Jardines de Utopía [I]: MATEO el FLORISTA

00_fLORISTERIA-MateoMorralMateo es una persona cultivada, de buena memoria y con enraizadas convicciones, no por nada es miembro de la cuarta generación de una conocida familia de floristas, proveedores de la Casa real española desde 1906 tal y como reza la orla que tiene en su establecimiento, que incluye la siguiente declaración de principios.

Son las primeras horas del día, la aurora las anuncia por medio de los rayos heráldicos del sol, que empieza la carrera hermosa de la vida; con su presencia las flores, los árboles, los hombres y las bestias recuerdan que viven, que son, que necesitan ser..”1

Tengo que reconocer que las visitas que hago a su pequeña floristería se hacen cada vez más frecuentes porque nos atiende a todos de maravilla, y porque nos tiene ganados con sus sorpresas en forma de notas sobre floricultura integral, que van mucho más allá de la ornamentación.

Unos días nos da sugerencias culinarias de deliciosas recetas, otros nos habla de sus aplicaciones terapéuticas, otras de insospechadas utilidades en la sexualidad humana y animal; pero ese día, cabreado como estaba con la propaganda electoral que se nos cae encima, nos habló del significado de las flores del jardín humano, recordando unas palabras sabias de Elías Reclus, que nos permiten entender el mundo de las flores más allá de su relación subordinada con las mujeres, y más allá de otros usos propios de los sectores más conservadores de la sociedad.

..Symboles du prolétariat, images du commun peuple, les joncs des vasières, les prêles et les roseaux foisonnant dans les marais, toute une démocratie végétale. Par ses goûts, ses passions et ses instincts, la foule est toujours femme; la femme est elle-même fille de la Terre…”2

00_ExLibris_ARiquer_495

Como buen lector y mejor observador que era, Mateo comenzó reconociendo que a pesar del interés que siempre mostraron los obreros por el estudio de las ciencias naturales en general, y el de la botánica floral en particular, nunca destacaron los socialistas españoles de todo orden por sus estudios científicos en este campo quizás por aquello de que no gustaban de la soledad de los hivernaderos ni del silencio de los laboratorios, o simplemente porque su condición social les impedía dedicarse a ello; aunque mencionó honrosas excepciones como Ramón de la Sagra y otros, influidos generalmente por el socialismo utópico.

..Charles Fourler, convino en exponer parte de su sistema de correspondencias. Nos dio algunos retratos de plantas que son verdaderos poemas, espirituales y graciosos...”3

Mateo inició su relato sobre las flores proletarias recordando que las connotaciones políticas de determinadas especies de plantas y flores en buena medida provienen del siglo de la botánica que fue el siglo XVIII, y más concretamente de los años de la revolución francesa; y  asoció aquellas primeras aplicaciones de las flores en política a una moda de influencia europea, mayormente francesa, y rememoró a algunos famosos ilustradores del pueblo como Juan Jacobo Rousseau, interesado por el estudio de las flores, y en concreto devoto de la Vinca, flor silvestre venerada por los poetas franceses; o incluso al revolucionario Camilo Desmoulins, a quien los republicanos franceses de 1789 imitaron adoptando las hojas del castaño, antes de guillotinarlo.

La bella flor de la libertad no florecerá en gran cantidad más que en un terreno así preparado. Vegeta, sin duda, hasta en el terreno áspero y árido de nuestros tiempos, pero la queremos ver abierta y extendida, y no hay más que la solidaridad que pueda abonar el terreno..”4.

Subrayó que exhibir una sencilla flor prendida en el ojal, podía resultar toda una provocación cuando la tensión social aumentaba; y entre otras atribuciones semánticas, las flores rojas también fueron un emblema socialista, alegoría de la sangre del pueblo derramada por el capitalismo, y un color con el que se identificaron tanto socialistas autoritarios, libertarios, así como republicanos; como sucedió durante el entierro de un joven socialista asturiano, en el mes de Octubre de 1935, aniversario de la insurrección asturiana, cuando la guardia civil arrancó con violencia una corona de flores rojas que iba sobre el féretro.

..flores rojas que surgían por todo el territorio, impregnando con su aroma el ambiente. ¡Flores del ideal! ¡Flores que embellecían la primavera del mundo!”5

M00_ExLibris_ARiquerateo nos contó que la flor roja por excelencia, la que a todos se nos viene primero a la cabeza es la desgreñada amapola, que rehúsa los ordenados jardines prefiriendo los fértiles sembrados, y por ello muchos rebeldes y revolucionarios como los miembros de la familia Montseny la invocaron con sus palabras, o sus gestos, aunque para otros la cosa venía casi siempre algo subida de color.

Lo que no queremos es la bullanga, lo artificial, lo deslumbrante, el impido entusiasmo; así es que miramos y miraremos de reojo á esos demagogos de la oposición, á esos tribunos de ocasión, revolucionarios de circunstancias [..] es decir, que nosotros estamos cansados de amapolas y lo que deseamos hoy es trigo.”6

Este viejo redactor de La Bandera Social, sabía al escribir ésto que la amapola solía ser una flor efímera y torva, que primero aparecía tímida para luego extenderse con virulencia primaveral por los trigales, a la misma velocidad que se propagaba la Utopía después de cada derramamiento de sangre del pueblo, porque sabían que detrás del surco que deja la miseria y la muerte podían brotar las rojas amapolas de la rebeldía.

..la semilla esta echada, y que cuanto mayor sea el huracán que se desencadene contra nosotros, más se esparcirá esa semilla, y cuanto más sangre se vierta, más fértil germinará la amapola, esa bella flor que simboliza el plácido y lozano porvenir de la especie humana..”7

Anunciadora del inminente verano y necesitada de los vendavales y ardores de junio, nos señaló que existe una variedad tempranera de ellas llamada impetuosa, proclive a desplazar a otras variedades de amapolas y convertirse en predominante, siendo susceptible de teñir los campos de rojo proletario hasta donde alcanza la vista.00_SecciónGrabado AlegoriadeLaRevolucion 1902

En esta gran tragedia que vivimos florecen los héroes y los mártires como amapolas en sembrado. Y como amapolas arrastradas por el vendaval que es la contienda, también desaparecen sin que apenas quede de recuerdo la roja estela de su existencia. He aquí el dolor..”8

No obstante las dificultades propias de decantarse por una flor determinada, afirmó que de existir alguna capaz de limar asperezas y generar fitofillia en todo el arco socialista, esta sería el clavel, rojo por supuesto.

Según las crónicas, el clavel, cuya patria original es incierta, se estudió y cultivó en Europa sobre todo desde el siglo XVIII y principios del XIX, siendo muy aceptada más allá de sus propiedades botánicas, por ser la primera en florecer, la más duradera y viable en tiestos, con lo cual no tardó en pasar de los lujosos invernaderos a las ventanas de las casas de obreros.

Mientras el alma, indolente, vaga entre sus propias creaciones, una suave melodía llega de algún lugar remoto, una melodía extraña, una melodía exótica que sabe a blancas flores de naranjo y a claveles rojos como lo sangre. Y la dulce melodía fluye, fluye, fluye…”9

Para contar mejor el trasfondo de la historia proletaria de los claveles, el clavel de la aurora y la verdad, recurriremos a un esquivo personaje secundario, Pepet Ferrer Guardia, hermano del fundador de la Escuela Moderna y gran especialista en su cultivo, hasta el punto que la familia de Tolstoi tuvo que recurrir a él para salvar las flores del sabio ruso.


NOTAS:

  • 1ANARQUÍA 01-10-1906. En la imagen, caratula del trabajo del grupo musical valenciano Floristería Mateo Morral, 2010.

  • RECLUS: Le mariage tel qu’il fut et tel qu’il est. Editions de l’Idee Libre, Paris, 1924, p. 12. En los entornos conservadores y burgueses las flores del jardín humano eran las mujeres y se asociaban automáticamente, en el plano sexual, a la flor de la virginidad, ..“La plante, c’est le règne de la feminéite. Elle est mère et amante et elle proclame la subordination du principe masculin [..] Le mâle est un moment, le plus important de tous, mais il n’est pas la vie: il est transitoire, Le male n’est pas le but; il n’est qu’un moyen, Si l’on ne voyait que la plante, on verrait la domination de la femme..”, Reclus: Physionomies Vegetales. Portraits d’arbres, d’herbes et de fleurs. S.d, S.l, p. 91. También, GRANDVILLE: Les fleurs animées. Gabriel de Gonet, París, 1847.

  • RECLUS: Physionomies Vegetales. Portraits d’arbres, d’herbes et de fleurs. S.d, S.l, p. 7. Elías Reclus estuvo en España entre octubre de 1868 y marzo de 1869, y dedicó parte del tiempo a ampliar sus estudios de botánica, por lo que seguro conoció al farmacéutico y revolucionario Cesáreo Martín Somolinos [1827/1878], que había estado en París en la exposición universal de 1867 donde obtuvo una mención honorífica por sus estudios en homeopatía. Pionero de esta materia en España, Somolinos vivía en la calle de las Infantas de Madrid, donde tenía un huerto para sus plantas y su farmacia donde vendía los productos; y por entonces ampliaba sus estudios académicos de química y historia de la farmacología.

  • 4NETTLAU: La Revista Blanca 01-08-1926. Durante la revolución francesa se eligió como Árbol de la Libertad al Espino Albar o Majuelo, plantándose en cada municipio, aunque también adquirieron simbología civil el olivo, el laurel o la encina, dictando severas penas para el que los maltratara o talara; todo ello acompañado de una importante política forestal que se llevó a cabo en esos años.

  • 5ACRACIA: Tierra y Libertad 03-12-1913. Las flores rojas también representaban la feminidad peligrosa y la fatalidad, ..“Si fugim dels camins de la religió no trovarém rés més que les flors rojes de la acracia. L’avens èn la ciencia sens Deu, sols servirá per carregar bombes de dinamita, tot l’intelectualisme sols ens portará a la desfeta total…”, La Cruzada 09-10-1909. En 1901, en su cenit de su radicalismo, el republicano Rodrigo Soriano publicó el libro Flores Rojas, uno de cuyos capítulos, Germinal!, estaba dedicado a Angiolillo, al que había visitado en la cárcel, “..ya que no se combate la miseria del proletariado, ya que no se puede dar al pueblo pan y trabajo, nuestros bondadosos demócratas procuran que no les falten al menos sus buenas raciones de charlatanería libertaria, sus discursos matizados de flores revolucionarias, y después su poquito de picantes canciones y lúbricos bailoteos..”, La Lectura Dominical 23-07-1910. Ver, LITVAK: España 1900. Ob. Cit, p. 31. También, El Globo 04-06-1901; Las Dominicales 05-01-1906; La Libertad 14-11-1935.

  • 6La BANDERA Social 28-06-1885. Como veremos a lo largo de estos textos, la predilección de la familia Montseny por estas y otras flores fue constante, “..esa gran primavera en que la guillotina sembró de rojas amapolas los campos de Francia”, La Revista Blanca 01-04-1929. Ver, URALES: Las amapolas, La Novela Ideal, 1931.

  • 7BOLETÍN ALAH, nº 1, julio 1937. Esta idea recuperada por la Agrupación Los de Ayer y los de Hoy, se lee también en algún otro editorial de su revista y en diversos lugares de la prensa libertaria, ..Mover y remover las requemadas tierras de nuestros trigales no es únicamente ambición de verdad y de sinceridad: es secreta emoción de ver surgir un día la púdica amapola de nuestras ilusiones muertas.”, España Libre 23-08-1959.

  • 8SOLIDARIDAD Obrera 09-09-1937. ..“En la estación las despedidas son emocionantes. Una muchacha, joven y de extraordinaria belleza, radiante y encendida como una amapola, va de un grupo a otro de milicianos. -¿Quien de vosotros no tiene a nadie que le despida, compañeros?..”, Solidaridad Obrera 01-09-1936. Ver, NOJA: Amapolas y ortigas. Linares, Biblioteca Luz y Vida [¿1920?]; PEREZORTI: Amapolas de rebelión y organización científica del trabajo. S.l., Imprenta Cultural Libertaria [193-].

  • 9FLORES Magón; citado en ARIAS: La Revolución mexicana fue anarquista. Flores Magón, poeta revolucionaria. México: G. De Anda, 1977, p. 15. Dedicaron obras al clavel Federico Urales: La de los claveles rojos, publicada en la colección de La Novela Libre, así como Luis Zoais en el cuento Claveles rojos, publicado en El Látigo en 1912. Tras la guerra española, el grupo de teatro Mosaicos Españoles representaba en el exilio francés Los Claveles, de Luis F. de Sevilla, ..¡Con un clavel rojo, flor republicana, se asoma a la reja toda sevillana!..”, La Libertad 09-11-1930.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s