militar-fascista.”1.

Quizás volvieran a París donde lo sitúan en 1935, pero lo que es seguro que estaba de regreso en Barcelona con su hermano Emilio antes del 19 de julio. Así mismo, es más que probable que combatieran el levantamiento fascista en las barricadas de la ciudad y que, como tantos otros voluntarios internacionales, marchara(n) al frente en varias ocasiones y alistado en diferentes unidades milicianas.

A pesar de que a alguien le pueda parecer extraño, está confirmado que a pesar de sus vínculos con los medios anarquistas, Quico estuvo afiliado a un partido de nueva creación, el Partit dels Socialistes Unificats de Catalunya [PSUC]; siendo lógico pensar que se hubiera alistado de seguido en las milicias de esta organización, que formarían luego la columna Carlos Marx.

Así lo confirmarían quienes sitúan a Quico enrolado en la columna Ascaso, llamada Columna Norte de Aragón, donde por cierto estuvo integrada la columna Carlos Marx, todos ellos luchando más o menos unidos en el frente de Huesca.

Esta noche se ha luchado fuerte en la Sierra de Alcubierre y en la ermita. [..] Esta victoria ha sido posible por una fusión de Mando de la División Carlos Marx y Ascaso”2.

Todo indica que Quico y su hermano Emilio, por adscripción política al PSUC e incluso por su cercanía casi familiar a los hermanos Ascaso, decidieron sumarse desde un principio a la columna Norte de Aragón; en concreto junto al grupo de unos 25 milicianos franceses, que aparecen adscritos al Batallón Italiano.

Sin embargo, debido a una afección cardíaca que sufría Quico a consecuencia de un antiguo accidente de trabajo, le granjeó la carta de invalidez militar al poco de su alistamiento.

En este punto y hasta finales de octubre, tenemos un vacío de información en su trayectoria; aunque se dice que acabó destinado a servicios auxiliares de retaguardia, destinado a su anterior ocupación en la Universidad Industrial de Barcelona.

No será hasta principios de noviembre, cuando volvamos a saber de Emilio y de Quico, ya que por entonces los conoció en Barcelona el anarquista italiano Bruno Salvadori, alias Antoine Giménez, miliciano delegado del famoso Grupo Internacional de la Columna Durruti [GICD], quién pasaba unos cuantos días de permiso tras la batalla Perdiguera.

Seguramente, Giménez les informó del desgaste que había sufrido el GICD en los últimos combates de Perdiguera, 16-17 de octubre, donde sólo quedaban disponibles 70 de los 240 milicianos del GICD, entre muertos y repatriados.

Aquesta presentació amb diapositives necessita JavaScript.

Quico y su hermano no lo dudaron un instante, y se incorporaron de seguido a la Columna Durruti [CD], uno con el nombre de Jean Ferrand, y el otro como Emile Ferrero.

..después de una corta visita al sindicato, Lorenzo me llevó con unos amigos donde conocí a Francisco y Emilio Ferrer, nietos del fundador de la Escuela Moderna. [..] Francisco decidió venirse con nosotros a Aragón.”3

Hablar de los orígenes del GICD y la fama que adquirieron como unidad de choque en el frente de Aragón, nos obliga a remontarnos al 23 de julio de 1936, fecha en que partió la columna de unos 2.000 componentes, llamada inicialmente Durruti-Farras y definida por Carl Einstein como una comunidad sindical de combatientes.

Estabilizado el frente a 30 km de Zaragoza, se creó el GICD a partir de un grupo de unos 25 extranjeros, que ya estaban en Barcelona desde antes del 19 de julio.

Inicialmente integrados en la Centuria nº 24, la mayoría eran franceses, pero también había suizos, alemanes e italianos. Desde los primeros momentos, los del GICD adoptaron una organización interna autónoma y adquirieron merecida fama tras participar de forma decisiva en las tomas de Osera, Farlete, Siétamo o Loporzano, y en los combates de Pina y Quinto de Ebro. Sus golpes de mano, tras las filas enemigas, eran especialmente temidos por los fascistas.

El grupo fue creciendo conforme pasaban las semanas hasta constituir la llamada Centuria Sebastián Faure a finales de agosto; sin embargo, esta unidad fue perdiendo efectivos y fue una de las que más bajas sufrió en la batalla de Perdiguera; por lo que hubo de ser reorganizada, entre otros incorporando a un grupo de franceses e italianos llegados desde el Batallón italiano de la Columna Ascaso -Mateotti-. Como puso ser el caso de Emilio y Quico.

Más o menos por entonces, se formó también en el seno del GICD la Centuria Sacco y Vanzetti, compuesta por combatientes anglófonos, en especial americanos; a los que se sumarían un contingente de unos 50 germanos a principios de noviembre, muchos de ellos socialistas y comunistas antiestalinistas, que llevarían el nombre de Centuria Erich Mühsan.

..el sobrino de Francisco Ferrer, uno de los primeros combatientes del Grupo Internacional en el frente de Aragón..”4

A quien pueda sorprender leer, que Quico no fue el único marxista -no alineado- en el GICD, podríamos invitarle a consultar los registros documentales de la Casa de los Voluntarios, que es donde acudían los voluntarios extranjeros para alistarse en las milicias de la CNT-FAI, donde se hallan muchas fichas en las que no aparece mencionada la filiación anarquista del miliciano, y figuran simplemente como antifascista o incluso comunista.

Más sencillo resultaría hojear El Frente, boletín de prensa de la CD aparecido a mediados de agosto de 1936, rotativo que dependía del Comité de Propaganda y Prensa, y daba voz a todas las sensibilidades revolucionarias presentes entre los 6.000 milicianos que llegó a tener la CD.

..Algunos días más tarde [mediados de octubre de 1936], nuestro destacamento estaba listo para marchar al frente. Nuestra unidad se llamaba Centuria Sebastián Faure [..] y se componía en su mayoría por anarquistas, pero había también comunistas..“5

Seguiremos aportando datos sobre la heterodoxa composición del GICD, también llamado Grupo Internacional Antifascista; pero debemos señalar ahora, que en esta etapa de Quico en el frente, el GICD no participó en muchas batallas.

Eso sí, antes de que acabara el año, Quico y Emilio debieron tomar parte en el ataque a Villafranca y Nuez de Ebro, entre finales de noviembre y principios de diciembre, que hubo de abandonarse por falta de coordinación con otras unidades de la zona.

Después, el frio y la inactividad bélica en el frente aragonés, llevó a que muchos se entregaran a la labor colectivizadora en los pueblos de la retaguardia, y a sostener algunas escaramuzas de las tropas fascistas.

También nos consta que Quico había sido elegido delegado del Grupo Internacional Antifascista, que fijaron su campamento en Velilla de Ebro. Con este cargo viviría el proceso de militarización iniciado a finales de 1936 y que fue objeto de tensos debates en el seno del GICD, que optó por unanimidad en una asamblea celebrada a finales de año, aceptar la propuesta de mantener activos los Consejos de Soldados, emanada de los alemanes del GICD.

Así lo confirmó él mismo en un reportaje que se realizó sobre el GICD en diciembre de 1936.

..al despedirse de nosotros uno de los camaradas delegado del Grupo y nieto, por cierto, de Ferrer y Guardia, nos decía: Haced notar en vuestro reportaje que nuestro único deseo es tomar parte en nuevos y prontos ataques..”6.

Pocas semanas después de hacerse pública esta entrevista, Quico fue herido de gravedad durante una de las batallas más duras que afrontaron en aquellos meses, la toma frustrada de la Ermita de Santa Quiteria, en la segunda semana de abril.

vista frente_Posición Ermita de Santa Quiteria_1937Aunque Quico no debería haber estado ahí, la urgencia de la situación provocada por la descoordinación de las unidades republicanas y la superioridad en armamento del enemigo, había obligado a tomar el fusil a todos los hombres disponibles y combatir a pecho descubierto en la defensa de aquella posición, que se consideraba clave para avanzar sobre Zaragoza.

Los del GIDC intervinieron en apoyo de la división Carlos Marx, que habían tomado a sangre y fuego dicha posición unos días antes y estaban contra las cuerdas, pendientes de una cobertura aérea que nunca llegó, y que concluyó con graves pérdidas humanas y logísticas..

Día 17, sábado [..] Se dice ahora que la Columna Ascaso es la que más hombres perdió en el ataque a la ermita y que la traición tuvo lugar en el campo de aviación de Sariñena [..] Dicen que delante de la ermita aún quedan compañeros heridos abandonados, en agonía monstruosa, gritando desesperadamente que los salven..”7.

Hospitalizado Quico en Barcelona a raíz de aquello, con restos de metralla aun en su cuerpo, sobrevinieron los enfrentamientos de mayo. Y no estaba solo, ya que también se encontraban en la ciudad, en fase de reorganización, la mitad de los efectivos del GICD, que eran los que quedaban vivos después del fracaso de Santa Quiteria.

Aunque no está claro si los hechos se produjeron el 4 o el 5 de mayo, sabemos que todo se desencadenó al ser interceptado en la calle París e identificado de malas maneras por una supuesta patrulla de guardias que portaban brazaletes del PSUC. Tras la resistencia de Quico a entregar su pistola, o quizás al identificar algún distintivo como miliciano de la CD, fue agredido y tiroteado en plena calle. Se cuenta que éstas fueron sus últimas palabras..

..Habéis muerto a uno de los vuestros; estoy convaleciente de las heridas recibidas en el frente de Aragón, en la Ermita de Santa Quiteria. Soy nieto de Ferrer y Guardia..”8

Quico recibió múltiples impactos de bala, a quemarropa, y fue trasladado al Clínico donde murió tras 24 horas de agonía. Diversas fuentes apuntaron que, lejos de obedecer su muerte a un acto fortuito, resultado de la tensión que se vivía en las calles de Barcelona, fue asesinado con alevosía por elementos de la GPU stalinista, los mismos que quitaron de en medio el martes 4 de mayo, a quien había sido uno de los máximos dirigentes de la Columna Ascaso hasta su militarización forzosa en marzo, Domingo Ascaso, que defendía un hotel de la Vía Durruti frente a los guardias de asalto.

Sin dudarlo, el periódico Guerra di Classe, fundado por Camilo Berneri, también asesinado esos días, atribuyó la muerte de Quico a elementos comunistas. Aunque por sus propias palabras recogidas en una carta, publicada semanas después en Le Libertaire, algo se olía..

Después, como tú dices, de tantos ataques, me decidí a reincorporarme al frente. Es un milagro que siga vivo. Pero después de haber reflexionado mucho estoy decidido a morir. De seguro que muchos otros podrán llegar a reemplazarme en el frente. Por otra parte, no serán tan experimentados como nosotros. Soy consciente de lo que hay que hacer, aunque sepa lo que me espera, y deba hacer un gran esfuerzo de voluntad para resignarme..”9.

Como es costumbre en estos casos, se impuso la censura sobre los hechos, siendo difícil localizar alguna mención específica en la prensa, ni siquiera sobre el entierro de Quico que tuvo lugar el día 7.

A pesar de que no hemos podido localizar ninguna referencia en los archivos de la UGT que confirmara la militancia socialista de Quico, sí se ha podido encontrar a un Francisco Ferrer, afiliado al PSUC y al SRI, en un documento depositado en el archivo de Salamanca. Y por otro lado, también existe una nota oficial publicada en la prensa y referida a los militantes de la UGT-PSUC muertos o heridos en las jornadas de mayo, con una mención de agradecimiento de la familia de Quico..

..La familia de Francisco Ferrer da las gracias a los compañeros y amigos que han asistido al entierro del nieto de Francisco Ferrer y Guardia”10.

Confirmada la doble militancia de Quico Ferrer, cabe añadir que no fue para nada una excepción entre ..los del gorro negro, como eran conocidos los del GICD, ya que muchos revolucionarios de todos los matices y rincones del mundo se sintieron atraídos por el magnetismo y el empuje inicial de Durruti; en especial en la vecina Francia, donde habían calado las campañas reclamado su liberación en la década anterior.

Como hemos podido leer hasta aquí, lejos de ser una unidad exclusivamente anarquista, se advierte cierta diversidad ideológica en el GICD, así como en otros batallones de extranjeros adscritos a diferentes milicias anarquistas. Así puede comprobarse a través de la que fue la bandera del GICD, que vemos en la imagen-, y que incluye la hoz y el martillo al lado de la palabra Internacionales. Y no sería la única que hemos encontrado. De hecho, lo de usar emblemas comunistas en enseñas de unidades milicianas anarquistas, se repite en alguna otra unidad de voluntarios internacionales, como por ejemplo el Grupo Rakosi – o Rakovsky-, enrolado en la Columna de Hierro; o el llamado Batallón Británico.

Farlete, 30 octubre de 1936. Os escribo para deciros que somos una docena de compañeros de la CGTSR en el Grupo internacional, y que somos actualmente 52 venidos un poco de toda Francia..”11

Incluso podríamos personalizarlo en quien fue testigo y denunció públicamente el asesinato de Quico, Giuditta Zanella, que empezó siendo socialista y acabó militando en las filas libertarias.

También podríamos citar al intelectual comunista alemán Carl Einstein, que con más de 50 años se vino para España, se alistó en el GICD y fue herido en combate en el otoño de 1936. Un caso similar al de Edi Gmür, simpatizante comunista suizo que llegó a la península en las navidades de 1936 y se enroló en la centuria alemana del GICD.

..fue tiroteado por la Guardia, porque no se dejó desarmar. Estaba aun herido desde lo de Santa Quiteria. Fue un buen camarada..”12

Se puede decir que los encargados de guardar la memoria de Quico, además de su familia por supuesto, fueron los milicianos extranjeros que habían luchado a su lado, como los miembros del GICD que acudieron a su entierro. Eso sin olvidar, según el italiano Tobia Imperato, a los viejos anarquistas de Turín, supervivientes de la guerra en España, que tuvieron durante años un gran retrato de Quico en un lugar preferente de su sede.

Salimos de la caserna hacia el hospital, para rendir los últimos honores al general Francisco Ferrer. [..] Acompañamos al coche fúnebre hasta el cementerio. Otros dieciocho coches pasaron delante de nosotros, marchando al trote, sin compañía ni coronas. Víctimas anónimas de la Revolución..”13

Lo que está claro es que a partir de ese mismo día 7, comenzaría el goteo de detenciones de los incontrolados del GI, y que todo ello supuso el principio del fin de esta mítica unidad miliciana.

26 División Durruti_noviembre 1938Los restos del GICD fueron primero rebautizados como Batallón Internacional -1oº Batallón internacional de choque de la 26 división-, junto al resto de milicianos extranjeros adscritos a regimientos confederales, a excepción de los italianos.

Sin Quico ya entre ellos, se reincorporaron al frente a principios de junio; aunque sería disuelto definitivamente el 22 de julio, tras la ofensiva sangrante en Monte Oscuro, y negarse a seguir combatiendo por falta de armas y víveres.

Creo que estamos a un paso de la gran batalla. [..] Formaremos un batallón bajo mando francés. Estamos poco preparados para un locura semejante. Cuando nervio han de tener para resignarse a recibir una lluvia de metralla. Ojala se constituya, porque creo que es mi deber..”14

Después de aquello, una parte de ellos optaron por integrarse en la XII Brigada Internacional, mientras que la mayor parte acabaron volviendo a sus países de origen, sin escatimar críticas a la política de colaboracionismo por la que se había decantado la CNT-FAI.

Conocida la participación en la revolución española de alguno de los nietos del insigne pedagogo de Alella, como milicianos anarquistas y en el caso de Quico y Emilio también como militantes comunistas, comprobamos que, como a su abuelo, a Quico también resultaba difícil encuadrarle políticamente. Una actitud netamente librepensadora que resultó demasiado provocativa para las mentalidades de la época, y por ello eliminado en aquellas jornadas de mayo como tantos otros que se volvieron molestos para propios y extraños.

Ilustracion_revolución española_Ideas 11-02-1937

Este texto ofrece, pues, otra visión sobre la participación extranjera en la Columna Durruti, sancta sanctorum de la revolución social en España, y esperamos haber hecho pensar un poco, tanto a los anarquistas del metaverso, como a los catedráticos del marxismo.

Todo indica que aun no estamos preparados para admitir, que el nieto de Francsico Ferrer Guardia fue un militante comunista, que llegó a ser delegado político del Grupo Internacional de la Columna Durruti, y que murió en las calles de Barcelona por disparos de la GPU en mayo de 1937.


NOTAS:


  • 1RAPPEL l’entretien avec Yudith, Guerra di Classe 19-07-1937. Precisamente en agosto de 1932, se había producido la detención en el nº 104 de la calle Galileo -2º, 2ª- de una anarquista italiana o suiza, según las fuentes, llamada Judith Joseph -también apellidada Bonets-. En ese mismo domicilio residía su compañero Avelino Iglesias, detenido unos días antes; un supuesto militante de la FAI del que no hemos hayado más datos. Ver, El Diluvio 27-07-1932; El Día Gráfico 06-08-1932.

  • 2GUTIÉRREZ: Diario de un miliciano. El citado Batallón Italiano, formado por anarquistas y republicanos, tomó el nombre del socialista Giacomo Matteotti a mediados de agosto -luego Giustiza e Libertà-; y entraron en combate en Monte Pelado, 28 de agosto. También, Ferrer.

  • 4La RÉVOLUTION Prolétarienne 10-06-1937. Consta la presencia de otro Grupo Internacional en Sástago, formado a partir de los anarquistas franceses que salieron de París el 22 de julio, e integrados en la Columna Hilario-Zamora. Allá por octubre de 1936, se localiza otro en la Columna Ortiz, auto-denominado Grupo Internacional de Puigcerdá. Compuesto por unos 150 milicanos franceses, alemanes, húngaros e italianos, sufrieron graves bajas en Belchite a finales de año, y muchos de ellos pasaron al GICD en enero. Ver, Le Libertaire 25-09 y 23-10-1936;Giustizia i Libertà 02-10-1936. También, Enzensberger: El corto verano de la anarquía (vida y muerte de Durruti). Ediciones HL, 2006, p. 138.

  • 5SOSSENKO: Aventurero idealista. Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2004, pp. 114-115. Según el anarcosindicalsta alemán Paul Thalmann, enrolado en el GICD en enero de 1937, había un grupo de unos 20 marxistas, que formaban un grupo compacto. Entre los franceses del GICD caídos en combate en los primeros meses de guerra, localizamos a Georges Chaffangeon y Bernard Meller, miembros de las Juventudes Comunistas de Lyon y París, a Jean Trontin, de la Sección Socialista de Oyonnax, y al comunista parisino René Gallissot.

  • 6QUICO: Mi Revista 15-03-1937. Quico debió integrar la sección francesa de la CNT en Barcelona, donde encontramos al comunista Georges Alusse; y desde marzo de 1937 a Georges Chéron, miliciano del POUM. También enrolados en el GICD, había comunistas como el autriaco Oscar -o Walter- Zimmermann, el suizo Paul Thalmann, o franceses como Louis Brunand y Aimé Turrel, ..Camarades de tous les pays […] Avec votre appui, joint aux efforts de tous les hommes intègres et amants de la liberté, sans distinction de races ni de tendances, nous sauverons, nous en sommes sûrs, l’Espagne et le monde de l’invasion des Barbares modernes..”, Bulletin d’information CNT-FAI, Section Française, 30-11-1936. Ver, Sill: Le volontariat étranger antifasciste durant la guerre d’Espagne [1936-1938]. TD-Université Paris sciences et lettres, 2019. También, Tierra y Libertad 28-11-1936; Le Libertaire 04-12-1936, 01-01 y 15-04-1937; Espoir 05-06-1966.

  • 7GUTIÉRREZ: Diario de un miliciano. Solo el GICD tuvo más cien bajas en este enfrentamiento, entre heridos y muertos, ..“Lo sucedido ha indignado justamente hasta el máximo a las Divisiones Luis Jubert, Durruti y Ascaso, que sospechan en esto maniobras de tipo político contra ellas..”, Frente Aragonés. Posición Santa Quiteria. También, Abad: Por qué perdimos la guerra. Madrid, Del Toro, 1975, pp. 200-201.

  • 8El DILUVIO 25-06-1937. El nombre de Francisco Ferrer apareció en varios listados de víctimas, y hasta figura en algún inventario como Francesc Emili Ferrer, carpintero de 26 años, muerto el día 4, y atendido en el Clínico. Mejor suerte corrió Rudolf Michelis, miliciano de la centuria Erich Mühsan y delegado del GICD hasta abril de 1937. Tras ser detenido en Barcelona por agentes soviéticos, no saldría en libertad hasta febrero de 1938. Ver, Guillamón: Barricadas en Barcelona. La CNT de la victoria de Julio de 1936 a la necesaria derrota de Mayo de 1937. Espartaco Internacional, 2007, p. 161; Aguilera: Lista de víctimas de los Hechos de Mayo en Barcelona. También, El Diluvio 08-05-1937; La Noche 06-05-1937.

  • 9CARTA de Quico Ferrer, Barcelona 29 de abril de 1937, en Le Libertaire 03-06-1937. La fuente de la información pudo ser el italiano Umberto Marzocchi, que se vio forzado a huir de España en junio. Había sido voluntario en la Columna Ascaso, y luego el encargado de reconocer los cuerpos de Berneri y Francisco Barbieri, asesinados en Barcelona el 5 de mayo, ..“no fue difícil identificar el movimiento político al que pertenecían los perpetradores de estos hechos, ya que eran la misma gente que había matado a Domingo Ascaso, Jean Ferrand (nieto de Francisco Ferrer), al secretario del POUM Andreu Nin, al revolucionario austriaco Kurt Landau, a Marc Rhein y Hans Beimler..”, Marzocchi: Remembering Spain. Italian anarchist volunteers in the Spanish Civil War. Kate Sharpley Library, 2005.

  • 10El DILUVIO 11-05-1937. El 11 de abril, en Barcelona, fue presentado en público el grupo Los Amigos de Durruti, que desarrolló una intensa campaña de propaganda en las semanas siguientes, llenando los muros de Barcelona con carteles que explicaban su programa contrario a la política colaboracionista de la CNT. Ver, Ficha de Francisco Ferrer: CDMH, Dnsd-Secretaría, Fichero, 20, F0104192. También, La revolución acabó en mayo. Documental.

  • 11L’ESPAGNE antifasciste 04-11-1936. Uno de compañeros de la CGTSR era el parisino Henri Lacroisille –Marseille-, que integraba la sección francesa alternativa -con sede en Consejo de Ciento- que fue disuelta en mayo de 1937; siendo detenido en julio por agentes soviéticos acusado de portar armas y encarcelado, ..“nos acordamos de las compañeras y compañeros que vinieron alegremente a ofrecer su vida, pero que no volverán ya más. Recordamos a los caídos [..] en todos los frentes, incluso en Barcelona, cuando los bombardeos -Senateur, Coyne, Ferrand, etc..”, Fortin, Secretario del Grupo Francés: Umbral 10-12-1938.

  • 12MINNIG-GMÜR: Pour le bien de la révolution. Deux volontaires suisses miliciens en Espagne, 1936-1937. Cira, Lausanne, 2006. Otro marxista del GICD, el suizo Franz Ritter, escribió ..“En 1935, yo conocí al Dr Fritz Brupbacher y, en París, al pedagogo anarquista Francisco Ferrer, que más tarde fue abatido en eso que se ha llamado golpe de estado de Barcelona..”, en Ulmi-Huber: Les combattants suisses en Espagne républicaine, 1936-1939. Éd. Antipodes, 2001.

  • 13MINNIG-GMÜR: Pour le bien de la révolution. Ob. Cit. Al entierro de Quico debió acudir Pietro Paolo Vagliasindi, técnico militar en el frente de Aragón y comandante de avituallamiento de la CD con un oscuro pasado fascista, al que Camilo Berneri había acusado de ser un espía. Sin embargo, no se pudieron confirmar sus acusaciones; ..“Poco después y por la misma época, fueron abatidos por la GPU en Barcelona, el socialista inglés Bob Smille y el nieto de Francisco Ferrer, así como algunos otros socialistas menos conocidos”, Goulévitch: Trabajo de la GPU en el extranjero, La Revue Hebdomadaire 10-12-1938. También, Guillamon: El Grupo franco-español de los Amigos de Durruti.

  • 14CARTA de Quico Ferrer, Barcelona 29 de abril de 1937, en Le Libertaire 03-06-1937. Podemos citar el caso del alemán Helmut Kirschey, comunista y luego anarcosindicalista que llegó a España en agosto de 1936, integrándose en el GICD en febrero de 1937 y presente en la batalla de Santa Quiteria. Fue arrestado en mayo, junto a otros anarquistas alemanes en Barcelona y, tras pasar por las checas comunistas, recluido hasta abril de 1938. Ver, La Vanguardia 05-06-1937; Le Libertaire 18-11-1937. También, Guillamon: Benjamin Péret (1899-1959). Poeta surrealista y militante revolucionario.

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.