De los 9.751 casos contra agentes de la autoridad ocurridos en 2016 en todo el estado, el de Alsasua ha sido insólito por lo que acontenció después. A las pocas horas medios de gran difusión hablaban que los agentes y sus parejas fueron “brutalmente agredidos” entre 20 y 50 personas. Pero la “brutal paliza” no casa ni con el parte médico, ni con la versión de los testigos presenciales, ni con la imágenes del vídeo tomado aquella noche. El presidente M. Rajoy dijo: “esto no quedará impune”. COVITE presentó una denuncia por delitos terroristas ante la AN y el caso, finalmente, no se instruyó en Navarra sino en Madrid. La GC arrebató a la Policia Foral la investigación del caso. Innecesarios y exagerados despliegues policiales para detener a nuestros hijos cuando siempre han estado a disposición judicial, encarcelacimiento sin fianza en 1º grado, dispersión, incluso aislamiento en algún caso.

El derecho a la presunción de inocencia, a la libertad, al juez natural, a un juicio justo y a la intimidad y al honor son algunos de los derechos fundamentales que les han sido vulnerados a nuestras hijas e hijos una y otra vez. Ante las muchas irregularidades y arbitrariedad y falta de garantías jurídicas reclamamos JUSTICIA, PROPORCIONALIDAD y LIBERTAD CONDICIONAL mientras la sentencia no sea firme.

AltsasuGurasoak